Ejercicios de respiración para combatir el insomnio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Respirar es una función tan fundamental para nuestra vida que la hacemos de forma automática y sin prestarle atención. Obviamente no podemos estar pendientes de nuestra forma de respirar mientras estamos inmersas en todo el ajetreo cotidiano, pero resulta que respirar de forma consciente nos ayudaría, y mucho, en nuestra batalla contra el insomnio. Podemos dedicar unos minutos diarios a "aprender" a respirar para dormir bien.

La importancia de los ejercicios de respiración

Respirar de forma consciente es la mejor forma de relajarte, aliviar tensiones musculares y emocionales, reducir el estrés y manejar la ansiedad. Además, supone un verdadero aliado en la lucha contra el insomnio ya que, solo unos minutos de respiración consciente te predisponer a dormir y a gozar de una excelente calidad del sueño. Y es que la respiración te relaja.

Muchas personas afirman que son incapaces de practicar técnicas de relajación y uno de los principales impedimentos es que no saben respirar correctamente. Con la respiración abdominal consigues relajarte no solo antes de ir a la cama, sino que también es efectiva en los momentos previos a una crisis de ansiedad, para rebajar el tono de una discusión o incluso para reducir la angustia.

Pasos para relajarte con la respiración abdominal

Tumbada en la cama boca arriba disponte para coger el sueño. El primer paso es colocar las manos sobre el abdomen y respirar lenta y profundamente, inspirando y espirando. Así empezarás a sentir los movimientos de tu abdomen. Concéntrate en lo que estás haciendo, esto es, respirar, y tus preocupaciones se irán alejando del dormitorio en cuanto dejes de prestarles atención.

Continúa respirando de esa manera y ve relajando los músculos del cuerpo. Ahora vas a dar un paso más en tu ejercicio de respiración. Inhala y contén el aire mientras cuentas hasta 4. Luego, expulsa ese aire lentamente de forma que el proceso dure otra vez el tiempo que cuentas hasta 4.

Con este sencillo ejercicio de respiración puedes obtener grandes resultados frente al insomnio. Y si quieres potenciarlo, puedes probar a repetirte mentalmente una frase alentadora que llame al sueño mientras haces las respiraciones. También da muy buenos resultados practicar esta respiración abdominal y a la vez visualizarte durmiendo plácidamente.