Qué es el trastorno de ansiedad generalizada, causas, síntomas y tratamiento

Lo que sucede cuando no se pueden controlar las preocupaciones…

Tamara Sánchez

Trastorno de Ansiedad Generalizada: síntomas, causas y tratamiento

Los diferentes trastornos de ansiedad, que van desde las fobias hasta el trastorno obsesivo compulsivo, tienen siempre como protagonista el Trastorno de Ansiedad Generalizada, un problema muy habitual y que cada vez sufren más y más personas. Se trata de una especie de ansiedad crónica, una ansiedad que se acopla a nuestra vida y empieza a paralizarnos.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada se caracteriza por dos factores fundamentalmente: la preocupación y la tensión. Hasta cierto punto, es totalmente normal que nos preocupemos de las cosas que nos afectan en mayor o menor medida diariamente (problemas de salud, de dinero, problemas familiares…), pero cuando esa preocupación pasa a ser excesiva y no está motivada por ningún peligro real, estamos hablando ya de un problema de ansiedad.

En Diario Femenino te contamos todo lo que debes saber sobre el Trastorno de Ansiedad Generalizada: causas, síntomas, tratamiento… ¡Presta mucha atención y ponle solución a tiempo!

Señales de alerta y síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)

Síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) no aparece de la noche a la mañana. Va desarrollándose poco a poco y, habitualmente, suele dar comienzo en la adolescencia o en la adultez temprana. Estas son las señales de alerta más frecuentes y a las que se debería prestar atención para determinar si se sufre o no:

+ La persona que lo padece se preocupa en exceso por las cosas más cotidianas.

+ Se perciben situaciones y acontecimientos como amenazantes incluso cuando no lo son.

+ Se tienen problemas para olvidar y controlar esas preocupaciones y se experimentan sentimientos constantes de nerviosismo.

+ La persona que lo sufre se siente continuamente inquieta y tiene una gran dificultad para conseguir relajarse.

+ Se experimentan grandes problemas de concentración.

+ Quien padece el Trastorno de Ansiedad Generalizada piensa demasiado en los planes de futuro y las soluciones a todas las peores circunstancias y problemas posibles.

+ Se tiene dificultad para enfrentarse a situaciones de incertidumbre.

+ La persona que lo padece suele caracterizarse por tener un temperamento indeciso y un miedo desmedido a tomar decisiones equivocadas. 

El TAG es una afección muy común. Aunque es cierto que suele presentarse con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, cualquier persona es susceptible de poder sufrirlo, incluso los niños.

En el caso de los adultos, las preocupaciones más habituales que generan el TAG suelen estar centradas en los siguientes aspectos:

+ Seguridad en el trabajo o rendimiento laboral.

+ Salud (tanto propia como de hijos y familiares cercanos).

+ Economía.

+ Tareas del hogar y otras responsabilidades diarias

En el caso de los niños, sus preocupaciones se centran en:

+ Su rendimiento, tanto en el colegio como en las diferentes actividades extra escolares que realizan (principalmente deportes).

+ Catástrofes como terremotos o guerras.

+ Llegar a tiempo (puntualidad)

La preocupación, la tensión y el miedo característicos del Trastorno de Ansiedad Generalizada generan también una serie de síntomas físicos y psíquicos que muchas veces pueden confundirse con los síntomas de la depresión. Entre esos síntomas destacan:

+ El nerviosismo.

+ Las palpitaciones o taquicardia

+ El insomnio.

+ La dificultad para respirar.

+ Los mareos.

+ Náuseas o diarrea.

+ Problemas digestivos o intestinales como el síndrome del intestino irritable o úlceras.

+ Dolor muscular.

+ Dolor de cabeza y migrañas.

+ Fatiga.

+ Temblores.

+ Boca seca.

+ Problemas del corazón.

Sumado a todo lo anterior, este Trastorno de Ansiedad Generalizada es el que a veces desemboca en las temidas crisis de ansiedad, que son las manifestaciones más violentas (aunque por suerte temporales) de este tipo de trastorno.

Los síntomas del TAG pueden mejorar o empeorar dependiendo del momento y del día. Por lo general, lo más habitual es que se incrementen en los momentos de estrés: durante una enfermedad física, en época de exámenes o periodos agobiantes de trabajo, durante un conflicto familiar o como consecuencia de problemas de pareja o entre amigos.

Causas del Trastorno de Ansiedad Generalizada

Causas del Trastorno de Ansiedad Generalizada

En ocasiones, el Trastorno de Ansiedad Generalizada es hereditario, aunque, para ser sinceras, nadie a día de hoy sabe con total seguridad por qué se desarrolla en algunas personas.

Tal vez nos ayude a entender la causa de esta ansiedad generalizada si comprendemos el funcionamiento de la ansiedad.Y es que la ansiedad no tiene por qué ser siempre negativa, sino que su función original es la de actuar como un mecanismo de alarma fundamental para la supervivencia. Por eso, la preocupación por los problemas económicos, laborales, familiares, etc. es positiva siempre y cuando nos ayude a resolver esos problemas, a encontrar la solución. Es cuando el mecanismo de alarma de la ansiedad se dispara sin motivo o permanece activado más tiempo del necesario cuando la ansiedad se convierte en patología.

Cuándo ir al médico

Lo recalcamos: la ansiedad no es mala siempre y cuando no condicione tu vida diaria. Si padeces alguno de los síntomas que te indicamos a continuación, lo más adecuado es acudir a un doctor o profesional cuanto antes:

+ Tus preocupaciones son constantes y desmedidas hasta el punto de interferir en tu trabajo, en tus relaciones personales o en otros aspectos de tu vida.

+ Te sientes deprimida, apática y muy irritable.

+ Tienes conductas o pensamientos suicidas. En este último caso, ¡debes buscar ayuda de inmediato!

Tratamiento del Trastorno de Ansiedad Generalizada

Tratamiento del Trastorno de Ansiedad Generalizada

El primer paso para tratar el Trastorno de Ansiedad Generaliza lo tenemos que dar nosotras mismas, pero pasa por acudir al médico de familia. En cuanto notes que esa excesiva preocupación por todo está empezando a afectar a tu vida diaria, en cuanto aparezcan los problemas para dormir, la irritabilidad y la tensión de estar en un estado de alerta permanente, lo más conveniente es acudir al médico.

Habla con él acerca de tus síntomas. Dile cómo te sientes, no te calles nada. Él te examinará y comprobará tu historial clínico para asegurarse de que tu ansiedad no esté causada por algún problema físico no relacionado.

Puede que el doctor te recomiende algunos fármacos para tratar el Trastorno de Ansiedad Generalizada, medicamentos que debes utilizar con precaución dado su alto grado de dependencia, pero que pueden serte muy útiles en el caso de una crisis de ansiedad.

No obstante, lo más probable es que tu médico te recomiende consultar con un especialista en salud mental como un psiquiatra o un psicólogo. A decir verdad, el tratamiento más aconsejable para este trastorno de ansiedad es la terapia psicológica, que será la que más te ayudará a manejar y a controlar la ansiedad.

En cualquier caso, siempre puedes ayudarte de terapias alternativas o de remedios caseros para reducir los síntomas. Y algo que siempre funciona, si le dedicas la atención que merece, son los ejercicios de respiración.

Lo más importante en estos casos es NO abandonar el tratamiento. Igual que el TAG no aparece de la noche a la mañana, tampoco desaparece de repente. Por eso, es fundamental tener paciencia y seguir el tratamiento durante el tiempo que te indique el especialista y hasta empezar a notar los resultados.

Además, un estilo de vida saludable, también puede ayudarte a combatir este indeseado trastorno. Asegúrate de dormir lo suficiente, haz ejercicio, sigue una dieta saludable y recurre a tu familia y a tus amigos de confianza cuando te sientas sin fuerzas y sin motivación para seguir. ¡Ellos te ayudarán!

Prevención

Prevención del Trastorno de Ansiedad Generalizada

Aunque es cierto que no se puede evitar que una persona padezca un Trastorno de Ansiedad Generalizada, sí que se pueden tomar medidas para disminuir el efecto de sus síntomas. Anota lo siguiente:

+ Pide ayuda cuanto antes: cuanto más esperes, más se irán incrementando los síntomas y más complicado resultará ponerles solución. Busca ayuda y no dejes que la ansiedad progrese.

+ Utiliza un diario personal: algo muy efectivo que puede ayudarte tanto a ti como a tu médico a detectar las causas de tu estrés y ansiedad es llevar un registro de tu día a día y de aquellas cosas que más agobio y nervios te provocan.

+ Establece prioridades: dicen que es mejor no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, pero tampoco es cuestión de hacerlo todo en este mismo instante. ¿Puedes aplazar algunas cosas? Hazlo. Céntrate solo y únicamente en lo primordial.

+ Evita el consumo de sustancias nocivas: la ingesta de determinadas sustancias como el alcohol y las drogas e incluso la nicotina y la cafeína, pueden hacer que la ansiedad haga su aparición o que empeoren sus síntomas. Si consideras que no puedes dejarlas por ti misma, puedes recurrir a un profesional para que te ayude con algún programa de tratamiento.

¿Y tú? ¿Sabías lo que es el Trastorno de Ansiedad Generalizada? ¿Crees o sospechas que lo sufres? Recuerda que nuestra categoría de ‘Ansiedad’ puedes encontrar más información acerca de este problema. ¡No dejes que paralice tu vida!