7 consejos de una psicóloga para ayudar a alguien que tiene ansiedad

Uno de los puntos clave es animar a esa persona a pedir ayuda psicológica

Laura Ruiz Mitjana

La ansiedad es un problema frecuente en nuestra sociedad actual y así ocurre en prácticamente todo el mundo. Y es que los trastornos de ansiedad, junto a los depresivos, son de los más frecuentes a nivel mundial.

Además, según la OMS (2004), los trastornos de ansiedad son los que más pronto se inician; concretamente, a la edad media de los 15 años. Por otro lado, alcanzan su prevalencia máxima entre los 25 y los 45 años y son más frecuentes en mujeres que en hombres.

Una persona que sufre ansiedad tiene unos niveles de activación muy elevados; se puede sentir tensa, irritable, intranquila, con síntomas somáticos como presión o dolor en el pecho, constantemente preocupada por las cosas, con pensamientos recurrentes sobre el futuro, con temor a la incertidumbre…

¿Tienes a algún ser querido que sufre ansiedad? ¿Te gustaría ayudarle y no sabes muy bien cómo actuar? Si te ocurre esto, sigue leyendo, porque en este artículo te dejamos 7 consejos para ayudar a una persona con ansiedad que te pueden ir bien.

Los mejores consejos para ayudar a una persona con ansiedad

1 Practica la escucha activa

La escucha activa es una herramienta clave a la hora de ayudar y de entender a las personas. Si no escuchamos, no podemos entender. Pero con el término de escucha activa no nos referimos únicamente a “escuchar”, sino a hacerlo, como el propio nombre indica, de forma activa. ¿Qué significa esto? Escuchar activamente al otro implica:

- Estar atentos a sus palabras, pero también a su lenguaje no verbal.

- Ir ofreciendo un feedback de lo que dice, utilizando sus propias palabras y añadiendo comentarios que le pueden resultar útiles.

- Demostrar que estamos siguiendo su hilo discursivo, con gestos como por ejemplo el asentimiento con la cabeza, manteniendo el contacto ocular (mirarle a los ojos, pero no de forma intrusiva), etc.

- Respetar los silencios (no vivirlos como algo incómodo; darles su espacio).

- Mostrar interés.

Una persona que siente ansiedad y que puede hablarlo con alguien, eso es, verbalizar cómo se siente y qué le preocupa, es alguien que tiene la oportunidad de desahogarse. Y desahogarse, en la ansiedad, ayuda a reducir los niveles de tensión e hiperactivación del cuerpo.

Hablar proporciona calma y seguridad, además del sentimiento de ser comprendidos. Además, poder escuchar a alguien con ansiedad facilita que esta persona se sienta acompañada y no aislada.

2 Trae a la persona al presente

Desde la psicología se suele hablar mucho de la siguiente idea, y es que la ansiedad es un “exceso de futuro” (mientras que la depresión, un “exceso de pasado”). Es por ello que, generalmente, la salud mental se encuentra en el presente, en la actualidad. A raíz de ello, se desprende la idea de que, centrarse en el momento presente puede ayudar a rebajar los niveles de ansiedad.

Y es que las personas con ansiedad se focalizan mucho en el futuro; sus pensamientos le llevan a él (y, además, son sobre todo pensamientos negativos, poco optimistas o desesperanzados).

Todo esto lo comparte el psicólogo Luis Muiño, quien afirma que podemos ayudar a una persona con ansiedad “trayéndola al presente”. ¿Cómo podemos hacerlo?:

- Animándola a hablar sobre las cosas actuales.

- Hacer planes con ella, distraerla.

- Reforzar sus comentarios cuando habla del momento presente.

- Escucharla cuando habla del futuro, pero reconduciendo la conversación al momento actual.

- Haciendo que tome consciencia de su realidad de ahora.

3 No la presiones para que “esté bien”

Otro de los consejos para ayudar a una persona con ansiedad que nos puede ayudar es no presionarla para que esté bien. Evitemos comentarios del tipo: “es que siempre estás igual”, “deberías estar bien ya”, “no puede ser que estés así”, etc. Esto no le ayuda, al contrario; le añade presión a su situación.

Pensemos que la ansiedad es un estado de hiperactivación donde ya existe una buena dosis de presión, por lo que no debemos añadirle más. Intenta acompañar a la persona desde otro lugar: desde la calma, la tranquilidad y la confianza de que las cosas pueden mejorar. Valida sus emociones, no le metas prisa para que mejore; acepta que se encuentra así, pero sin dejar de acompañarla.

4 Valida sus emociones

La validación emocional implica escuchar las emociones, no juzgarlas y entender que cumplen una función. Implica, además, darle el valor que se merecen y hacerle entender a la otra persona que es natural (y saludable) que X situaciones le hagan sentir de X forma.

Esto en una persona con ansiedad es importante, porque este acompañamiento les permite reducir los niveles de ansiedad, y les permite entrar en un estado de calma (aunque no siempre sea posible).

Pero les resta presión a que tengan que “estar bien” sí o sí. Por eso, si quieres ayudar a una persona con ansiedad, no juzgues y valida sus emociones. Está bien cómo se sienta, no hay nada de malo en ello. Pero que sepa (y sienta) que estamos a su lado por si necesita algo.

Frases para ayudar a alguien con ansiedad

 

5 Cuídate tú también

Para ayudar a los demás, es importante también estar bien nosotros. Así, cuidar implica también cuidarse. Si deseas acompañar a una persona que sufre ansiedad, cuídate a ti también.

Porque acompañar y ayudar a las personas que sufren ansiedad u otro tipo de síntoma a nivel psicológico, emocional o físico, implica cierto desgaste físico y también mental. Y para ello debemos de tener energía suficiente. Es como, cuando en los aviones hay una emergencia y uno debe colocarse la mascarilla de oxígeno.

¿Verdad que siempre dicen, “colocarse primero la mascarilla uno mismo antes de ayudar al de al lado”? Pues es lo mismo, de forma metafórica. Si no te colocas primero la mascarilla, difícilmente podrás colocársela al otro y salvarlo, porque no podrás respirar.

6 No personalices esa ansiedad

Por otro lado, y especialmente si la persona a la que quieres ayudar es alguien muy cercano a ti (por ejemplo, tu pareja), es importante no personalizar el exceso de ansiedad en el otro, es decir, no creer que es “algo contra nosotros”. Por ejemplo, si esa persona no quiere irse de viaje con nosotros porque siente ansiedad; no pensemos que es por nosotros.

Quizás sea porque tiene fobia al avión (otro tipo de ansiedad), porque le da miedo sufrir un ataque de ansiedad durante el trayecto, etc. Así que despersonaliza la ansiedad, porque es algo que no tiene nada que ver contigo, pero en lo que sí puedes ayudar.

7 Anímale a pedir ayuda

Finalmente, otro de los consejos para ayudar a una persona con ansiedad es animarla a pedir ayuda si realmente este problema le genera sufrimiento o interfiere en su vida. ¿Cuándo pedir ayuda? Muchas veces, en salud mental, se dice que el sufrimiento psicológico es el punto de partida, el umbral que determina cuándo se debe pedir ayuda profesional.

Si esa persona está sufriendo realmente por su ansiedad, si es un problema que se está cronificando… Te animamos a que hables con esa persona, buscando un buen momento para hacerlo, y le plantees la posibilidad de pedir ayuda.

Puedes empezar por preguntarle: “¿Te has planteado alguna vez pedir ayuda profesional?”, “¿Crees que pedir ayuda te podría ir bien?”, etc. No se trata de convencerla de nada, sino de hablar con ella abiertamente sobre la posibilidad de ir a terapia, ya que un buen psicólogo puede ofrecerle las herramientas necesarias para combatir la ansiedad.

Estos son solo algunos consejos para ayudar a una persona con ansiedad, aunque el problema de base deberá tratarse con un profesional.

Sin embargo, como hemos visto, como amigos, pareja, familiares… podemos hacer muchas cosas para ayudar a esa persona y que se sienta un poco mejor. Sobre todo, lo más importante es transmitirle que no está sola y que puede contar con nosotros.

 

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill.
  • Pérez, M., Fernández, J.R., Fernández, C. y Amigo, I. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces I y II. Madrid: Pirámide.

Puedes leer más artículos similares a 7 consejos de una psicóloga para ayudar a alguien que tiene ansiedad, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.