El ciclo del sueño, clave para entender los problemas de insomnio

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay mañanas que te levantas agotada. Es evidente que no has descansado por la noche, que no has tenido un sueño reparador. Pero te resulta incomprensible porque no tienes problemas para conciliar el sueño y te duermes enseguida. Tal vez tu problema de insomnio es por algo que interrumpe tu ciclo del sueño. ¿Sabes cómo es el ciclo del sueño?

El ciclo del sueño

Es ciclo del sueño consta de cinco fases por las que toda persona ha de pasar obligatoriamente mientras duerme. En toda la noche puedes recorrer esas fases cuatro o cinco veces, por lo que estarías realizando no uno sino varios ciclos del sueño. Cuando se pasan por menos ciclos del sueño en una noche o cuando un ciclo se interrumpe entre fase y fase es cuando aparecen los problemas de insomnio.

La primera fase del sueño es cuando empiezas a notar que se te cierran los ojos y el cuerpo se relaja. En este momento el sueño es poco profundo y puedes no darte ni cuenta de que estás dormida. No necesitas más que unos minutos para pasar a la segunda fase que será cuando empieces a dormir más profundamente. La tercera y cuarte fase es la que se conoce como fase DELTA y es donde logras el sueño reparador.

Finalmente, tras unos 65 minutos, que es lo ocupan estas cuatro fases del ciclo del sueño, llegas a la fase REM, que dura unos 20 minutos y es bien conocida porque si te despiertas en esa fase es cuando puedes recordar los sueños. En todo caso, entre fase y fase pasas por unos minutos en los que no estás dormida, pero son tan breves que no puedes notar que te has despertado.

La interrupción del ciclo del sueño

El insomnio se produce cuando este ciclo del sueño es interrumpido, bien entre fase y fase de cada ciclo o bien entre ciclos. Esos despertares entre ciclos que ocurren de forma natural e inconscientes se convierten en un problemas de insomnio si se mantiene por más de unos segundos, bien sea por el ruido, por la temperatura o porque estás en una postura incómoda.

El ciclo del sueño es en realidad el que garantiza la calidad del sueño, el que posibilita que a la mañana siguiente te levantes descansada y despejada, por eso es tan importante que nada interrumpa tu ciclo del sueño. Hasta tal punto el ciclo del sueño determina tu día que dependiendo de en qué fase del sueño te encuentre el despertador cuando suena te levantarás con más energía, más animada o, por el contrario, cansada y de mal humor.