Cómo controlar la ansiedad: hábitos para una vida más tranquila y feliz

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Necesitamos cierto grado de ansiedad para seguir activas, generar ideas, disfrutar de las ilusiones y sentirnos satisfechas con los logros obtenidos. Pero cuando la ansiedad se descontrola, ocurre el efecto contrario, que nos descentra, que los nervios nos paralizan, que las preocupaciones nos pueden.

Es el momento de tomar las riendas y poner la ansiedad bajo control, de aprender a manejarla en lugar de que ella nos maneje a nosotras. Sin perjuicio de los tratamientos médicos para la ansiedad, tenemos algunos trucos para mantener la ansiedad a raya. Aprende a controlar la ansiedad.

Hábitos saludables para controlar la ansiedad

Controlar la ansiedad pasa por cambiar algunos hábitos de vida. Tal vez sea el momento oportuno de cumplir todos esas promesas de vida saludable que llevamos años intentando. Porque para mantener la ansiedad a raya lo que más necesitamos es regularidad. Regularidad en los horarios, en las comidas, en el sueño...lo que viene a ser mantener una rutina diaria, que no necesariamente ha de implicar aburrimiento.

Hacer las comidas a la misma hora todos los días, llevar una alimentación sana y equilibrada donde primen las verduras y los alimentos frescos, y evitar en lo posible las bebidas excitantes como el café, el té, los refrescos o el alcohol, es fundamental para que los nervios no hagan su aparición.

Pero también es fundamental practicar algo de ejercicio físico, que nos ayude a liberar la tensión y a sentirnos más enérgicas, con más vitalidad. Si ese ejercicio físico lo hacemos a última hora de la tarde, estaremos ayudando a paliar uno de los peores síntomas de la ansiedad como es el insomnio. Porque si no dormimos bien, no vivimos bien.

Organización para controlar la ansiedad

Siguiendo con los cambios necesarios que debemos realizar en nuestro estilo de vida para mantener la ansiedad a raya, el paso siguiente después de haber iniciado un plan de vida saludable es la organización. Muchas veces, la ansiedad viene generada por una mala organización, por acumulación de tareas pendientes, laborales o personales.

Así que una buena idea es mantener una agenda al día. En primer lugar, debemos resolver los asuntos pendientes y, una vez libres de obligaciones pasadas, centrarnos en el día a día. A la hora de organizarnos tenemos que ser realistas en los objetivos, algo que tal vez nos lleve unas semanas.

En cualquier caso, también es muy importante dedicarnos cada día algo de tiempo a nosotras mismas. Bastan 20 minutos para desconectar de obligaciones, responsabilidades y preocupaciones y dedicarlos únicamente a pensar o a hacer aquello que nos hace feliz. Inténtalo, y verás cómo empiezas a ganarle terreno a la ansiedad.