Taquicardia por ansiedad: cómo evitarla

Uno de los síntomas de la ansiedad que más asustan...

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo evitar la taquicardia por ansiedad

No hace falta ser una hipocondríaca para que nos embargue el pánico ante algunos de los síntomas de la ansiedad. La taquicardia o las palpitaciones, tan frecuentes en los trastornos de ansiedad, son de esos síntomas que nos llevan a pensar en que algo grave nos está sucediendo.

Conviene aclarar que el cambio de ritmo del corazón a consecuencia de la ansiedad no implica ningún peligro para nuestra salud, pero esto es algo que ni se nos ocurre racionalizar cuando lo estamos sufriendo. En cualquier caso, que la taquicardia no implique riesgos, no quiere decir que debamos sufrirla sin más. Por eso hemos buscado algunos trucos para aliviar la taquicardia por ansiedad.

No te asustes por la taquicardia

De repente empiezas a notar cómo tu corazón se acelera, late más rápido y más fuerte, como si fuera a salirse del pecho; de pronto el ritmo cambia y parece que ha dejado de latir. Vuelta a empezar. Arritmias, taquicardias o palpitaciones son síntomas de ansiedad como también pueden ser el indicativo de que estás a punto de sufrir una crisis de ansiedad.

En estos momentos lo que suele ocurrir es que te da miedo que te pase algo, piensas incluso en la muerte y no te imaginas cómo ni cuándo va a terminar ese malestar. Es posible que incluso llegues a marearte a causa de la taquicardia y el miedo. Pero no hay de qué preocuparse. La taquicardia es un síntoma de la ansiedad que no conlleva riesgos para la salud y se trata de un episodio que durará tan solo unos minutos, aunque se te hagan eternos.

Si bien es cierto que la taquicardia por ansiedad no supone ningún riesgo para la salud, ni un ataque al corazón, ni un infarto ni nada parecido, es conveniente acudir al médico para descartar cualquier dolencia de otro tipo. Una vez confirmado que la taquicardia aparece por el trastorno de ansiedad, vamos a eliminarla.

Trucos para evitar la taquicardia por ansiedad

Hasta que no hayas aprendido a manejar por completo la ansiedad es posible que sigas sufriendo ocasionalmente episodios como el de la taquicardia. Así que, mientras te liberas de la ansiedad, puedes seguir algunos sencillos pasos para reducir la taquicardia. Cuando empieces a notar que tu corazón se acelera, no tengas miedo, piensa que ya sabes a qué se debe: es la ansiedad, que está haciendo de las suyas.

Procura tumbarte, en la cama o en sofá y trata de visualizar una imagen agradable y tranquila, como el mar en calma o un cielo despejado. Respira hondo y de forma consciente para empezar a relajarte un poco. Por último, distrae tu atención. No pienses en cómo está latiendo tu corazón, sino en otra cosa, en una conversación que tienes pendiente o en la película que has visto últimamente. Pero olvida el ritmo del corazón.

El ritmo de tu corazón se regulará solo después de unos minutos, que serán menos si dejas de pensar en lo que está pasando. Para sentirte más segura y de cara a otras ocasiones, puedes aumentar en tu dieta la ración de magnesio, ya que es un buen regulador del ritmo cardiaco. Y por supuesto, el consejo estrella cuando hablamos de un trastorno de ansiedad es reducir todo lo posible la cantidad de cafeína.