Ansiedad y depresión: un círculo vicioso del que se puede escapar

El estrés también es un trastorno psicológico unido a la ansiedad y a la depresión

Ansiedad y depresión, un círculo vicioso del que se puede escapar

El estrés, la ansiedad y la depresión son trastornos psicológicos cada vez más habituales y los tres guardan una estrecha relación. Si bien el estrés puede ser un problema más general, cuando nos encontramos con un cuadro combinado de ansiedad y depresión estamos ante un círculo vicioso del que es muy difícil salir; pero para nada imposible.

La ansiedad que conduce a la depresión

Son muchas las personas que han sufrido alguna vez una crisis de ansiedad; esa sensación de miedo, angustia y desesperación mezclada con sudores, palpitaciones y falta de respiración. Aunque la crisis de ansiedad es un trastorno pasajero y puntual, puede deberse a un cuadro de ansiedad generalizada que conviene tratar cuanto antes.

Podemos identificar que estamos atravesando un periodo de ansiedad cuando nos sentimos temerosas por el futuro, cuando la incertidumbre se transforma en pesimismo, cuando notamos cómo hemos perdido el control o no somos capaces de asumir las responsabilidades; en definitiva, sentimos cómo la vida nos supera.

Como se puede observar, se trata de unos síntomas muy similares a los de la depresión, por lo que ambos trastornos se pueden confundir fácilmente. Es más, en muchos casos, es un trastorno de ansiedad generalizada lo que nos lleva a la depresión más profunda. Por tratarse de una situación en la que hemos estado inmersas un tiempo prolongado, lo mejor es procurarnos un tratamiento especializado.

La depresión que genera ansiedad

Pero a veces no es la ansiedad la que se presenta como causante de la depresión, sino al contrario. Es el estado depresivo el que genera el cuadro de ansiedad por ese temor a no poder salir de la situación. Porque muchas veces, la depresión se mantiene oculta en problemas sentimentales, laborales o familiares, pero llega un momento en que la causa de nuestra desolación deja importar y el darnos cuenta de que estamos ante un problema grave pasa a un primer plano.

La búsqueda de soluciones para escapar de este círculo vicioso que suponen la ansiedad y la depresión no es un camino fácil, pero pasa primeramente por un reconocimiento de que nosotras solas no podemos hacerlo. Buscar ayuda y dejarnos ayudar será el método más efectivo para poder alejar estos trastornos psicológicos que pueden acabar marcando nuestra vida.

Por eso es importante no desestimar la importancia de cualquier episodio pasajero de ansiedad, así como mantenernos alerta si los sentimientos de tristeza, impotencia o falta de interés empiezan a prevalecer sobre los de optimismo e ilusión. Ante cualquier señal, tanto de ansiedad, como de depresión, lo mejor que podemos hacer es acudir a un especialista, independientemente de que también intentemos buscar remedios por nosotras mismas.

Laura Vélez  •  domingo, 21 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x