Diferencias entre estrés y ansiedad: van de la mano, pero no son lo mismo

¡Aprende a distinguirlos de una vez por todas!

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Sabes diferenciar el estrés de la ansiedad?

¿Qué es estrés y qué es ansiedad? Porque a veces tendemos a identificarlos como el mismo problema que nos satura, que nos bloquea, que nos confunde. Lo cierto es que estrés y ansiedad comparten algunas características y a veces nos resulta muy complicado separar el uno de la otra. No obstante, hay grandes diferencias entre el estrés y la ansiedad. ¿Quieres conocerlas? Te las contamos. 

Las semejanzas entre el estrés y la ansiedad

Similitudes entre el estrés y la ansiedad

Te sientes cansada, te sientes alterada, tienes taquicardia, problemas musculares, mucha tensión, mucho nerviosismo y mucha preocupación. La mayoría de los síntomas físicos que estás notando se pueden corresponder tanto al estrés como a la ansiedad, por eso es difícil desligar ambos trastornos.

Estrés y ansiedad son dos respuestas adaptativas que surgen para transformar el comportamiento ante una necesidad, ante una situación que requiere un cambio. Y en ambos casos, si la situación de estrés y/o de ansiedad se mantiene en el tiempo se producen consecuencias físicas y anímicas muy perjudiciales.

Con este panorama es fácil confundir el estrés y la ansiedad, pero no es lo mismo. De hecho, la ansiedad puede ser síntoma del estrés y el estrés puede ser causa de ansiedad. Parece un poco lioso, pero no lo es tanto en cuanto comprendamos sus diferencias.

Las principales diferencias entre el estrés y la ansiedad

Diferencias clave entre el estrés y la ansiedad

El estrés es la respuesta adaptativa que se produce ante una situación concreta, mientras que la ansiedad, que también es una respuesta adaptativa, puede surgir ante la anticipación de una situación concreta, pero también ante una situación más general. Esto quiere decir que es más fácil identificar el origen del estrés que el de la ansiedad.

Un nuevo trabajo para el que no sabes si tienes las herramientas necesarias para llevarlo a cabo puede producir tanto estrés como ansiedad. Estrés porque tu cuerpo reacciona para intentar solventar el problema y ansiedad porque la mente te crea pensamientos catastrofistas en caso de que no lo consigas. Podría decirse que el estrés se genera en el presente mientras que la ansiedad se genera en el futuro.

Una de las diferencias más evidentes entre el estrés y la ansiedad es que el estrés encuentra su final cuando termina esa situación estresante. Si tienes que hacer un examen, el estrés puede ayudarte a activarte para estudiar más o puede bloquearte si resulta desmedido, pero desaparecerá en cuanto finalice el examen independientemente del resultado.

Por su parte, la ansiedad no encuentra final, ya que su origen no suele ser una situación concreta como empezar en un nuevo puesto, tener una entrevista de trabajo, aprobar un examen o salir indemne de los preparativos de tu boda. Todas esas situaciones generan estrés, no ansiedad. El estrés sería lineal, mientras que la ansiedad sería un círculo; un círculo vicioso en el que es difícil encontrar un principio y un final.

Pero todo tiene solución. Tanto el estrés como la ansiedad se pueden superar, que no controlar. Y el único medio para hacerlo es escucharlos y aliarte con ellos. Si aparecen, es por algo, lo que no resulta útil es que se queden a vivir con nosotras permanentemente porque no siempre estamos en una situación que requiera una activación adicional.

¿Y tú? ¿Alguna vez has sufrido estrés o ansiedad? ¿Conocías las diferencias que hay entre ellos?