Los beneficios del ejercicio físico para combatir ansiedad

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Resulta que sabemos el secreto de una buena calidad de vida y no siempre lo utilizamos. Una alimentación equilibrada y un poco de ejercicio físico es la mejor fórmula para sentirnos bien, con energía y felices.

Las ventajas del ejercicio físico son tantas que hasta se sitúa como el aliado número uno en la lucha contra la ansiedad.

Cuando nos encontramos con un trastorno de ansiedad, no se trata de dejar de lado el tratamiento farmacológico, ni mucho menos la psicoterapia. Pero podemos hacer grandes avances para recuperar el equilibrio emocional si ponemos algo de nuestra parte. "Mens sana in corpore sano" decían los antiguos y así lo vamos a hacer nosotras.

 

Beneficios del ejercicio físico para combatir la ansiedad

Podríamos elaborar una lista interminable con los beneficios del ejercicio físico para combatir la ansiedad y la depresión, pero vamos a limitarnos a los principales y más evidentes, a todos esos beneficios que se perciben desde el minuto cero. Y no hace falta machacarse en el gimnasio o convertirse en una deportista de élite.

Cuando hablamos de ejercicio físico basta con algo de movimiento, como mínimo, 30 minutos cuatro veces por semana. Si tenemos en cuenta que un ejercicio que se adapta a todas las edades y situaciones físicas es caminar ligero por el parque, no podemos dejar pasar esta oportunidad de prevenir la ansiedad a base de un poco de ejercicio.

- Los beneficios del ejercicio físico se observan tanto en el ámbito físico como en el psicológico.

- El ejercicio físico regula el sistema cardiovascular y el respiratorio, con lo que reduce el miedo a algunos síntomas de la ansiedad como son la taquicardia o la dificultad para respirar.

- Practicar ejercicio físico aumenta los niveles de serotonina. Así, nuestro estado de ánimo mejora sintiéndonos más relajadas, más felices y un paso más alejadas de la depresión y la ansiedad.

- El ejercicio también estimula la producción de endorfinas para notar inmediatamente una sensación de bienestar y reducir los dolores musculares propios de los trastornos de ansiedad.

- Mientras practicamos ejercicio físico nos olvidamos de las preocupaciones, recuperamos la energía y la sensación de control.

- La autoestima y la seguridad en una misma también se ven beneficiadas con la práctica de ejercicio físico. Esto nos puede ayudar a eliminar la inseguridad y el temor a no ser capaces de afrontar los problemas.

- Además de proteger el sistema inmunológico, el ejercicio físico es la opción más saludable para combatir la fatiga y el insomnio producidos por los trastornos de ansiedad.