¡Ayuda! Mis pensamientos no me dejan dormir, ¿qué hago?

Cómo evitar el insomnio por preocupaciones

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando los pensamientos no te dejan dormir... Qué hacer

La escena es tan típica que resulta desesperante. Estás agotada y no ves la hora de irte a dormir. Cuando llega el feliz momento de descansar, te metes en la cama, cierras los ojos y de pronto tu cabeza se llena de pensamientos y preocupaciones de todo tipo. ¿Qué está pasando? ¿Por qué ahora? ¿Por qué no lo dejas para mañana para poder descansar? Tranquila, si tus pensamientos no te dejan dormir, tenemos algunos trucos para solucionarlo.

Consejos para alejar los pensamientos que no te dejan conciliar el sueño

Puede tratarse de preocupaciones importantes o de asuntos poco relevantes que adquieren una gran intensidad a esas horas de la noche. Porque lo único que tú quieres es dormir, descansar y despertarte renovada. Ya harás frente a tus preocupaciones mañana.

Y es imposible, porque los pensamientos te producen insomnio, no te dejan dormir, das vueltas y más vueltas en la cama, tantas vueltas como le estás dando a esos asuntos que te preocupan. ¿Cómo puedes alejar esos pensamientos que no te dejan conciliar el sueño? Prueba con alguno de estos trucos.

+ No intentes dormir

No te asustes, que el objetivo es dormir. Pero si te obsesionas con que no vas a poder pegar ojo esta noche, se va a convertir en una profecía autocumplida. Así que si tu cabeza está en plena ebullición, no intentes dormir, prueba con técnicas de distracción de la mente.

+ ¿Estás relajada?

Respira. Respira hondo durante un momento. Los ejercicios de respiración consciente pueden llevarte a un estado propicio para quedarte dormida o, al menos, para alejar tus preocupaciones. Toma aire durante 4 segundos, mantenlo 7 segundos y expúlsalo lentamente durante 8 segundos. Repite las veces que quieras y sigue el curso de tu respiración mientras lo hagas, así no estarás pensando en nada.

+ Cuenta ovejas

No es un mito ni un cuento para niños eso de que tienes que contar ovejas cuando no te duermes. Pero no solo las cuentes, imagínatelas, visualízalas pastando en un prado y sepáralas en grupos. Mientras haces esto, no estarás pensando en nada más.

+ En la cama NO

Si la cosa se alarga y sigues con los ojos abiertos como platos, sal de la cama. La cama es para dormir, no para darle vueltas a tus problemas y no conviene que relaciones ese templo del descanso con el agobio y la ansiedad. Así que siéntate unos minutos a oscuras en el sofá.

+ Deja en otro lugar tus preocupaciones

¿Qué te preocupa? Porque a veces te metes en la cama y los pensamientos corren por tu cabeza sin pararse en ningún lugar. Levántate y escribe tus preocupaciones, a modo de diario para tener más claro qué es lo que te impide dormir. Además, plasmarlo por escrito sirve de desahogo emocional y puede que vuelvas a la cama menos preocupada.

Por qué no te dejan dormir tus pensamientos

Las razones por las que tus pensamientos te provocan insomnio

Prueba con estos trucos y con todos los que se te ocurran. Como el típico vaso de leche con miel de la abuela. Tómate una infusión relajante o lee un buen libro para que tu cabeza se llene de otras cosas que no sean esos pensamientos incómodos.

No te preocupes si esto te ocurre un día o dos, pero no dejes que se convierta en un hábito porque puedes llegar a sufrir insomnio. Así que si tus pensamientos no te dejan dormir de forma habitual, plantéate mejorar tu higiene del sueño, adquirir unas rutinas relajantes antes de ir a dormir y practicar algo de ejercicio físico durante el día.

Y si todo esto falla, recuerda que la imaginación está para algo. No dejes que tus pensamientos llenen tus noches. Si no puedes dormir, llénala de historias, fantasea, viaja a lugares maravillosos o crea fabulosas historias donde tú seas la protagonista. Porque el primer objetivo es alejar esos pensamientos, luego ya nos ocuparemos de dormir.