Síntomas de que estás a punto de sufrir una crisis de ansiedad

Diferentes síntomas del ataque de ansiedad y qué hacer si aparecen

Las personas que han experimentado alguna vez una crisis de ansiedad saben que estas generan mucho malestar y sufrimiento. Este concepto también recibe otros nombres, como ataque de pánico, crisis nerviosa o crisis de angustia. Con todos estos términos nos referimos a lo mismo: a la aparición aislada y temporal de miedo o malestar de carácter intenso. También se acompaña de una serie de síntomas que indican que estás a punto de sufrir una crisis de ansiedad, que veremos más adelante.

El DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales) concreta su definición aún más y especifica que son necesarios, al menos 4 síntomas somáticos y/o cognitivos, de un total de 13, para poder hablar de una crisis de ansiedad.

Más allá de los síntomas, sabemos que la crisis se inicia de forma brusca y que alcanza su máxima expresión con rapidez (normalmente, en 10 minutos o menos). Además, se acompaña muchas veces de una sensación de estar en peligro o de una gran amenaza para la vida, sensación de muerte inminente y una necesidad urgente de escapar.

Crisis de ansiedad vs. trastorno de pánico: ¿en qué se diferencian?

Es importante diferenciar la crisis de ansiedad del trastorno de pánico. Así, cuando la persona sufre crisis de ansiedad (o ataques de pánico) imprevistas y recurrentes, entonces hablamos de un trastorno de pánico. 

Es decir, el trastorno de pánico implica la aparición de varias crisis de ansiedad en el tiempo, además de otros síntomas como: inquietud o preocupación continua acerca de otros ataques de pánico (o sus consecuencias) y/o interferencia en la vida diaria de la persona.

Sin embargo, en este artículo nos centraremos propiamente en los síntomas de la crisis de ansiedad, algo que experimentan muchas personas y que generan un fuerte malestar.

Los síntomas de la crisis de ansiedad que debes conocer

Los síntomas de la crisis de ansiedad pueden variar mucho en intensidad de un caso a otro. De los posibles síntomas que mencionaremos, deben aparecer, como mínimo, 4 de ellos para poder hablar de una verdadera crisis de ansiedad. Sin embargo, en muchos casos aparecen muchos más. Como veremos, se trata de síntomas somáticos (fisiológicos) o cognitivos (psicológicos).

+ Síntomas somáticos o fisiológicos

Los síntomas somáticos de las crisis de ansiedad están determinados por una hiperactivación del sistema nervioso autónomo, e incluyen:

  • Sensación de angustia generalizada.
  • Presión en el pecho.
  • Palpitaciones o aumento de la frecuencia cardíaca (puede incluir sensación de “golpeteo” en el corazón).
  • Sudoración excesiva.
  • Temblor o sacudidas.
  • Dificultades para respirar o sensación de asfixia/ahogo.
  • Dolor o molestias en el tórax.
  • Náuseas o malestar abdominal.
  • Parestesias (hormigueo, entumecimiento o adormecimiento de alguna parte del cuerpo…).
  • Sensación de calor en alguna parte del cuerpo.
  • Escalofríos.
  • Mareos o inestabilidad.
  • Desmayos.
  • Aturdimiento.

+ Síntomas cognitivos y psicológicos

A nivel psicológico, también aparecen una serie de síntomas:

  • Pensamientos catastrofistas.
  • Miedo a morir.
  • Miedo a perder el control o a "volverse loco".
  • Desrealización (sensación de irrealidad).
  • Despersonalización (sensación de estar separado de uno mismo).

Los síntomas más frecuentes de la crisis de ansiedad

Ni todos los síntomas mencionados aparecen a la vez en una crisis de ansiedad, ni todos los de la lista aparecen con la misma frecuencia. Entre los síntomas más frecuentes que experimentan las personas con una crisis de ansiedad, encontramos:

+ Sensación de angustia generalizada

Cuando una persona sufre una crisis de ansiedad, a menudo experimenta una sensación de angustia generalizada. Este síntoma es compartido con trastornos como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

Se trata de una sensación de desasosiego, que nos hace estar en alerta y atentas a lo que estamos experimentando en ese momento. Aparece junto a mucho malestar y un sufrimiento psicológico importante, como si algo muy malo estuviera a punto de suceder. Tenemos la sensación, además, de que vamos a perder el control de nosotras mismas y de la situación.

+ Miedo intenso

El miedo es uno de los síntomas principales de una crisis de ansiedad. Se trata de un miedo irracional, a nada en concreto, que hace que temamos lo peor. Nos sentimos indefensas y sin capacidad de reaccionar, ya que ese miedo tan intenso nos paraliza.

+ Tensión

La tensión es otro de los síntomas frecuentes en las crisis de ansiedad. Se nos agarrota el cuerpo y nos sentimos tremendamente rígidas. Esto, a la vez que el miedo, nos paraliza y nos deja en una situación de indefensión a la hora de actuar.

+ Dificultades para respirar

La persona con un ataque de pánico puede sufrir presión en el pecho con o sin dificultades para respirar. Es decir, siente que se ahoga, que no le alcanza el aire y que se puede ahogar. Sin embargo, el ataque de pánico en sí no es peligroso, pero los síntomas de este se interpretan, de forma subjetiva, como peligrosos.

Otras características de las crisis de ansiedad

Más allá de estos síntomas, las crisis de ansiedad se caracterizan porque aparecen de forma súbita, muchas veces sin un desencadenante claro o identificable. Así, pueden producirse en un estado de calma, por ejemplo. También pueden aparecer en un estado de nerviosismo o ansiedad.

Por otro lado, es importante saber que muchas veces los síntomas se retroalimentan a sí mismos. ¿Qué quiere decir esto? Que podemos estar sufriendo el inicio de una crisis de ansiedad y poco a poco, al interpretar esos síntomas como peligrosos, estos se intensifican. 

Es por ello que, ante una crisis de ansiedad, lo mejor es buscar un lugar seguro, sentarnos, intentar respirar poco a poco de forma profunda y mantener la calma, dentro de lo posible.  

¿Es peligrosa una crisis de ansiedad? Una crisis de ansiedad no es peligrosa en sí, en el sentido de que no nos vamos a morir de ella ni vamos a sufrir ningún daño (a no ser que estemos en una zona peligrosa o que empecemos a actuar de forma imprudente, presas del pánico). Pero en sí, el ataque no es peligroso, lo que ocurre es que se interpreta como tal.

¿Cómo ayudar a alguien que sufre una crisis de ansiedad?

Las crisis de ansiedad no tienen un tratamiento concreto, porque desaparecen por sí solas. Sin embargo, sí podemos ayudar a una persona que sufre una crisis de ansiedad a que esta vaya reduciéndose hasta desaparecer. ¿Cómo acompañar a alguien que sufre un ataque de ansiedad? Os dejamos 3 ideas que podemos poner en práctica con ella:

+ Acompaña a la persona

Estar ahí ya es un gran alivio para la persona. Podemos ofrecerle la mano, sentarnos a su lado, simplemente permanecer a su lado. Y, sobre todo, hacerle saber que estamos ahí para lo que necesite, preguntándole directamente: "¿Qué necesitas?", "¿Quieres un poco de agua?", etc.

+ Practica con ella la respiración profunda

La respiración profunda es una técnica que puede aliviar mucho los síntomas de la crisis de ansiedad. Consiste en una técnica de respiración sencilla; existen múltiples variantes de la misma, aunque la idea general es realizar inspiraciones profundas (en 4, 5 o 6 segundos), a las que les seguirán las expiraciones profundas pertinentes (de 5, 6 o 7 segundos).

Es decir, implica lo siguiente: inhalación en 4’’, y expiración en 5’’, o inhalación en 5’’ y expiración en 6’’ (etc.). Es importante que la expiración sea siempre un poco más larga. Sentarnos al lado de la persona y realizar este mismo ejercicio con ella le puede ayudar a sentirse mejor.

+ Ayúdale a que se centre en algún estímulo diferente a sus síntomas

Como decíamos antes, los ataques de ansiedad muchas veces se retroalimentan a sí mismos (y la persona se centra en sus síntomas, lo que hace que estos aumenten en intensidad). Así, podemos ayudar a alguien con una crisis de este tipo a que se focalice en un estímulo diferente el síntoma. Puede ser un objeto, un pensamiento o una imagen agradable, un paisaje…

Las crisis de ansiedad generan mucho malestar y sufrimiento a través de sus síntomas, y, aunque por sí solas no sean peligrosas, la persona las vive como tal. Si sufres crisis de ansiedad de forma recurrente, o tienes miedo a volver a padecer una de ellas, te recomendamos que pidas ayuda profesional. Un psicólogo puede ayudarte a detectar la causa de las mismas y a poner en práctica estrategias adecuadas para no entrar en pánico y sentirte cada vez mejor, cuando estas aparezcan.

Puedes leer más artículos similares a Síntomas de que estás a punto de sufrir una crisis de ansiedad, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: