Por qué tengo ganas de llorar constantemente

Causas por las que no puedes reprimir tus lágrimas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Tienes ganas de llorar todo el rato?

Las lágrimas pueden ser de muchos tipos: lágrimas de tristeza, lágrimas de angustia, lágrimas de miedo, lágrimas de frustración, lágrimas de dolor, pero también lágrimas de alegría. Si te preguntas por qué tienes ganas de llorar constantemente seguramente no se trate de lágrimas de felicidad y puede que te preocupe esa necesidad frecuente de llorar. En efecto, llorar también puede ser un indicio de depresión, pero no te alarmes, porque a veces es simplemente una llamada de atención para que te tomes un descanso.

Por qué tienes ganas de llorar todo el rato

Mucha gente se avergüenza de llorar porque nos han educado para reprimir no solo nuestras lágrimas, sino también nuestras emociones. Esconder bajo capas y capas de frialdad, resignación o supuesta fortaleza nuestras emociones no hace sino preparar el terreno para un desbordamiento emocional que te dejará con más confusión y con un malestar mayor, así que deja salir esas lágrimas ya que será mejor para ti.

Pero si lloras constantemente es normal que te preocupes. Las ganas frecuentes de llorar indican tristeza, angustia, frustración o miedo. Que sean emociones que no disfrutas o que consideras negativas no quiere decir que no sean válidas y necesarias en la vida. A veces hay que llorar, a veces hay que sentir tristeza y, sobre todo, a veces hay que reconocer que estás mal.

Hay muchos motivos por los que tienes ganas de llorar constantemente. Y es cierto que puede ser un indicio de depresión, por eso conviene que acudas a un especialista que te ayudará desde un primer momento a superarla. Pero el principal motivo por el que no se van esas ganas de llorar es porque llevas mucho tiempo escondiendo tus emociones, tratando de disimular o también mirando para otro lado. Y la impotencia de no poder hacer otra cosa que no sea llorar.

Por qué siempre tienes ganas de llorar

Llora, no reprimas tus lágrimas

Pero llora, no reprimas tus lágrimas porque entonces vas a entrar en un círculo vicioso en el que no sabrás por qué lloras, y no sabrás por qué te sientes tan triste. Llora cuando estés triste, llora cuando estés agotada, llora cuando no le encuentres sentido a tu vida, llora por una ruptura, llora por una muerte de un ser querido, llora cuando tus ilusiones se rompan... Llora y seguro que se irá parte de ese malestar.

Aunque debes tener presente que solo con llorar no basta. A la vez que lloras tienes que aceptar. Aceptar y reconocer lo que te ocurre, esa emoción que te saca las lágrimas sin remedio. ¿Estás triste? ¿Estás decepcionada? ¿Estás hundida? Seguro que sí y es natural, pero no vas a estar así siempre, así que llora las veces que haga falta.

Llorar es bueno para liberar las emociones que se quedan atascadas o atrapadas dentro de ti. Llorar te libera de tu malestar. Llorar no te hace más débil, te hace más persona, una persona sensible capaz de conmoverse, de tener empatía y de reconocer las emociones negativas. Así que sé auténtica y llora cuando tengas que llorar.