Ansiedad anticipatoria: predicciones de futuro que controlan tu vida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Uno de los síntomas de ansiedad muy relacionado con los ataques de pánico y que con el paso del tiempo deja de ser un síntoma para convertirse en un trastorno de ansiedad como tal es la ansiedad anticipatoria. Una curiosa mezcla de predicción de futuro, preocupación excesiva y profecías catastrofistas que pueden acabar dominando la vida de la persona que la sufre. Más nos vale conocer bien la ansiedad anticipatoria.

La paradoja de la ansiedad anticipatoria

Siempre has sido una persona perfeccionista además de precavida a la que le gusta tenerlo todo bajo control. Pero en algún momento, tus niveles de ansiedad se han disparado y te has convertido en una persona temerosa de lo que está por venir, que siempre se pone en lo peor y a la que le aterroriza la palabra futuro. Te anticipas a cualquier situación para tenerla bajo control y, paradójicamente, la situación acaba por controlarte a ti.

La paradoja de la ansiedad anticipatoria no termina aquí. Se observa también en esa relación que establece con los temidos ataques de pánico. Si alguna vez has sufrido un ataque de pánico, habrás comprobado el terror que te deja la experiencia, pero también el miedo que te produce pensar que puedes volver a tener otro ataque de pánico. Por eso, en los momentos de más ansiedad o cuando empiezas a notar síntomas como las palpitaciones o el hormigueo se produce esa ansiedad anticipatoria que finalmente acaba por provocarte lo que más temías: el ataque de pánico.

No deja de ser peligroso adelantarse a los acontecimientos cuando la realidad se percibe distorsionada, como ocurre en el caso de la ansiedad. De igual manera es bastante peligroso que esas predicciones catastróficas se acaben cumpliendo. Si momentos antes de presentar un proyecto ante un público la ansiedad anticipatoria te provoca sudoración, palpitaciones y nerviosismo y te convences de que no vas a ser capaz de hacerlo, lo más seguro que, efectivamente, la exposición te salga mal.

Predicciones de futuro con ansiedad

La ansiedad anticipatoria te convierte en la pitonisa perfecta. Todas tus predicciones acaban cumpliéndose, como el examen que te ha salido fatal, como la mala impresión que has causado a los padres de tu novio, como el tartamudeo cuando has presentado el nuevo proyecto, como esa primera cita que ha resultado tan mal que el teléfono se ha quedado mudo...

No hay que despreciar los riesgos de esta ansiedad anticipatoria con profecías nefastas y supersticiones que acaban por controlar tu vida y que te impiden relacionarte con los demás con normalidad o hacer tu trabajo de forma competente. Como cualquier otro trastorno emocional, la ansiedad anticipatoria necesita un tratamiento, preferentemente una psicoterapia que trabaje los pensamientos automáticos negativos e irracionales y reeduque el comportamiento.

Para todas esas personas escépticas del optimismo y del pensamiento positivo, podemos asegurar que funciona. Casi todas la terapias psicológicas se basan en transformar primero el pensamiento, ese pensamiento envenenado por la ansiedad, para llevar la mente por caminos más positivos y, sobre todo, más realistas.