La importancia del horario para el insomnio: el reloj circadiano

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La rutina, tan denostada en el ámbito de las relaciones de pareja y del desarrollo personal, se convierte en nuestro mejor aliado contra el insomnio. Muchos trastornos del sueño podrían solucionarse imponiéndonos unos horarios regulares de sueño y vigilia. De esta manera, nuestro reloj circadiano funcionaría a la perfección y recuperaríamos el ciclo del sueño. Pero sabemos que no siempre es posible mantener en hora el reloj biológico.

Horarios regulares para dormir

Los especialistas del sueño coinciden en algunas premisas básicas en la actuación contra el insomnio. Un dormitorio que invite al sueño, un objetivo único que es dormir y una correcta higiene del sueño en la que se incluye un horario regular para diferenciar el sueño de la vigilia. Acostarse siempre a la misma hora y levantarse siempre a la misma hora es uno de los mejores métodos de prevención del insomnio.

Esos horarios regulares de sueño o esa rutina de sueño hace que recuperemos el ciclo natural del sueño haciendo funcionar nuestro reloj biológico o ritmo circadiano. Cuando estamos sufriendo un problema de insomnio estamos alterando ese ritmo circadiano y confundiendo a nuestro cuerpo porque no duerme cuando lo necesita. Este es el origen de esa peor calidad de vida que produce el insomnio.

Pero sabemos que no siempre es posible seguir un horario regular de sueño. Los fines de semana son los grandes enemigos de la rutina del sueño, así como un bebé en la familia, los ruidos del exterior o el empleo cuando se trata de un trabajador a turnos. Los turnos son el caballo de batalla del descanso y la verdad es que hay infinidad de profesiones que requieren este tipo de turnos.

Cómo influye un trabajo a turnos en la calidad del sueño

El trabajo a turnos afecta negativamente a la calidad del sueño y un gran número de personas que trabajan de esta manera sufren de insomnio. El principal motivo es que no pueden seguir un horario regular de sueño que les permita seguir su ritmo circadiano. Porque el ritmo circadiano es igual para todas las personas, no se rige por costumbres, sino por necesidades fisiológicas. Y se trata de un reloj que se activa con la luz diurna y que reduce al mínimo su actividad entre las 03:00 y las 06:00 horas.

El cuerpo pide dormir, necesita un descanso y regenerase de toda la actividad. Esa es la función del ritmo circadiano que desciende a ciertas horas de la noche. Un profesional que trabaja a turnos altera ese ritmo imponiendo a su organismo otro ritmo, podríamos decir, anti natural. Evitar los problemas de insomnio en estos casos es aún más difícil debido tanto a esa alteración del ciclo del sueño como a la propia dificultad para dormir cuando el resto de las personas están ya despiertas.