Ejercicio físico para combatir la depresión: ponte en marcha

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Sin perjuicio del tratamiento farmacológico con antidepresivos ni de la psicoterapia, seguimos buscando métodos complementarios que nos ayuden a combatir la depresión. Porque superar la depresión es un trabajo de todos, un trabajo en equipo que incluye a médicos, psicólogos, familiares y amigos pero, sobre todo, nosotras mismas.

Y resulta que hay muchas cosas que podemos hacer por nosotras mismas para acelerar el proceso de recuperación de una depresión, sea del tipo que sea. Sin duda, la práctica del ejercicio físico se presenta como un potente motor para superar la depresión. Eso sí, tenemos algunos matices, porque en los casos de depresión, no todos los deportes son aconsejables.

Cómo ayuda el ejercicio físico a superar la depresión

Sabemos de sobra que cualquier persona, con depresión o sin ella debería practicar ejercicio físico de forma moderada para tener una calidad de vida aceptable. Y no es necesario convertirse en una deportista de élite, ni siquiera apuntarse a un gimnasio para obtener todos los beneficios del ejercicio físico, basta con salir a caminar, correr o andar en bicicleta.

En los casos de depresión, el ejercicio físico supone el mejor complemento para los tratamientos habituales. Además, hay estudios que demuestran que la práctica de ejercicio físico puede ser una buena forma de prevenir los estados depresivos. El motivo es claro: el ejercicio físico aumenta los niveles de serotonina, esa sustancia que regula el estado de ánimo.

Además, el ejercicio físico que practicamos cuando estamos en pleno tratamiento para la depresión puede ayudar a reducir algunos de los efectos secundarios de los antidepresivos. Sentirnos en forma y sanas mejora nuestro ánimo y aumenta las fuerzas y las ganas de hacer cosas. Y es que el ejercicio físico nos mantiene activas, un factor a tener muy en cuenta en los casos de depresión.

El ejercicio físico que más conviene en una depresión

Sin embargo, hay algunos aspectos controvertidos en esto de practicar ejercicio físico para combatir la depresión. Por un lado, hay deportes competitivos, como el tenis, que no se recomienda en los casos de depresión porque pueden aumentar la frustración. Y por otro lado, si somos realistas, la depresión suele paralizar las fuerzas de tal manera que incluso salir de casa puede suponer un esfuerzo titánico.

En esta situación, lo mejor para combatir la depresión es obligarnos a salir a caminar, si podemos acompañadas, para fomentar la sociabilidad, pero un primer paso puede ser ir a caminar solas. Poco a poco, iremos acostumbrándonos a la rutina de caminar varios días por semana y podremos dar un paso más. Andar en bicicleta es otro de los ejercicios más saludables, sobre todo porque también se realiza al aire libre, así como nadar, que es un ejercicio muy relajante además de saludable.

En cualquier caso, debemos ir adaptando la práctica del ejercicio físico a nuestro estado de salud. En cuanto notemos alguna mejoría en la depresión, se trata de dar un paso más y convertir el ejercicio en un aliado para mantener nuestro estado de ánimo. Poco a poco, pero nos ponemos en marcha ya.