¿La ansiedad se cura? La ansiedad se maneja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Mientras los trastornos de ansiedad van en aumento, el número de tratamientos médicos y alternativos se multiplican. ¿Son realmente efectivos los tratamientos para la ansiedad o solo alivian un tanto los síntomas?, ¿tiene fin la lucha contra la ansiedad?, ¿la ansiedad se cura? Son las preguntas que se hacen y nos hacemos la mayoría de las personas.

Para tener las respuestas, para saber si realmente la ansiedad se cura o vamos a estar siempre con el peligro de una recaída, primero necesitamos comprender la propia ansiedad y la naturaleza de los trastornos de ansiedad. Lo que sí sabemos desde hace tiempo es que la ansiedad se maneja.

Curar la ansiedad

Desde diferentes ámbitos nos llegan mensajes del tipo "cura tu ansiedad", clínicas, terapeutas, especialistas varios, brujos, magos o ilusionistas nos prometen la cura de la ansiedad. Por ellos vamos a librarnos de las preocupaciones, del miedo, de la inseguridad, de los nervios...Sin embargo, casi nunca funciona, ¿verdad?

Los tratamientos médicos al uso tampoco parecen funcionar a largo plazo, si acaso alivian algunos síntomas de la ansiedad. Lo mismo ocurre con las terapias alternativas, en las que encontramos un bienestar temporal, como si sus beneficios vinieran marcados con fecha de caducidad. ¿No vamos a librarnos nuca de la ansiedad? ¿tenemos que estar siempre alertas a los síntomas?

Dado que la ansiedad es un mecanismo natural de defensa, que además necesitamos para la supervivencia, somos las primeras interesadas en no erradicar la ansiedad de nuestras vidas. El objetivo, por tanto, es aprender a manejar esa ansiedad, manteniéndola como parte de nosotras, dejando encerrados en un oscuro rincón sus efectos negativos.

Manejar la ansiedad

Como la ansiedad es necesaria para sobrevivir, siempre habrá un cierto riesgo de que esa ansiedad se nos vaya de las manos y se convierta, otra vez, en una patología. Así que podemos afirmar que, efectivamente, siempre vamos a tener que estar alertas para controlar la ansiedad. Algo que parece muy difícil, además de agotador, atravesando periodos de ansiedad y periodos de tranquilidad, como hemos hecho hasta ahora.

Siempre con el miedo a que vuelva la ansiedad. Sin embargo, si insistimos en la necesidad de aprender a manejar la ansiedad es para dejar de preocuparnos por ella, para logar controlar la ansiedad de forma natural. Para tenerla siempre presente pero sin que suponga una tensión. En eso consiste en manejar la ansiedad, en saber que está ahí y utilizarla para despertar nuestros sentidos cuando lo necesitemos, no para estar alteradas.

Y no hay secretos, ni magias, ni hechizos que nos enseñen a manejar la ansiedad. Se trata de un proceso que puede llevarnos mucho tiempo, mucho trabajo y mucho interés en aprender los procesos internos de comportamiento. Algo que podemos hacer más fácilmente si ponemos ese aprendizaje en manos de la psicoterapia.