Temas de conversación (y planes) para alegrar o animar a alguien

¿De qué podemos hablar y de qué no?

L.D

Originales temas de conversación para intentar animar a alguien

Es prácticamente imposible permanecer todo un año feliz. La felicidad es un estado de ánimo que se mide por momentos y, a lo largo de un año completo, pasarás por momentos buenos y por algunos en los que el ánimo estará algo más bajo. 

Lo mismo ocurre con las personas que nos rodean. Amigos y familiares tendrán momentos en los que nos apoyarán y otros en los que necesitarán una palabra de ánimo que les aliente y motive. Estas son situaciones complicadas en las que hay que estar a la altura, pero ¿qué temas de conversación y planes puedes sacar para alegrar o animar a alguien? ¿Cómo acertar con esos temas concretos? ¡Tranquila! Te lo vamos a contar. 

8 temas de conversación para animar a una persona

Cuando alguien está triste hay más posibilidades de no acertar con un tema de conversación que de acertar con él. Por ello, debemos tener la habilidad de dirigir los temas de forma positiva y saber elegir el que mejor se ajuste a cada situación. 

¿De qué puedes hablar para animar a alguien?

1 Viajes

Si hay algo que nos anima bastante es el hecho de hacer planes para un futuro relativamente cercano. Planear un viaje al nivel que queramos (si no hay dinero podemos hacerlo en forma low cost, pero si podemos permitírnoslo lo haremos a todo lujo) nos llevará tiempo y supondrá una distracción y una motivación para que llegue la fecha. 

A la hora de sacar este tema en concreto puedes empezar hablando sobre destinos, precios, formas de viaje, las fechas que mejor se adaptan a vuestro estilo de vida y, por supuesto, planear una guía de viaje. ¿Quién se puede resistir a eso? 

2 Amistades y familiares

En el momento de sacar un tema de conversación no tienes por qué saber la razón de la tristeza de la persona a la que quieres distraer. Quizá sea la pérdida de un familiar, o incluso sentirse solo. Sin embargo, si es posible recurrir a familiares y amigos para animar a alguien, te animamos a hacerlo. 

Recordar con qué familiares y con qué amigos puedes contar realmente ayudará a la persona a sentirse más acompañada. Puedes, además, aprovechar para animarla a que sea agradecida, o que aproveche para quedar con esas personas con las que sí que puede desahogarse

3 Nuevos aires

En los momentos de dificultad ayuda mucho hacer limpieza (física, real) de la casa. Es algo así como una metáfora de lo que necesitamos realmente. Por ello, podemos proponer en la conversación un cambio de aires o de decoración a la casa en la que vive esa persona. Puedes ayudar a planificar esos cambios, dibujar en un mapa o irte de tiendas. 

4 Echar la vista atrás

Al contrario de lo que se pueda pensar, dejar de hablar del pasado no ayuda. Es necesario echar la vista atrás, hablar de lo que nos duele y aprender a superarlo para seguir adelante. No hablamos de una terapia pero quizá recordar las cosas buenas o las cosas de las que hemos aprendido años atrás ayudará a esa persona a ver que esto por lo que está pasando también puede superarlo.

5 Sus ilusiones

Si conoces a esa persona sabrás qué puede moverla por dentro, cuáles son sus ilusiones y cómo podemos hacer que se anime con ellas. Por ejemplo, quizá sea una persona que ama los animales por encima de todo o le encantan los coches, el motor, las aventuras o es una apasionada de la lectura. Conversar sobre sus hobbies y reírse con alguna cosa relacionada con ellos le vendrá muy bien. 

Puedes hablar de amor, viajes, sobre ti... Todo para animar a alguien

6 Sobre ti

Siendo conscientes de que es un momento en el que la otra persona necesita atención también podemos dedicar un momento a compartir nuestras ilusiones con ella. Si es una persona que empatiza mucho y le contamos una buena noticia, logrará animarse con ella y alegrarse por nosotros. No debemos centrar la atención en nosotras pero tampoco ayudará centrar la atención en todo lo negativo que cree que le está sucediendo.

7 ¿Te atreves con el amor?

Tanto si estamos dolidas por tema amoroso como si nuestro ánimo está bajo por cualquier otra circunstancia, a veces, recordar las anécdotas más memorables de nuestras exparejas no viene nada mal. Saber sacar una carcajada de todo lo que hemos pasado nos ayudará a ponerle un granito positivo a todo lo que nos suceda. Al final, la gracia de la vida es esa. ¿O no?

8 Fuera tabúes

Si realmente tenemos enfrente a una persona que lo está pasando mal no pueden existir tabúes que no nos dejen tener una conversación abierta. Habla con sinceridad pero con cariño. Si crees que debes hacer una recomendación como, por ejemplo, la de ir al psicólogo para que dé pasos hacia delante, hazlo con suavidad y sin presionar.

Planes diferentes para intentar animar a alguien 

Junto a los temas de conversación que podemos sacar para alegrar a una persona que lo está pasando un poco mal es importante elegir planes que ayuden a ello. En primer lugar respetaremos el momento de la conversación, en una terraza, en una casa… Pero, tras ello, podemos buscar planes diferentes.

¿Qué planes puedes hacer para animar a alguien?

+ Parque de atracciones

Si la persona a la que quieres ayudar le encanta liberar adrenalina, no hay nada mejor que un parque de atracciones para distraer la atención y desfogar. A veces, simplemente necesitamos pasárnoslo como niños para recuperar la felicidad de los pequeños detalles y minimizar la importancia de otros. 

+ Excursión a la naturaleza

Conectar con la naturaleza nos hace volver a conectarnos con nosotros mismos. Por eso, una ruta de senderismo o un picnic al lado de una cascada puede bastar para pasar un día de desconexión sin demasiadas cosas alrededor. 

+ Reencuentro con amigos

Unido a los temas de conversación que te proponemos más arriba, podemos organizar un reencuentro con amigos que vivan lejos y que hace tiempo que no vemos o un pequeño reencuentro de una tarde. Lo importante es que la persona que esté triste se sienta más que querida. 

+ Escapada de un día

Existen miles de lugares preciosos para visitar y pasar un día de turismo. No hace falta gastar mucho dinero ni irse muy lejos. No será ni siquiera un viaje sino una pequeña escapada para pasar el día fuera del entorno al que estamos acostumbrados. Cambiar de aires nunca viene mal.

Un día de fotos para intentar animar a una persona

+ Día de fotos típicas

Si lo que buscamos es no gastar mucho dinero pero pasarlo bien podemos hacer la guía de las fotos típicas. Cuantísimas cosas tendrás en tu ciudad que ves todos los días, pero jamás te has parado a hacerte fotos en ellas. Pues bien, la idea aquí es doble.

Se trata de pasar un día con la persona que está un poco baja de ánimo en el que podemos hablar, andar, visitar nuestra ciudad y hacer fotos hasta que nos veamos guapas en ellas. Cuando pase el tiempo, esas fotos se convertirán en más que unas típicas imágenes. 

+ Sesión de...

Animarse pasa por sentirse bien con una misma y, por ello, puedes dedicar una tarde entera a una sesión de lo que más os guste. Puede ser desde una sesión de belleza íntegra hasta una tarde de maratón de las películas más memorables, todo depende de la actividad que os encante. Eso sí, que no falte la música, el picoteo y una bebida rica.