8 cosas que solo las personas con ansiedad entienden

No todo el mundo puede entender lo que una persona con ansiedad está pasando

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El mundo para las personas con ansiedad

Son unos 10 millones de personas en España los que sufren trastornos de ansiedad y a pesar de la cifra, se trata de un problema que genera mucha incomprensión a su alrededor. Algunos piensan que son nervios, otros que es debilidad y la mayoría piensa que estás exagerando. Queremos dar a conocer lo que de verdad significa sufrir ansiedad y hemos encontrado algunas cosas que solo las personas con ansiedad entienden.

Lo que te pasa cuando tienes ansiedad

Uno de los problemas a los que se enfrentan las personas con ansiedad es la interacción con los demás, cómo ven los demás su problema y la incomprensión que genera. Es difícil comprender a una persona con ansiedad si nunca has pasado por ello, pero el esfuerzo merece la pena.

1. Te cuestionas todo

La ansiedad genera dudas e incertidumbre. Te cuestionas todo, desde cómo vas a poder pagar el alquiler si te pones enferma hasta analizar cada frase y cada gesto de tu amiga porque has detectado cierta actitud de rechazo hacia ti. ¿O no ha sido así? Tal vez solo ha tenido un mal día. Y esa mirada de tu jefe, seguro que hoy no has hecho tu trabajo perfecto y puede que te despidan un día de estos. Y a tu pareja, ¿qué le pasa? Parece molesto contigo, a lo mejor le has dicho algo que le ha hecho daño. Por cierto, ¿has cerrado la puerta con llave?

Lo que no debes decirle a una persona con ansiedad

2. Deja de darle vueltas

Te han dicho tantas veces la frase: "es que le das muchas vueltas a todo" que ya casi ni te afecta. Pero al principio sí, ¿verdad? Al principio hasta te podías enfadar porque ya quisieras tú no darle vueltas a todo, no encontrar motivo de preocupación en cada situación, dejar de pensar por un momento, poner la mente en blanco y que todas esas cosas dejaran de dar vueltas en tu cabeza, solo unos minutos sin ruido te vendrían genial.

3. Cálmate

Aunque la palabra estrella que escuchan las personas que sufren ansiedad es: "cálmate" y su variantes, "relájate", "tranquila"...una sola palabra que te puede hacer perder el control, sobre todo si te lo dicen en plena crisis de ansiedad, cuando estás con el corazón que se te sale del pecho, las manos dormidas y ahogándote porque no puedes respirar. "Si pudiera calmarme, lo haría", díselo con la realidad.

La incomprensión que genera la ansiedad

4. El miedo, ¿a qué?

No solo son las fobias que te van surgiendo en el camino mientras la ansiedad te acompaña, es que la ansiedad genera miedo. Miedo amplificado a cosas concretas y miedo inconcreto, miedo al miedo. Una situación que los demás no pueden comprender por más que traten de empatizar o de ponerse en tu lugar. No intentes explicárselo, procura que simplemente lo acepten.

5. Siempre estás cansada

Tu mente no para porque, efectivamente, estás dándole vueltas a las cosas continuamente. Las preocupaciones no cesan de crecer y los pensamientos recurrentes y obsesivos no te dan tregua. Tu mente está agotada y, por lo tanto, físicamente también lo estás. Ese cansancio que los que te rodean no entienden y al que tratan de buscar cualquier origen. Pero la causa está ahí bien clara: en tu ansiedad.

6. La crisis no avisa

La gente piensa que con evitar las situaciones que más ansiedad te provocan es suficiente, pero a estas alturas ya te habrás dado cuenta de que una crisis de ansiedad o un ataque de pánico no avisa. A veces se producen sin ninguna causa concreta o al menos reconocible. Ocurre sin más.

7. No es solo ansiedad

Las consecuencias de la ansiedad

Vivir con ansiedad tiene una serie de consecuencias. Si la lista de síntomas de la ansiedad es interminable, también lo son sus consecuencias. Insomnio, evitación de situaciones, afrontar el miedo, aliviar las contracturas musculares, reducir los problemas de estómago, sortear el riesgo de depresión, el peligro de la adicción a los fármacos, la fatiga crónica. No es solo ansiedad.

8. No es imaginación, es real

Seguro que en alguna ocasión una persona de sinceridad extrema te ha dicho que no te comprende, si no tienes ningún problema en la vida. ¿Cómo es posible que vivas permanentemente preocupada y con miedo? Seguro que más de una vez te han dicho que estás exagerando, que eres una tremendista y que haces un problema de la nada. Pero no estás imaginando tus preocupaciones ni tus miedos, son de verdad porque la ansiedad los hace reales.