Ansiedad: Los 21 síntomas más comunes

Aprende a identificarlos y a controlarlos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Conocer la ansiedad

Sientes que la vida te supera, te vuelves una persona insegura y llena de dudas, te cuestionas a ti misma y seguramente aparezcan también problemas de autoestima. La ansiedad no llega sola a tu vida, lo hace acompañada de una serie de trastornos que te invaden hasta que la angustia se apodera de todo. Pero no vamos a dejar que gane la ansiedad y para combatir el enemigo antes hay que conocerlo. Por eso te descubrimos los síntomas de ansiedad más frecuentes.

Cómo reconocer los síntomas de ansiedad

¿Tienes un trastorno de ansiedad o es que estás nerviosa por un problema concreto? ¿cómo sabes cuándo tienes ansiedad? Puesto que la ansiedad es un mecanismo de defensa que necesitamos, muchas veces dejamos pasar las señales de alerta en nuestro cuerpo por considerarlas algo normal. Necesitamos la ansiedad para que nos advierta del peligro, pero no necesitamos los trastornos de ansiedad que nos hacen ver un peligro en cada situación de la vida. Si no sabes cómo reconocer la ansiedad, toma nota de sus síntomas más comunes.

Síntomas físicos de la ansiedad

Cómo se manifiesta la ansiedad

1. Falta de aire

Es uno de los síntomas más comunes. Te cuesta respirar y parece que te falta el aire. Siéntate, pon la mente en blanco y reanuda tu respiración. ¡Todo pasará!

2. Opresión en el pecho

No puedes evitar llevarte la mano al pecho, porque es como si algo te estuviera ejerciendo una fuerte presión en esta zona. No te encojas, al contrario, estírate, levanta los hombros, abre pecho... Verás cómo, poco a poco, disminuye esta horrible sensación. 

3. Taquicardia y Palpitaciones

El corazón se te acelera sin ningún motivo aparente. No has corrido a coger al autobús, ni tampoco has discutido con tu pareja o un compañero de trabajo, pero las pulsaciones han aumentado considerablemente. Siéntate, intenta controlar la respiración y se reducirán. 

4. Náuseas y vómitos

Por desgracia no estás embarazada, pero como si lo estuvieras. Tienes una sensación horrible en el estómago. Puede que se quede solo en eso, pero en otras ocasiones puedes llegar incluso a vomitar. Eso son los nervios. 

5. Mareos 

Cuando la ansiedad llega a tu vida, tu cabeza se descontrola. En ciertos casos, se puede llegar a sentir mareos y perder el control de tu propio cuerpo. Puede ser por una migraña o por problemas en el oído o, incluso, en las cervicales. 

6. Rigidez muscular

En una situación de fuerte ansiedad, tu cuerpo se bloquea. Tanto que hay partes del mismo, como el cuello, que se quedan totalmente rígidas, afectando a las cervicales y, por tanto, a la aparición de mareos. 

7. Sudoración

Uno de los síntomas más comunes de la ansiedad es la sudoración. Tu cuerpo sube su temperatura y, rápidamente, comienzas a tener sudores, en algunos casos fríos y en otros calientes. 

8. Hormigueo

En las manos, en los pies, en los brazos y en las piernas... Cuando la ansiedad nos visita, una de las molestias más típicas es el hormigueo en estas partes del cuerpo. 

9. Temblores

Cuando esto ocurre, solemos asustarnos bastante, porque nos resulta muy complicado controlar los temblores y tenemos miedo a que algo nos pueda ocurrir. Respirar es básico para mantener el equilibrio. 

Síntomas psicológicos de la ansiedad

Síntomas de ansiedad

10. Agobio

Lo que estás viviendo no te gusta, te descontrola y te hace ser otra. Esto lo único que provoca es un agobio en la persona que lo está sufriendo, pero es algo temporal. 

11. Ganas de huir

Quieres que todas esas sensaciones que estás padeciendo desaparezcan de una vez por todas, por eso las ganas de huir y dejarlo todo. Pero recuerda, la escapada no es la mejor solución. Hay que hacerle frente a todos estos síntomas de la ansiedad. 

12. Sensación de peligro

Tienes miedo de todo -de que te pueda pasar algo de camino al trabajo, de que en casa haya una tragedia, de que le ocurra alguien a un ser querido- pero, sobre todo, tienes miedo de que puedas estar en peligro.

13. Despersonalización

Una de las peores cosas que le ocurren a una persona con ansiedad es que, por momentos, puede llegar a perder el rumbo de su vida, dejando de ser ella misma. Ya no se siente la persona que siempre había soñado ser. 

14. Inquietud e inseguridad

Estás nerviosa e inquieta y te resulta muy difícil cambiar esa sensación. Prueba a salir a dar una paseo por algún parque o por el mar, si lo tienes cerca. El contacto con la naturaleza será tu aliado para hacer frente a la ansiedad

15. Irritabilidad

No eres tú. Además, estás descontrolada, fuera de ti y no estás para aguantar bromas pesadas ni segundas intenciones. 

16. Pensamientos obsesivos

Tu mente no está en el momento presente: por los nervios, por los mareos, por las taquicardias... Eres incapaz de pensar con coherencia y los únicos pensamientos que dejas entrar en tu cabeza son obsesiones como "Me va a pasar algo".  

17. Confusión

Ya no sabes ni qué pensar. Hay días que crees a ciencia cierta que todo esto pasará, pero otros que te levantas con la sensación de que la ansiedad te acompañará de por vida. Realmente, estás confusa. 

Síntomas conductuales y cognitivos de la ansiedad

Señales de la ansiedad

18. Dificultad para concentrarse

Con todos estos síntomas, es normal que no puedas concentrarte, que te cueste estar al 100 % en el trabajo. Pero, no te desanimes, en cuanto empieces a aceptar la ansiedad y a hacerla frente, ¡volverás a ser tú misma! 

19. Estado de alerta

A la sensación de peligro constante, se une el estado de alerta contínuo. Piensas que algo te va a ocurrir y, en lugar de disfrutar del momento, te dedicas a anticipar, y no cosas buenas precisamente. 

20. Tensión en la mandíbula

¿Has oído hablar del bruxismo? La tensión provocada por todos los síntomas de la ansiedad generan que tu mandíbula esté todo el rato en tensión y que tus dientes estén presionados unos contra otros. ¿El resultado? Tensión en la mandíbula y dolores fuertes de cabeza. 

21. Despistes

La falta de concentración lleva consigo una serie de despites. Se te olvida el cumpleaños de tu pareja o donde has puesto las gotas de los ojos que tenías que echarle a tu hija. Estás tensa y no eres capaz de "dar pie con bola".