La empatía: aprende a desarrollarla y mejora tus relaciones

La empatía es ponerse en el lugar del otro para comprenderle

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Vivimos en sociedad aunque cada vez pasemos más tiempo mirándonos el ombligo y mirando, sobre todo, la pantalla del móvil. Nos convertimos en islas donde en el mejor de los casos nos preocupamos por conocernos a nosotras mismas pero, ¿qué pasa con los demás? La gente que nos rodea están a punto de convertirse en incomprensibles desconocidos y por eso necesitamos más empatía. Descubre cómo desarrollar la empatía y mejorar tus relaciones.

Qué es la empatía

La empatía es una capacidad cognitiva y emocional que nos permite percibir, compartir y comprender lo que otra persona siente. No es un método de adivinación, es una habilidad social más que desafortunadamente escasea en este mundo individualista. Seguro que más de una vez has oído eso de ponerte en los zapatos del otro, de eso trata la empatía.

La empatía no es que tengas que sentir la misma angustia que siente tu mejor amiga antes de ir a hacerse una prueba delicada al hospital, no es que tu vida se desmorone por solidaridad con ese compañero de trabajo que acaba de perderlo todo y tampoco es caer en la misma depresión que está sufriendo tu hermana. La empatía es poder comprender lo que están viviendo esas personas.

Para qué sirve la empatía

Tampoco hace falta llegar a extremos. También puedes sentir empatía en situaciones menos delicadas, incluso hace falta la empatía en situaciones positivas. Cuando tu amiga aprueba el examen de conducir, por ejemplo, puede ser un gran hito en su vida aunque a ti te parezca una nimiedad. Y a estas alturas puede que te preguntes para qué sirve la empatía.

Como habilidad social, la empatía sirve para acercarte más a la gente que te rodea, para establecer vínculos más fuertes y para interactuar de una forma más saludable. La empatía también sirve para apoyar a una persona en un mal momento, para abrir tu mente a experiencias que tú no has vivido o para sentir que formas parte de algo más grande que tu propia individualidad.

Cómo se desarrolla la empatía

En resumen, la empatía es ponerse en el lugar del otro con el fin de comprender cómo se siente. Y eso es algo que puedes desarrollar teniendo en cuenta algunos aspectos importantes.

+ Empatizar con alguien es entender a ese alguien, conocer su situación y comprender sus sentimientos aunque tú tuvieras otros distintos en la misma situación.

+ Las personas somos diferentes, no reaccionamos igual y no nos sentimos igual ante una misma situación. Aceptar esa diferencia forma parte de la empatía y el objetivo es que la otra persona no se sienta aislada por sentir de forma diferente.

+ Para poder entender a alguien hay que escuchar, pero escuchar de verdad, con la mente abierta y sin prejuicios. Por un momento debemos trasladarnos hasta el corazón de la otra persona y prestar atención desde allí, no desde nuestra propia perspectiva.

+ Los consejos no forman parte de la empatía, a no ser que te los pidan. La parte más valiosa de la empatía es la presencia, el apoyo y la comprensión.

+ Para ser una persona empática tendrás que aprender también a contextualizar. ¿Cuál es la situación que rodea a esa persona? ¿qué factores en su vida influyen para que sienta así?

+ No tienes que ejercer de psicóloga o terapeuta, tan solo escuchar y observar su lenguaje corporal. Y si acaso, hacerle preguntas que lleven a esa persona a comprenderse mejor a sí misma.