La empatía y otros hábitos sanos de las parejas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si hubiera un único secreto para que las relaciones de pareja tuvieran éxito, seguramente ya lo habríamos encontrado y no tendríamos que sufrir ningún ruptura más. Pero no hay un solo secreto, sino muchos ingredientes que conforman las parejas felices y la empatía es uno de ellos. Hablamos de la empatía y de otros hábitos sanos de las parejas.

La importancia de la empatía para una pareja feliz

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de comprender sus emociones y de entender su forma particular de ver la realidad. Se trata de una virtud necesaria no solo en las relaciones de pareja, sino en cualquier tipo de interactuación social. Y sin embargo, cada vez menos personas la practican.

En la relación de pareja, la empatía es especialmente necesaria puesto que hablamos de dos personas diferentes, con diferentes puntos de visa y con diferentes experiencias vitales que han decidido convivir juntos y acercar toda esa diversidad hasta un punto medio que pueda ser comprendido por ambas. Parece fácil, parece el secreto de la felicidad en pareja, pero lamentablemente no se da en todos los casos.

Una pareja que practica la empatía no es una pareja que no discute nunca, sino una pareja que se esfuerza por comprender lo que está sintiendo el otro, las reacciones del otro y que entiende, aunque no comparta, la forma de actuar del otro. El único camino posible hacia el entendimiento entre dos personas es la empatía, pero muchas parejas aún no se han dado cuenta.

Otros hábitos sanos de las parejas

La empatía es uno de los hábitos más sanos de las parejas, pero no es el único. Las parejas felices tienen el hábito de la empatía, pero también el del respeto por la identidad del otro, por su personalidad que no intentarían cambiar jamás porque perderían la esencia de la persona de la que se enamoraron. Y el respeto tiene muchas formas de manifestarse.

El apoyo o la complicidad en la pareja también forma parte de esos hábitos que derrochan las parejas felices o las parejas con química. Son parejas que entienden la relación como una campo de amor y no de batalla y que de forma natural se posicionan del lado de su pareja.

Luego está la buena comunicación, las demostraciones de cariño, los 'te quiero' diarios, los detalles y, especialmente, el interés de ambos en que la relación no caiga en la monotonía. Cuidar la pareja es cosa de dos, no vale con uno que tire del carro siempre porque al final el amor acaba descompensado.