Diferencias entre ansiedad y depresión: ¿cuáles son sus características?

Cómo diferenciar la ansiedad de la depresión

¿Es lo mismo ansiedad que depresión? ¿Por qué no? ¿Cuáles son sus características? Se trata, en realidad, de dos conceptos muy diferentes. Es cierto que, en la mayoría de ocasiones, la depresión cursa con ansiedad (y la ansiedad, con depresión). Así que, en este sentido, es difícil encontrar sintomatología "pura", tanto en un caso como en el otro (ya que son alteraciones bastantes comórbidas la una con la otra). 

Pero por esta razón y por otras, es importante tener claras las diferencias entre ansiedad y depresión. En Diario Femenino hablamos de 8 de ellas.

Las diferencias entre ansiedad y depresión que debes conocer

1 Trastorno vs. reacción/sensación

La primera de las diferencias entre ansiedad y depresión tiene que ver con el propio concepto. De esta forma podemos decir que la ansiedad no es un trastorno mental (aunque puede llegar a convertirse en uno si se cumplen una serie de criterios diagnósticos), sino que es una reacción fisiológica, cognitiva/psicológica y conductual. Así, aunque genere mucho malestar, la ansiedad no es un trastorno, en cambio la depresión sí es un trastorno mental.

2 Tipo de preocupaciones/pensamientos

Otra de las diferencias entre ansiedad y depresión tiene relación con las preocupaciones o pensamientos (o más bien, con el tipo de preocupaciones y pensamientos). En el caso de las preocupaciones, estas pueden existir en ambos casos, pero lo cierto es que las personas con ansiedad manifiestan un tipo de preocupación enfocada al futuro (que se proyecta como algo negativo y catastrófico), mientras que las personas con depresión tienen preocupaciones más enfocadas al pasado

En este segundo caso, eso es, en la depresión, más que hablar de preocupación hablamos de pensamientos rumiativos o en bucle (en la ansiedad, en cambio, el pensamiento es de tipo anticipatorio).

3 Nivel de activación/hiperactivación

Las personas con ansiedad presentan una hiperactivación fisiológica, es decir, su sistema nervioso autónomo (rama simpática) está sobreactivada, lo que se traduce en síntomas fisiológicos como: tensión, sudoración, presión en el pecho… Es como si tuvieran una energía desbordante que no saben canalizar. 

En cambio, en la depresión ocurre justamente lo contrario; aparece una "desactivación" y una gran pérdida de la energía o hipoactivación, con síntomas como la abulia (falta de voluntad o iniciativa) o la apatía (falta de motivación).

4 Presencia de anhedonia

Otra idea clave que nos permite diferenciar la ansiedad de la depresión es la anhedonia. La anhedonia se define como la pérdida de la capacidad para disfrutar de las cosas que antes nos hacían disfrutar. Así, la persona no disfruta, no tiene interés en las cosas que antes sí le interesaban (esta capacidad, pero, se puede recuperar con ayuda). Este síntoma es muy típico de la depresión, pero no de la ansiedad.

5 Presencia de apatía

Otro síntoma típico de la depresión, pero no de la ansiedad, es la apatía. Esta se define como una falta de motivación, emoción o entusiasmo en las cosas. Suele aparecer con la anhedonia y con otros síntomas como la abulia (falta de voluntad). Sin embargo, no es un síntoma característico de la ansiedad.

6 Sentimiento predominante

Aunque, lógicamente, tanto en depresión como en ansiedad aparecen muchos sentimientos (algunos de ellos, incluso, aparentemente contradictorios), lo cierto es que en cada una de estas afecciones predomina uno de ellos. En el caso de la depresión, predomina la tristeza, y en el caso de la ansiedad, el miedo (siendo este un miedo anticipatorio [al futuro], un miedo a los propios síntomas de la ansiedad, etc.).

7 Duración de los síntomas para constituir un trastorno

En la depresión, basta que se cumplan una serie de síntomas diagnósticos, durante 2 semanas, para hablar de un trastorno depresivo mayor (o, en el caso del trastorno distímico, 2 años en adultos y 1 año en niños). 

En cambio, en la ansiedad, se requiere que los síntomas duren como mínimo 6 meses (en general) para hablar de un trastorno de ansiedad (que no la ansiedad en sí). Así, el criterio de duración es otra de las diferencias entre ansiedad y depresión.

8 Tipo de trastorno

Finalmente, el tipo de trastorno también es diferente (insistimos, en el caso de la ansiedad, cuando hablamos de trastorno de ansiedad y no de ansiedad en sí). 

Así, la depresión es un trastorno del estado de ánimo (junto al trastorno bipolar), mientras que el trastorno de ansiedad es un trastorno de ansiedad propiamente dicho. Por lo tanto, la naturaleza de ambos trastornos también es muy diversa y nos permite diferenciar un trastorno de otro.

Estas son 8 de las diferencias más relevantes entre ansiedad y depresión, aunque existen más (por ejemplo, tratamiento psicológico y farmacológico empleado en cada caso, causas, alteraciones neuroquímicas, etc.). 

Como siempre, realizar un buen diagnóstico diferencial resultará clave para poder empezar a trabajar con la patología o problemática que realmente sufre la persona.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • Barlow, David H. (2000). Desentrañar los misterios de la ansiedad y sus trastornos desde la perspectiva de la teoría de la emoción. American Psychologist, 55(11): 1247-1263. Doi : 10.1037 / 0003-066X.55.11.1247 . PMID  11280938 
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen II. Madrid: McGraw-Hill.

Puedes leer más artículos similares a Diferencias entre ansiedad y depresión: ¿cuáles son sus características?, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: