Cómo combatir los mareos por ansiedad: lo que recomienda una psicóloga

Por qué se producen los mareos por ansiedad y cómo eliminarlos

Laura Ruiz Mitjana

¿Alguna vez te has sentido mareada porque estabas excesivamente ansiosa? ¿O porque llevabas una época de alto estrés que acabó convirtiéndose en ansiedad? Las personas que sufren ansiedad padecen todo tipo de síntomas, desde psicológicos (miedo, sensación de inseguridad, pánico…), hasta conductuales (evitación) y físicos o fisiológicos (mareos por ansiedad, vértigos, náuseas, dolor en el pecho…). 

En este artículo nos centraremos en uno de estos síntomas: los mareos por ansiedad. Hablaremos de qué son exactamente y descubriremos por qué se producen de forma más concreta, es decir, qué ocurre a nivel fisiológico para que se produzcan.

 Finalmente, explicaremos cómo pueden combatirse, eso es, abordando directamente la ansiedad a través de diferentes técnicas propias de la psicoterapia, a fin de disminuir su probabilidad de aparición. ¡No te lo pierdas! 

Mareos por ansiedad: ¿qué son? 

El estrés y la ansiedad pueden provocar tensión física o emocional que, a su vez, provoca cambios en nuestro organismo. La ansiedad en sí es un estado de hiperactivación fisiológica, que se traduce en síntomas psicológicos, conductuales y fisiológicos. Dentro de los síntomas fisiológicos de la ansiedad encontramos los mareos por ansiedad.

Estos se definen como una sensación desagradable que hacen que tengamos la sensación de que podríamos desmayarnos. Los mareos por ansiedad también se denominan vértigos psicógenos, y son síntomas psicosomáticos que aparecen en muchas personas con ansiedad.

¿Cómo se manifiestan los mareos por ansiedad?

Los mareos por ansiedad suelen presentarse de diversas maneras. Entre las más frecuentes encontramos:

- Una sensación repentina de mareo.

- Sensación de aturdimiento.

- Sensación de que la habitación o el espacio da vueltas.

- Sensación de estar a punto de desmayarse.

- Sensación de ir en un barco o estar en un helicóptero.

¿Por qué se producen los mareos por ansiedad? 

Aunque es la ansiedad la que genera estos mareos, hay dos causas más antecesoras que suelen originar este tipo de mareos. Estas son:

+ Hiperventilación 

La hiperventilación se produce cuando respiramos de forma acelerada, lo que aumenta la cantidad de oxígeno en la sangre. Esto provoca una mayor sensación de asfixia y nos adormece las extremidades. También origina los mareos por ansiedad, además de una sensación de vértigo.                                          

Así, cuando sufrimos ansiedad, o cuando estamos asustadas, nuestra respiración se acelera (la llamada hiperventilación). Si además sufrimos mucha ansiedad o ansiedad crónica, este acto de respirar de forma acelerada se puede convertir en un hábito. Es por ello que muchas personas sufren mareos por ansiedad desde hace tiempo (y/o durante mucho tiempo).

+ Presíncope vasovagal

El presíncope se define como la sensación de atenuación de la conciencia (sin llegar a perderla). No debe confundirse con otro síntoma como es la lipotimia, ya que en este segundo caso se produce un desvanecimiento de la persona, aunque también sin pérdida de la conciencia. 

El síncope, por su parte, es la pérdida transitoria de la conciencia y del tono postural. Una situación que provoque la hiperestimulación del nervio vago ocasiona una reducción de la frecuencia cardíaca y una dilatación de los vasos sanguíneos del organismo, debido a la estimulación del sistema parasimpático.

Así, se reduce de forma brusca la frecuencia cardíaca, lo que hace que llegue menor cantidad de sangre al cerebro, provocando una leve o total pérdida de la conciencia. 

De forma más simple, y para entender mejor cómo surgen los mareos por ansiedad en este caso, lo que ocurre en el presíncope vasovagal es que se produce una falta de aporte de oxígeno en la sangre que llega al cerebro. Esto provoca una sensación de inestabilidad brusca y “desplome” (sin llegar a perder la conciencia), es decir, el mareo propiamente dicho.

¿Cómo combatir los mareos por ansiedad?

El tratamiento de los mareos por ansiedad debe adaptarse a cada persona en concreto, es decir, de forma individualizada. Lo primero que se deberá hacer es descartar cualquier patología orgánica que pudiese provocar dichos mareos.

Una vez se establece su causa, es decir, cuando se sabe que estos surgen debido a la ansiedad, deberá abordarse el problema de raíz. Es decir, abordar la ansiedad. Existen diferentes técnicas efectivas para la ansiedad, aunque lo más importante será aprender a gestionarla, más que a “evitarla”. Las técnicas más utilizadas, en este sentido, son:

+ Técnicas de relajación

Dentro de ellas encontramos las técnicas de respiración, como, por ejemplo, la respiración diafragmática (o profunda), o técnicas que impliquen practicar la tensión y la relajación de diferentes grupos musculares, como la relajación muscular progresiva de Jacobson

Las técnicas de relajación son muy útiles para reducir los niveles de activación de la persona, eso es, la ansiedad. Permiten fomentar un estado de relajación y calma no solo física, sino también mental.

+ Mindfulness

El mindfulness, también llamado atención plena, es una técnica que cada vez se implementa más en los diferentes tipos de tratamientos de la ansiedad. También denominado conciencia plena, se basa en la meditación, en dejar fluir los pensamientos, aceptándolos y sin juzgarlos.

El mindfulness puede considerarse también una filosofía de vida, y dentro de esta, se incluye la meditación. La meditación tiene el objeto de lograr un profundo estado de conciencia. Este estado de conciencia es incompatible con la ansiedad y, por ello, estas técnicas resultan tan efectivas para paliarla.

+ Reestructuración cognitiva

La reestructuración cognitiva es una técnica propia de la terapia cognitiva, que nos ayuda a modificar los pensamientos disfuncionales por otros más adaptativos y realistas. Esto en el caso de la ansiedad puede resultar muy útil, porque, además, la reestructuración cognitiva nos permite eliminar distorsiones cognitivas (maneras de interpretar la realidad de forma poco adaptativa o realista), muy típicas de la ansiedad.

Así, al cambiar los pensamientos, cambian los síntomas (ansiedad) y esto permite fomentar la calma emocional. En la ansiedad resulta muy útil plantear interpretaciones alternativas de los sucesos, ya que estas suelen ser de tipo catastrofista.

La descatastrofización, por ejemplo, o “ponerse en el peor escenario”, permite valorar la amenaza real de las preocupaciones, y no tanto la amenaza percibida (que suele estar distorsionada).

Los mareos por ansiedad son un síntoma muy desagradable que hacen que la persona sienta que se desmayará en cualquier momento. Además, si la persona vive con excesiva ansiedad estos mareos, el círculo vicioso puede retroalimentarse; así, la persona sufre ansiedad, sufre mareos, y al sufrir los mareos con ansiedad, la ansiedad aumenta y esta vuelve a ocasionar los mareos.

Es importante pedir ayuda profesional si los síntomas persisten a pesar de las estrategias utilizadas para paliarlos. Como hemos visto, para tratar los mareos por ansiedad, será necesario atender y tratar la ansiedad de base: identificar por qué aparece y buscar estrategias para gestionarla. 

No se trata tanto de “eliminarla”, sino de entender por qué aparece y de aprender a tolerarla para que acabe desapareciendo. Esto es un camino que requiere tiempo y esfuerzo, pero que merece la pena si queremos aumentar nuestro bienestar físico y, sobre todo, emocional.

La importancia de nuestras interpretaciones 

En este sentido, es importante ser conscientes de que, en muchos casos, lo que nos provoca sufrimiento emocional o ansiedad, no son las cosas que nos ocurren en sí, sino cómo las interpretamos y cómo las afrontamos. Recuerda que, si afrontamos la ansiedad, estamos a un paso más de eliminar los mareos por ansiedad como síntoma somático de la misma.

 

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • Balaban, C.D. y Thayer, J.F. (2001). Bases neurológicas para los enlaces de equilibrio y ansiedad. J Desorden de Ansiedad, 15(1-2) p. 53-79.
  • Morris, L.O. (2010). Mareo por ansiedad. Asociación Americana de Fisioterapia, Sección de Neurología. 
  • Pérez, M., Fernández, J.R., Fernández, C. y Amigo, I. (2010). Guía de tratamientos psicológicos eficaces I y II. Madrid: Pirámide.

Puedes leer más artículos similares a Cómo combatir los mareos por ansiedad: lo que recomienda una psicóloga, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.