Cómo influyen los amigos (y las malas amistades) en tu autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El ideal es ser independiente, autosuficiente y con la suficiente seguridad en nosotras mismas como para no necesitar que nadie nos levante el ánimo. Pero la realidad es que todos necesitamos rodearnos de gente que nos quiera y que nos apoye en los momentos difíciles. Para eso están los amigos, dicen. Sin embargo, las amistades juegan un papel fundamental en el desarrollo de la autoestima. Descubre cuáles son los amigos verdaderos y cuáles son los falsos amigos para tu autoestima.

Falsos amigos para la autoestima

Algunos no lo hacen con maldad, pero otros sí. El caso es que no siempre nos rodeamos de personas que nos quieren desinteresadamente, que nos aprecian tal y como somos, sino que para ellos somos una especie de medio para lograr un fin. Entre esos fines con los que nos utilizan los falsos amigos se encuentra mejorar su autoestima a costa de destrozar la nuestra.

Y es que hay amigos que se convierten personas tóxicas en el momento en que no nos valoran, cuando resaltan nuestros comportamientos negativos, cuando eluden mencionar nuestras virtudes, cuando nos recuerdan nuestros errores, cuando se muestran pesimistas respecto a nuestros proyectos, cuando nos pisotean nuestras ilusiones, cuando le restan valor a nuestros pequeños logros.

Esos falsos amigo perjudican nuestra autoestima porque nos hacen sentir inseguras, incapaces y poco valiosas. En un grupo aparte están esos amigos que se recrean señalándote los desaciertos de nuestro aspecto físico. Los motivos de su actitud, no los conocemos, lo que sí sabemos es que debemos alejarnos todo lo posible de esos falsos amigos.

Amigos verdaderos para la autoestima

En el lado opuesto están los verdaderos amigos, esos que hacen que sigamos confiando en el género humano porque son auténticos garantes de nuestra autoestima. Porque si nos ven dudar sobre nosotras mismas, enseguida están ahí recordándonos lo maravillosas que somos, el examen que aprobamos, el ascenso que conseguimos o el proyecto que sorprendió a todos.

Los amigos verdaderos no dudan en hablar de nosotras en positivo, remarcando ante los demás todas nuestras virtudes y lo orgullosos que se sienten de tener al lado a personas tan especiales como nosotras. Esos son los verdaderos amigos, los que nos apoyan en cualquier proyecto que se nos ocurra llevar a cabo, los que nos aportan un plus de confianza y seguridad.

Porque los amigos verdaderos confían en nosotras. Con una visión más objetiva que la tenemos nosotras, nos conocen, saben nuestros defectos, nuestras debilidades y también nuestras cualidades. Y por todo el conjunto nos quieren y nos aceptan tal y como somos.