Frases que (bajo ningún concepto) debes decirle a alguien con ansiedad

Las peores frases para la ansiedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Es de verdad complicado ayudar a una persona que está sufriendo ansiedad y muchas veces no hacemos más que empeorar su situación cuando nos escuchan algunos consejos o recomendaciones. Lo hacemos con la mejor intención, sí, pero no acertamos. Si quieres ayudar a una persona querida a superar su ansiedad puedes empezar por desterrar de tus conversaciones algunas frases que se clavan como un puñal. Estas son las frases que NO debes decirle a alguien con ansiedad bajo ningún concepto.

12 Frases prohibidas para una persona con ansiedad

La visión del mundo ha cambiado completamente para una persona que sufre un trastorno de ansiedad. Lo primero que hay que entender es que no se rige por los mismos esquemas, sino por unos esquemas distorsionados, negativos y cargados de miedo debido a la enfermedad. Así que si quieres ayudar, vamos a empezar por las frases que NO debes decir a alguien con ansiedad.

1 Relájate

O cálmate, o tómatelo con calma, o no te pongas nerviosa. Recuerda que si pudiera se calmaría. Si pudiera se tranquilizaría, pero no puede hacerlo y por eso está con una crisis de llanto, de angustia o al borde de una crisis de ansiedad. No le digas lo que no puede hacer porque le estarás reforzando su incapacidad.

2 Supéralo

A veces el trastorno de ansiedad se desencadena por alguna situación concreta, por una ruptura, por un despido en el trabajo o por un suceso desagradable. Puede que haya superado esa situación, pero no la ansiedad, así que no la presiones porque lo más probable es que su ansiedad ya no esté relacionada con lo que le ha ocurrido.

3 No dramatices

O relativiza, o eres una tremendista. Frases de este tipo son como puñaladas directas al corazón de la persona con ansiedad y lo último que necesita es que se las diga una persona querida. La vida con ansiedad se ve de otra manera, lo negativo se hace más intenso y es imposible relativizar. Realmente es imposible, así que no insistas por ahí, dale tiempo.

4 No tienes problemas tan graves

Esta frase suele ir de la mano del recordatorio de que hay gente en peor situación. Que tú no has perdido a nadie, que nadie ha muerto, que no te ha pasado un camión por encima… Eso ya lo sabe la persona que tiene ansiedad. Vamos a dejar de buscar una causa concreta para la ansiedad, un problemón tremendo que rompa con la salud mental de esa persona porque los trastornos de ansiedad tienen causas variadas y no siempre se pueden identificar a simple vista.

5 Tienes que salir más

Esta es la gran frase, la frase más escuchada por personas con ansiedad y depresión y que no hace más que hundirlas un poco más profundo en su problema. Sí, hay que salir, pero eso ya lo sabe la persona con ansiedad, lo que ocurre es que NO puede. Si insistes en este punto estarás ayudándola a valorarse aún menos. Pero si quieres una alternativa a esta frase siempre puedes decir: ¿quieres que salgamos a dar un paseo, a donde tú quieras, donde te sientas más segura?

6 ¿Pero por qué estás así?

Sabemos que la ansiedad es incomprensible para aquellas personas que no han pasado por ella. Incluso las personas con ansiedad tienen problemas para comprender su problema. Bien, no entender lo que le pasa no es excusa para no empatizar y ponerse en su lugar. No lo entiendes, pero la realidad es que está así, está mal y no vas a conseguir nada por ponerle un punto de impaciencia a la situación.

7 No es para tanto

No es para tanto porque no tienes ningún problema grave. O no es para tanto porque yo también estoy nerviosa a veces y no monto esos dramas. Un trastorno de ansiedad es para tanto y para más, así que procura eliminar los juicios de valor sobre el grado de importancia de su problema.

8 Solo quieres llamar la atención

Esta frase no se le dice a una persona a la que quieres de verdad, pero sí es una de las más escuchadas en trastornos como la ansiedad y depresión. La persona enferma no quiere llamar la atención, de hecho estar en el punto de mira de familiares y amigos hace que sienta peor.

9 Tienes que ser más fuerte

Es tentador pensar que una persona llena de miedos e inseguridades por la ansiedad es una persona débil. No es así. Es tan fuerte como cualquier otra persona, solo que está atravesando una enfermedad, así que sé paciente y no evalúes su fortaleza. ¿Y si está sufriendo este trastorno de ansiedad porque se está enfrentando a cosas que otras personas no se atreven a afrontar?

10 Tienes que poner de tu parte

Ya está poniendo de su parte, solo que vencer la ansiedad no se consigue de la noche a la mañana. Aunque tú creas que no está haciendo nada por recuperarse, esa persona libra sus batallas contra el trastorno de ansiedad cada día, por eso está tan cansada, por eso está tan agotada.

11 Eres muy negativa

Puede que sea cierto, porque la ansiedad aparece acompañada de pensamientos recurrentes, de ideas tóxicas y obsesivas y si se trae consigo a la depresión, todo es más oscuro o negativo. Puede que sea cierto, pero recordárselo no la va a ayudar.

12 Estás así porque quieres

Dejamos para el final una de las frases más demoledoras para una persona con ansiedad. El sentimiento de culpa y la sensación de que no está haciendo lo suficiente por salir adelante ya la tiene esa persona, así que no hace falta que la cargues con más peso. Nadie elige tener un trastorno de ansiedad, nadie quiere sufrir un trastorno de ansiedad.

Cómo puedes ayudar de verdad a una persona con ansiedad

Si te olvidas de estas frases tal vez te estás preguntando qué es lo que puedes decir para ayudar a una persona con ansiedad. Más que decir o hacer lo que tienes es que estar, es la mejor forma de ayudar. Estar presente, escuchar, acompañar y, sobre todo, no juzgar a la persona con ansiedad.

¿Quieres decir algo? Puedes decir cosas como “estoy contigo”, “ ¿qué necesitas?”, “¿cómo puedo ayudarte?” o “puedes contar conmigo”. Lo que más se agradece es saber que hay una persona a tu lado que no te va a dejar sola en esta situación, que lo comprenderá mejor o peor, pero que le dará al trastorno de ansiedad la importancia que realmente tiene, que es mucha, porque puede destrozar la vida de una persona.

Y como no vamos a correr ese riesgo, la mejor forma de ayudar a una persona con ansiedad es animarla a que se ponga en tratamiento, a que busque ayuda psicológica porque solo con los fármacos no lo va a superar. No culpabilizar, no presionar, no impacientarse, que eso ya lo hace la persona con ansiedad.

Y aún puedes hacer más. Si consigues escucharla atentamente podrás ver los pequeños logros y avances que hace cada día. Tal vez a los demás les parezcan poca cosa o pasen inadvertidos, pero para esa persona son importantes. Recuérdale lo que ha conseguido ese día en concreto y recuérdale también todas esas virtudes y puntos fuertes que tiene porque la ansiedad no le deja verlos. Tú puedes ser la mirada positiva que necesita, hacia el mundo y hacia sí misma.