Consejos para ayudar a alguien que tiene ansiedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los trastornos de ansiedad no solo afectan a quienes lo padecen, sino que también se ven afectadas las vidas de familiares, amigos y pareja. Una de las principales consecuencias de la ansiedad es un cambio en el comportamiento, con más miedo, más inseguridad, más tristeza y más irritabilidad. Debemos tener mucho cuidado, porque para ayudar a superar la ansiedad, no basta con una buena intención, ya que un paso en falso puede agravar el problema. ¿Qué podemos hacer para ayudar a alguien que tiene ansiedad?

Lo que puedes hacer para ayudar a alguien con ansiedad

- El primer paso para ayudar a alguien que tiene ansiedad es informarte. Conocer cuál es tipo de ansiedad y saber cuáles son todas las opciones de tratamiento.

- La comprensión y la empatía son fundamentales para ayudar a otra persona, aunque no se trate de un problema de ansiedad. Pero en este caso concreto, sabemos la incomprensión y el rechazo que producen los trastornos emocionales en algunas personas.

- Puedes escuchar atentamente las preocupaciones y los miedos de la persona que tiene ansiedad. Puede que al oírlas, seas capaz de detectar el origen de su ansiedad y ayudar en su recuperación.

- Lógicamente, dar ánimos es una buena forma de ayudar a alguien que está sufriendo. Mostrarte optimista y presentar claramente todo tu apoyo. Que la persona que tiene ansiedad sepa que puede contar contigo.

- Puedes ser la encargada de presentar una perspectiva realista de la situación, dado que los trastornos de ansiedad tienden a distorsionar la realidad.

- Una de las mejores formas de ayudar a alguien que tiene ansiedad es reforzando su autoestima. Procura incluir en vuestras conversaciones frases de refuerzo de la personalidad hablando, sobre todo, de las cosas positivas.

- Participa activamente en el tratamiento de la ansiedad. No dudes en acompañar a la persona que tiene ansiedad a sus sesiones con el psicólogo o a la consulta del médico.

- Cariño. Los abrazos son una de las mejores medicinas, tanto para la ansiedad como para cualquier otro problema de salud. Asegúrate que esa persona que sufriendo ansiedad sabe con certeza que cuenta, además de con tu apoyo, con todo tu cariño.

Lo que NO debes hacer para ayudar a alguien con ansiedad

- No trivialices con el problema de ansiedad quitándole importancia. Tampoco es cuestión de que dramatices su situación, sino que la clave es proporcionar el equilibrio que le falta a esa persona. Dale a entender que sabes que tiene un problema pero que vas a estar ahí hasta encontrar la solución.

- No la hagas sentir culpable, o débil o responsable en algún modo de su problema de ansiedad. Nadie elige vivir con ansiedad y el sentimiento de culpa no hará sino aumentar su angustia y nerviosismo.

- Si te muestras demasiado protectora con la persona que sufre ansiedad puedes dificultar su recuperación. Ha de ser ella la que supere su trastorno, con tu ayuda y con la ayuda de profesionales, pero convéncela de que el mayor esfuerzo ha de salir de ella.

- No presiones ni fuerces a la persona que tiene ansiedad. Debes aprender a controlar tu frustración y tu impotencia, así como a tener paciencia y aceptar el ritmo de recuperación que esa persona necesite.