Ansiedad por primera vez: ¿qué me está pasando?

¿Qué se siente la primera vez que se experimenta ansiedad?

Todas las personas experimentan ansiedad en algunos momentos de su vida, y no hay nada de malo en esto; el problema radica en el hecho de que el nivel de ansiedad sea significativo o de que esté presente por mucho tiempo. Cada vez más personas sufren problemas de ansiedad y poco a poco logran convivir con ella, hacer pactos de no agresión y sortear los peores momentos.

Es normal sentir un poco de ansiedad cuando tenemos que hacer algo que nos pone a prueba como realizar un examen, asistir a una entrevista laboral, etc., pero cuando ese malestar está presente de manera frecuente en nuestra vida, esto se convierte en un verdadero problema.

Siempre hay una primera vez para todo y esas personas que sufren ansiedad por primera vez se sienten tan confundidas que no saben lo que les está pasando. Lo cierto es que la ansiedad no llega de golpe, se va gestando a lo largo del tiempo, lo que sí aparece de repente es la temida crisis de ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

El DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) define la ansiedad como una reacción emocional normal necesaria para la supervivencia de los individuos y de nuestra especie. No obstante, las reacciones de ansiedad pueden alcanzar niveles excesivamente altos o pueden ser poco adaptativas en determinadas situaciones.

Por su parte, Beck (1985) define la ansiedad como la percepción del individuo a nivel incorrecto, estando basada en falsas premisas.

Se trata pues de un sentimiento percibido de preocupación que conlleva una sensación de inquietud que nos hace sentir nerviosos ante situaciones que aún no han ocurrido. Puede incluso experimentarse como miedo y en algunos casos, pánico.   

Pero no te confundas, la ansiedad en sí misma no es mala. Todo lo contrario, es un mecanismo de defensa de gran utilidad con el que contamos los seres humanos, pues nos permite activarnos y dar respuestas ante situaciones en las que nuestra vida y seguridad puedan estar en peligro. 

Es perfectamente normal y nos ayuda en un sentido adaptativo. El problema aparece cuando la ansiedad que experimentamos es constante y llega a afectarnos en el desempeño regular de nuestras actividades cotidianas. 

"La ansiedad no puede evitarse, pero sí reducirse. La cuestión en el manejo de la ansiedad consiste en reducirla a niveles normales y en utilizar luego esa ansiedad normal como estímulo para aumentar la propia percepción, la vigilancia y las ganas de vivir".
-Rollo May-

¿Cómo sé si tengo ansiedad? Síntomas más comunes

Los signos y síntomas de la ansiedad son muy variados, lo que puede llegar a dificultar su diagnóstico. Hay síntomas físicos, emocionales e incluso sociales, relacionados con esta patología. A continuación te presentamos algunos de ellos:

Síntomas físicos

+ Dolores de cabeza frecuentes

+ Malestares estomacales: náuseas, vómitos, diarrea, flatulencias, estreñimiento, dificultad para digerir los alimentos, etc.

+ Aumento de la presión arterial y en algunos casos taquicardias.

+ Dolores musculares en todo el cuerpo, sin razón aparente.

+ Dificultades para respirar. Sientes que te falta el aire.

+ Alteraciones del sueño. Sufres de insomnio o te cuesta conciliar el sueño y pasas el día entero somnoliento. 

+ Alteraciones del apetito. Puede que sientas más hambre de lo usual o que se te quite por completo el apetito.

+ Dolor en el pecho que puede ir desde una ligera molestia hasta un dolor que se puede llegar a confundir con un ataque cardiaco

Síntomas psicológicos

+ Irritabilidad extrema ante cualquier situación

+ Problemas de memoria. Te cuesta recordar las cosas.

+ Sobre pensar las cosas, incluso las que pueden parecerles a los demás una tontería, para ti son fuente de angustia.

+ Desbordamiento emocional. Llorar sin control ni motivo aparente.

Síntomas sociales

+ Deterioro de las relaciones interpersonales debido a las actitudes y conductas hostiles.

+ Dificultades para la comunicación con los demás de manera asertiva. 

Ten en cuenta que experimentar ansiedad ante un evento específico o presentar algunos de estos síntomas no implica que sufras de algún trastorno de ansiedad. Pero si te genera malestar, puede ser señal de que los niveles de estrés y ansiedad están elevados, en cuyo caso te recomendamos solicitar la ayuda de un profesional de la salud mental. 

¿Por qué tengo ansiedad?

Las causas de la ansiedad son diversas y pueden responder a cambios en la química de tu cerebro, en la producción o recepción de los neurotransmisores. También puede deberse a alguna situación traumática o altamente estresante que hayas experimentado, ya sea de forma puntual o recurrente.  

Existen factores ambientales que pueden conllevar a la aparición de la ansiedad, como problemas laborales, en tu familia o con tu pareja. También influye la genética; se sabe que las personas con antecedentes familiares de ansiedad son más propensas a padecerla. 

Los desajustes hormonales de la química de tu cerebro pueden llevarte a sentir altos niveles de ansiedad, y lo mismo ocurre con algunos medicamentos y (la abstinencia de) sustancias tóxicas. Además, factores médicos como recuperaciones muy largas o cirugías complejas también pueden derivar en ansiedad.

¿Qué puedo hacer si tengo ansiedad?

La ansiedad se presenta cuando nuestro cerebro se enfoca en eventos futuros que aún no pasan (y es probable que incluso nunca lleguen a suceder), entonces lo que debes hacer es tratar de tener tu mente presente en el aquí y en el ahora

+ La importancia del aquí y el ahora en tareas cotidianas

Sabemos que suena fácil pero que en la práctica la cosa es un poco más compleja, pero no te preocupes. No tienes que convertirte en un monje Zen para lograrlo, ni tampoco son necesarios grandes cambios trascendentales. 

Puedes probar con cosas pequeñas dentro de la realización de las actividades diarias, por ejemplo: al tomar tu café en las mañanas, trata de centrar tu atención en todo lo que implica: el olor, su sabor, cómo se siente la taza de café en tus manos, etc. No pasa nada si te distraes; simplemente lo vuelves a intentar.

+ Yoga, Tai Chi y otras actividades

Puedes probar con otro tipo de actividades como practicar Yoga o Tai Chi, que han demostrado ser altamente efectivos para disminuir los niveles de ansiedad. Pero si las actividades físicas no son lo tuyo no pasa nada, puedes probar con pintar, dibujar, escribir, cantar, en fin, cualquier medio que te permita expresarte libremente.

Si ya has intentado con este tipo de actividades y el nivel de ansiedad sigue siendo igual llegando a perturbar tu vida cotidiana, te recomendamos que busques ayuda profesional. 

+ Terapia

Aprender a gestionar de manera correcta la ansiedad es fundamental para tu bienestar integral, y esto puede implicar el uso de terapia farmacológica (que debe ser recetada por un profesional médico especializado en psiquiatría) para ayudarte a conseguir equilibrar la química de tu cerebro, junto con la psicoterapia. 

Pero recuerda que no basta con medicarte con ansiolíticos para soslayar los síntomas; es preciso indagar en el origen de la ansiedad para poder hacerle frente y aprender estrategias que te permitan gestionar y evitar que sus niveles vuelvan a estar tan altos que te afecten de manera negativa.  

"La ansiedad, bajo un marco de referencia, es un síntoma del que librarse, bajo otro, puede constituir un llamamiento a una vida más auténtica, que debe tomarse en cuenta a toda costa". 
-Walker Percy-
 
Cuando sientes ansiedad por primera vez y no sabes qué te está pasando, nuestra recomendación es siempre buscar ayuda profesional. ¿Tienes alguna otra duda? ¡Te leemos en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Ansiedad por primera vez: ¿qué me está pasando?, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: