¿Te sientes perdida? Protégete frente a la depresión

Sentirse perdida y la depresión

Son muchos los motivos que pueden llevarnos a la depresión, la mayoría de ellos no son tan definidos como nos gustaría, pues si supiéramos la causa exacta de la depresión, podríamos hacerla frente con más efectividad.

Es muy frecuente llegar a sufrir un trastorno depresivo como consecuencia de un desajuste emocional, por lo que la mejor prevención contra la depresión es mantener un equilibrio emocional que nos haga fuertes para afrontar cualquier adversidad. Sin embargo, no siempre se puede conseguir y uno de los momentos en los que más peligro de depresión tenemos es cuando nos sentimos perdidas en la vida.

Me siento perdida y deprimida

El paso de los años no sólo se manifiesta en forma de arrugas o pérdida de vitalidad, sino que también vamos acumulando errores, frustraciones, decepciones, desengaños y contrariedades. Llega un momento en que todo ese equipaje negativo acaba por pasar factura en forma de tristeza y desencanto. Es el momento en el que nos sentimos perdidas en la vida, sin ilusiones y sin esperanza.

Se trata de una situación más habitual de lo que se quiere reconocer y constituye una de las causas más frecuentes de depresión. Que pese más lo negativo que lo positivo que hemos hecho en la vida, que venza la melancolía a la ilusión es algo que puede conducirnos a una depresión por largo tiempo. Es inevitable sentirse perdidas en algún momento de nuestra vida, pero no es inevitable que esto nos lleve a la depresión.

La tristeza, la soledad, la impotencia o la frustración son sentimientos naturales, que no podemos erradicar pero sí aprender a gestionar. En esta vida la verdad es que casi nada sale como lo habíamos planeado, muchas cosas salen peor, pero muchas otras salen mejor. Todo depende de la perspectiva con la que observemos los cambios no previstos y el optimismo con que los afrontemos.

Encontrarse a una misma para evitar la depresión

Tenemos que reconocer que hay personas que mantienen durante toda su vida un espíritu melancólico y triste, que no pueden adaptarse a los vaivenes emocionales fácilmente y que poco a poco su ánimo va debilitándose ante lo que creen una conspiración vital en su contra. Y eso termina la mayoría de las veces en una depresión.

Da igual en lo que creamos, si en un dios, en varios o en el destino; da igual si no creemos en nada, porque de lo único que tenemos que estar seguras es de que nosotras somos las verdaderas artífices de nuestra felicidad. Así que no valen excusas, ni lamentaciones ante las desgracias, ni decepciones antes los fracasos, ni culpabilidades tras los errores. Esa actitud es la que puede llevarnos a perder la salud en una enfermedad grave como la depresión.

Así que en el momento en que nos sintamos perdidas, vamos a mirar nuestro propio mapa. Ese mapa personal en el que se irá dibujando el camino hacia la felicidad y que nosotras mismas iremos pintando. Porque poco importa si estamos perdidas, no tenemos por qué saber dónde estamos en este momento, sino simplemente disfrutar del paseo.

Laura Vélez  •  sábado, 20 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos