Cómo combatir los mareos por ansiedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El mareo es uno de los síntomas de la ansiedad más difíciles de evitar. Generalmente, tenemos que convivir con ellos hasta que hayamos completado el proceso y hayamos aprendido a manejar la ansiedad. Y es que al contrario de lo ocurre con otros síntomas, no existen muchos remedios eficaces contra los mareos por ansiedad.

Ante la falta de soluciones prácticas y debido al miedo que generan los mareos por la pérdida de control o incluso por la pérdida de contacto con el mundo real, hemos investigado las causas de esos mareos por la ansiedad, por si acaso encontramos alguna forma de evitarlos.

Mareos por ansiedad

A veces vienen y van. Otras veces, es una sensación que permanece durante todo el día. El mundo y sus objetos parecen perder estabilidad a tu paso, te sientes mareada, aturdida, con vértigos y parece como si estuvieras flotando en la realidad. Además, tienes miedo de perder el equilibrio y caerte o incluso tienes miedo de desmayarte. Así son los mareos por ansiedad.

Hay dos causas para que aparezcan los mareos por ansiedad. Una de ellas es la hiperventilación, provocada por nosotras mismas cuando empezamos a notar el nerviosismo, el agobio y respiramos más rápido. Esa hiperventilación que provoca también el hormigueo y la sensación de pérdida de control es la que produce los mareos.

La otra causa es la bajada de presión sanguínea. El cambio de ritmo en el corazón, que bien puede convertirse en acelerado o en más lento hasta llegar a pensar que se nos ha parado el corazón, provoca además, de taquicardia y palpitaciones una subida o bajada de tensión, dependiendo del momento. Es en esos momentos de tensión baja cuando nos sentimos mareadas y confundidas.

¿Es posible evitar los mareos por ansiedad?

La realidad es que los mareos no van a cesar mientras no aprendamos a manejar la ansiedad, a vivir sin que los agobios y las preocupaciones se manifiesten en forma de molestias físicas como las crisis de ansiedad, los ataques de pánico o los diferentes síntomas de la ansiedad. Pero sí podemos reducir la intensidad de esa sensación de mareo.

Prácticamente lo único que podemos hacer para aliviar los mareos por ansiedad es respirar. Cuando hablamos de los trastornos de ansiedad siempre insistimos en la necesidad de aprender a respirar bien, respirar profundamente y de forma consciente para eliminar el nerviosismo y relajar el organismo.

La mayoría de las técnicas de relajación incluyen como parte fundamental la respiración, que nos ayuda a controlar el equilibrio. Un equilibrio que se refiere a cuerpo y mente, pero que también nos sirve para tomar el control de ese otro equilibrio físico que creemos perder con los mareos por ansiedad.