El riesgo de los hipnóticos para el insomnio: es peor el remedio que la enfermedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cada vez más personas sufren algún trastorno del sueño. Desde el insomnio transitorio hasta el insomnio crónico hay un largo camino en el que los pacientes prueban con cualquier tratamiento que les ayude a dormir. Uno de los remedios más utilizados son los hipnóticos, medicamentos que ayudan a dormir pero con consecuencias para la salud.

Qué son los hipnóticos

Los hipnóticos o somníferos son los medicamentos que se recetan generalmente ante un trastorno del sueño. Según el presidente de la Asociación Española de Sueño, más de 5 % de la población recurre habitualmente a estos fármacos para poder dormir. Si bien son efectivos porque inducen rápidamente al sueño, sus efectos adversos los convierten en un peligro para la salud.

Aunque la ciencia médica avanza y atrás quedaron los cinematográficos barbitúricos, los hipnóticos siguen presentando un riesgo para la salud. Además de la dependencia que producen las benzodiacepinas, por ejemplo, la mayoría de estos fármacos, entre los que también se encuentra el Zolpidem, provoca alteraciones en la memoria. Es por eso que la líneas de investigación se dirigen a la búsqueda de nuevos medicamentos hipnóticos con menos contraindicaciones.

Alternativas a los hipnóticos

Por el momento, es poco lo que podemos hacer frente a la necesidad imperiosa de dormir. Se puede entender que, en ciertos casos particulares, las pastillas para dormir se hacen absolutamente necesarias para garantizar el descanso del paciente. Lo que no se puede entender es que la sanidad recurra de forma sistemática a este tipo de medicamentos sin estudiar antes cada caso en particular.

Porque algunos tipos de insomnio podrían evitarse, e incluso prevenirse, con una educación desde la infancia sobre la higiene del sueño. Establecer hábitos rutinarios para dormir es una de las claves para combatir el insomnio, al menos en aquellos casos que no viene motivado por problemas emocionales, por enfermedad o por una alteración del ritmo circadiano.

Los remedios naturales para dormir están al alcance de todos. En las farmacias también disponen de pastillas para dormir elaboradas con plantas. Y los trucos caseros para dormir son bien conocidos por el público en general. Pero hay que reconocer que si tantas personas se decantan finalmente por los hipnóticos es por su alta eficacia para logar el sueño.

Puedes leer más artículos similares a El riesgo de los hipnóticos para el insomnio: es peor el remedio que la enfermedad, en la categoría de Insomnio en Diario Femenino.