Alucinógenos para tratar la ansiedad: las drogas como tratamiento

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La necesidad de encontrar tratamientos efectivos para combatir los trastornos de ansiedad lleva a los investigadores a utilizar todas las alternativas posibles, por más que éstas sean peligrosas. Es el caso de los nuevos estudios con drogas alucinógenas como el LSD o el MDMA para tratar determinados tipos de ansiedad. La polémica está servida. ¿Drogas para la ansiedad?

Drogas para la ansiedad

Si cada vez más personas reniegan de los fármacos para tratar los problemas de ansiedad y se centran en la medicina alternativa o en terapias naturales, hay quien apuesta aún más fuerte y afirma que drogas como el LSD o el éxtasis pueden ser efectivas para combatir la ansiedad o la depresión.

El uso de este tipo de drogas en el tratamiento de los trastornos emocionales se entiende bajo un estricto control médico, pero eso no evita ciertos riesgos. Y es que si ya se pone en duda la utilidad de medicamentos como los ansiolíticos, los antidepresivos o incluso los hipnóticos para tratar la ansiedad, la depresión y el insomnio, la presencia de drogas alucinógenas como nueva alternativa no deja de ser arriesgada.

Parece que el LSD y el éxtasis pueden ayudar a tratar determinados tipos de ansiedad, especialmente el trastorno de estrés postraumático y el trastorno obsesivo compulsivo, así como la adicción al alcohol. El uso controlado de estas drogas podría actuar beneficiosamente sobre aquellas áreas del cerebro que se ven más afectadas cuando se sufre un trastorno emocional.

El riesgo de las drogas para la ansiedad

Pero en todo caso se trata de una situación en la que tenemos al enemigo en casa. La relación entre las drogas y la ansiedad es bien conocida, así que tratar un problema con mayor riesgo de generar otro, tal vez no sea la mejor idea. De todas maneras, tampoco queremos descartar ninguna alternativa de tratamiento.

Tan solo nos preocupa la utilización en un futuro de estas drogas, que si bien pueden tener fines terapéuticos, hoy en día se utilizan con fines recreativos. La disponibilidad legal de los alucinógenos, aunque sea bajo supervisión médica, podría disparar el consumo de estas sustancias. ¿O no? Y es que el debate sobre la legalización de ciertas drogas es interminable.

Tampoco podemos suponer ese estricto control médico necesario, tal y como promueven los defensores de este tipo de tratamiento. La realidad sanitaria es distinta. Los médicos recetan antidepresivos, ansiolíticos o cualquier otro fármaco para tratar los problemas emocionales sin seguir un control de la medicación ni de los resultados.

Puedes leer más artículos similares a Alucinógenos para tratar la ansiedad: las drogas como tratamiento, en la categoría de Ansiedad en Diario Femenino.