10 verdades sobre la ansiedad que todo el mundo debería conocer

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

10 verdades sobre la ansiedad

Una persona con ansiedad tiene que hacer frente a muchas dudas. Sobre los problemas de ansiedad circula un aire de incomprensión, por parte de los demás, pero también por parte de la persona que los sufre. Despejamos las dudas y aclaramos las 10 verdades sobre la ansiedad que todo el mundo debería conocer.

10 verdades sobre la ansiedad

1 La ansiedad no se pasa sola. "Ya se me pasará" es una de las frases más recurrentes de las personas que se enfrentan por primera vez a un problema de ansiedad. Sin embargo, la ansiedad no se pasa sola, requiere un tratamiento médico y psicológico para que no acabe destrozando el equilibrio emocional y la salud de la persona que la sufre.

2 Crisis de ansiedad. Una crisis de ansiedad no se intuye hasta que no está ahí. La crisis de ansiedad no se puede predecir y tampoco se planea, sino que ocurre en cualquier momento, lugar y situación, generalmente destacando por su inoportunidad.

3 Pensamientos irracionales. Es inevitable distorsionar la realidad cuando se vive con ansiedad. Obsesionarse con algo, vivir en medio de la inseguridad y el miedo y creer que todo es peor de lo que realmente es viene implícito en la ansiedad y debe tratarse con terapia.

4 Preocupaciones. Las preocupaciones inundan la vida de una persona que sufre ansiedad. Agobiarse por lo que está pasando o lo que pueda pasar, temerse lo peor y regodearse en los pensamientos preocupantes no es una actitud elegida, sino que viene impuesta por la ansiedad.

Somatizar la ansiedad. La ansiedad se suele somatizar y a veces tarda un tiempo en identificarse como tal porque permanece oculta entre dolores de cabeza, problemas gastrointestinales, dolores musculares o incluso mareos.

6 Ataque de pánico. Con los ataques de pánico la ansiedad muestra su peor cara. Y es que es irremediable ese terror provocado por el convencimiento de una muerte inminente. Un ataque de pánico, como ocurre en el caso de la crisis de ansiedad, llega y se va, pero poco se puede hacer por evitarlo.

7 Relájate. Pocas cosas peores que "relájate" se le pueden decir a una persona que sufre ansiedad. Porque ella ya sabe que debería calmarse y nada le gustaría más. Si no se relaja es porque no puede, así que el consejo de relajarse es mejor sustituirlo por una frase que muestre interés.

8 Juntos para siempre. La ansiedad no es para siempre porque se puede curar. Distinto es que la persona con ansiedad intente ignorar su problema pensando que así desaparecerá. Es entonces, cuando no se recibe un tratamiento adecuado, cuando la ansiedad se hace crónica.

9 Miedo. Este sentimiento es uno de los que más incomprensión genera entre las personas que viven de cerca un problema de ansiedad. Las fobias y los miedos irracionales surgen donde antes no los había y la pregunta es ¿por qué?. Porque se ha roto el equilibrio emocional.

10 Pastillas para la ansiedad. Las pastillas para la ansiedad son un arma de doble filo. La persona con ansiedad se debate entre la reticencia a tomar fármacos para tratar un problema emocional y el deseo de abalanzarse sobre esa píldora que calmará sus nervios de forma inmediata.