Talleres de autoestima: cómo recuperar la autoestima en grupo

Laura Sánchez

Talleres de autoestima

Conocemos la teoría. La mayoría de las veces sabemos cuándo tenemos un problema de autoestima, pero pensamos que no lo podemos evitar. No nos valoramos, no nos gustamos, no nos queremos a nosotras mismas y vamos cayendo en un oscuro pozo de baja autoestima donde nos resulta muy difícil reconocer nuestras virtudes.

Tal vez sea el momento de dejarnos de teorías y pasar a la práctica, con ejercicios que nos ayuden a crear una imagen de nosotras mismas más realidad, más benévola, sin juicios negativos, sin auto crítica demoledora. Para eso están los talleres de autoestima, dinámicas que se realizan en grupo de la mano de profesionales del desarrollo personal.

Un ejercicio de virtudes

A modo de ejemplo, presentamos uno de los ejercicios más frecuentes en los talleres de autoestima que ayuda a descubrir nuestra propia valía como individuos y también en sociedad.

Un grupo de personas se coloca formando un círculo. La persona responsable del taller de autoestima comienza diciendo su nombre y una de sus cualidades, por ejemplo: me llamo María y quiero ofreceros mi amabilidad. En ese momento, sujetando un ovillo de lana por un extremo, lanza el ovillo a otro participante. Esa persona ha de sujetar el hilo, presentarse y aportar una nueva cualidad o virtud y lanzar el ovillo a otra persona.

Con este ejercicio se consigue formar una red, una red social pero no en el sentido de las conocidas redes sociales de internet, que va uniendo a las personas a través del ovillo. Cada uno de los participantes debe sujetar el hilo para que la red no se destense y, al aportar cada persona una cualidad, así es como se va construyendo el tejido social. Porque todos somos importantes y necesarios y todos tenemos algo positivo que aportar.

Para qué sirven los talleres de autoestima

Lógicamente un taller de autoestima sirve para reforzar la autoestima, para elevarla a los niveles deseados que nos permitan sentirnos merecedoras de ser felices. Los talleres de autoestima sirven para aprender a reconocer nuestras virtudes, para sacar a la luz todos esos aspectos de la personalidad que resultan positivos y que la baja autoestima no nos deja ver.

También sirve el taller de autoestima para colocar la opinión de los demás en su justa medida. Vivimos en sociedad y debemos participar en ella e interactuar con los demás, pero no debemos dejar que los demás influyan en nuestro concepto de nosotras mismas. Si no juzgamos a los demás con dureza, ¿por qué hacemos esa crítica auto destructiva?

La importancia del cariño es otro de los aspectos fundamentales de los talleres de autoestima, por eso son frecuentes los ejercicios con abrazos y besos. Y es que uno de los objetivos de mejorar la autoestima es querernos más, y aceptamos tal y como queremos y aceptamos a los demás.