Evitar discusiones: aprende a relajarte y no discutir con tu pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Dicen que las crisis y las discusiones son inevitables en las relaciones de pareja. Sin embargo, nosotras pensamos que la gran mayoría de los desencuentros se podrían evitar. Y si bien se puede discutir de forma saludable, desde luego no es la mejor forma de comunicación. Descubre cómo evitar las discusiones y aprende a relajarte.

Cómo relajarte para evitar una discusión

No es que tengáis crisis de pareja, es que tu novio te pone de los nervios con algunas de sus actitudes y tú no eres la reina de la templanza. Es hora de evitar tantas discusiones con estos sencillos pasos para relajarte.

1 Respira. Para poder evitar una discusión de pareja es imprescindible aprender las técnicas básicas de relajación y eso incluye la respiración. Respira hondo en el momento en que empieces a resoplar y expulsa el aire por la boca lentamente junto con todo el rencor que te inspira ahora mismo tu pareja. Repite el ejercicio 5 veces.

2 Cuentas. Si no se ha pasado el cabreo con la respiración y aún quieres que ese hombre desparezca de la faz de la tierra durante unas horas, lo mejor es contar. Puede que el clásico contar hasta 10 no sea suficiente porque dependiendo del malentendido a lo mejor tienes que contar hasta 1000, pero tú cuenta.

3 Tararea. Ese ser al que amas con todo tu corazón también es capaz de convertirse en un monstruo incapaz de comprender nada. Como sabes que le seguirás queriendo mañana, deja que pase el temporal suavemente mientras tarareas por lo bajo y te abstraes en tu mundo. Eso le confundirá y le dejará sin argumentos.

4 Abrazos. Si es tu novio el que más enfadado está, si tú has metido la pata y además le quieres pedir perdón antes de que estalle la discusión, puedes abrazarle. Un abrazo es capaz de templar el corazón más frío y suaviza las irritaciones de cualquiera.

5 Portazo. Si no funciona ninguna de las propuestas civilizadas tienes vía libre para evitar la discusión huyendo previo portazo para hacerle ver que estás enfadada. Vuelve después de unas horas y a lo mejor te encuentras a tu chico en el sofá, con los brazos cruzados y enfadado, pero se le habrán pasado las ganas de discutir seguro. Dale un besito cuando llegues, por si acaso.

Puedes leer más artículos similares a Evitar discusiones: aprende a relajarte y no discutir con tu pareja, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.