Mi pareja tiene TOC, ¿cómo puedo ayudarle para que lo supere pronto?

Cómo afecta el Trastorno Obsesivo Compulsivo a las relaciones sentimentales

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo ayudar a tu pareja con TOC

Convivir con una persona que sufre un Trastorno Obsesivo Compulsivo es muy complicado, por eso la pregunta más habitual es cómo puedo ayudar a mi pareja si tiene TOC. Hay que tener muy claro que el TOC necesita un tratamiento psicológico y puede que farmacológico, pero tú como pareja también puedes hacer algunas cosas. ¿Quieres saber cuál es la mejor forma de apoyar a tu novio/a con este trastorno para que lo supere lo antes posible? Toma nota de lo que te contamos a continuación. 

Comprendiendo el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Puede que tu pareja sea un maniático del orden o de la limpieza, puede que tenga ciertas actitudes extravagantes como separar los alimentos en el plato o puede que sufra un Trastorno Obsesivo Compulsivo. Si la convivencia en pareja en circunstancias normales ya es un deporte de alto riesgo, cuando uno de los dos sufre un trastorno de ansiedad, la relación se convierte en una verdadera pesadilla.

Pero vayamos por partes. Lo primero que puedes hacer para ayudar a tu pareja si tiene TOC es intentar comprender lo que le pasa. ¿Qué es exactamente el TOC? Se trata de un trastorno de ansiedad caracterizado por las obsesiones y los pensamientos intrusivos que llevan a esa persona a realizar compulsiones o actos de forma inevitable para aligerar la carga de angustia y ansiedad.

Pensamientos del tipo si no repito cinco veces esta palabra alguien va a morir o pensamientos mágicos que se escapan a toda lógica pero que llevan a esa persona a no pisar las junturas de las baldosas en la calle. Y qué decir de los TOC relacionados con la limpieza excesiva o el peligro de contaminación. Si tu pareja no se atreve ni a tocarte porque acabas de llegar de la calle, ¿cómo se lleva adelante esa relación?

Comprender el Trastorno Obsesivo Compulsivo es difícil, así que tendrás que buscar toda la información posible y no perder de vista en ningún momento que todas esas obsesiones o compulsiones no definen a tu pareja, el TOC es una enfermedad y tu pareja actúa así por ese trastorno, no porque sea así. En definitiva, no te olvides en ningún momento que todas esas compulsiones que tanto interfieren en tu relación son inevitables (hasta que busque un tratamiento) y que tu pareja es la primera persona que se siente mal por hacerlas.

Cómo afecta el TOC a una relación de pareja

Así afecta el Trastorno Obsesivo Compulsivo en una relación sentimental

En efecto, la persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo sabe que algo falla, pero no lo puede evitar. No puede evitar pasar más de una hora de su tiempo ocupado en sus compulsiones, esas que consiguen que el universo, su universo, siga girando sin que se desmorone. Y recuerda que dentro de su universo también estás tú, que eres su pareja.

Si en los casos de depresión de la pareja es la incomprensión lo que más afecta a la relación, en el caso del TOC hablamos ya de actos palpables y tangibles que pueden resultar molestos e insoportables para la otra persona. Cambiar las toallas y las sábanas todos los días es algo que debes respetar pero en lo que no tienes que participar. Tú no tienes el TOC, trata de comprender a tu pareja y de no desvalorizar su problema, pero tampoco compartas sus compulsiones.

Imagínate que tu chico/a tiene la obsesión de la contaminación. La vida cotidiana es una auténtico infierno porque todo está lleno de peligros. O si tiene el Trastorno de Acumulación y la mayor parte de vuestra casa está ocupada con cosas. No se puede vivir en ese hogar, ¿verdad? ¿Y si se trata de pensamientos obsesivos sobre sucesos violentos o catástrofes? El miedo marcará vuestras rutinas diarias.

De ti depende tirar la toalla y romper esa relación. Nadie va a juzgarte por ello, ya que el TOC suele destruir la vida de la persona que lo sufre y de todos los que estén a su alrededor. Pero tienes la otra opción, la de ayudar o, más bien, la de apoyar a tu pareja siempre y cuando se ponga en tratamiento lo antes posible.

Cómo ayudar a tu pareja con TOC

¿Cómo apoyar a alguien que padece Trastorno Obsesivo Compulsivo para que lo supere?

Aquí entramos en la necesidad de distinguir tener manías de tener un TOC. Las manías, mientras no afecten al normal funcionamiento de la vida diaria, son tolerables y aceptables en una pareja. El TOC necesita un tratamiento. Así que el mejor gesto de apoyo hacia tu pareja es llevarle de la mano hasta un psicólogo que pueda ayudarle.

+ Implicarte en la terapia que siga tu pareja es otra forma de ayudar. Saber en qué consiste la terapia elegida o el tratamiento a seguir y tener instrucciones sobre qué actitudes le pueden perjudicar o no. Eso no lo vas a encontrar en este artículo ni en otros que encuentres en Internet, es algo que debe explicarte el psicólogo que trate a tu pareja de forma personalizada.

+ Si la empatía es necesaria en toda relación sentimental, en el caso de una pareja con TOC se convierte en la única posibilidad de supervivencia. No critiques a tu pareja por sus compulsiones, recuerda que no son manías que pueda evitar. Y, sobre todo, no juzgues a tu pareja, recuerda que tiene un trastorno y no se curará de la noche a la mañana, lleva su tiempo. 

+ Acepta sus compulsiones, acepta sus obsesiones, acepta que tiene un problema por el que está sufriendo, pero no le alientes. No hace falta que le recuerdes constantemente que está equivocado y que el mundo no se va a acabar si no se lava las manos siete veces, pero tampoco hace falta que le imites en sus actos compulsivos.

+ La paciencia será tu arma más poderosa para sobrevivir al TOC de tu pareja. Tú también vas a sufrir las consecuencias de su trastorno y, como te decimos, no es algo que vaya a superar de un día para otro. ¿Tienes la paciencia suficiente?

+ Es muy importante que no culpabilices a tu pareja por los inconvenientes (y serán muchos) que puedan surgir en vuestra vida diaria a causa del Trastorno Obsesivo Compulsivo. Es una enfermedad que él no ha elegido, así que no le reproches todos los problemas que está ocasionando.

+ Escuchar sin juzgar, escuchar haciendo preguntas, escuchar sin dar consejos es el mejor apoyo para una persona que está sufriendo un TOC. Y lo mismo sirve para personas con ansiedad o depresión. Escuchar es una muestra de apoyo, decir lo que tiene que hacer puede ser demoledor.

+ Respeta sus compulsiones hasta que el psicólogo os dé vía libre para comenzar con la terapia de exposición progresiva. Entonces tendrás un papel más activo y necesitará todo tu apoyo la primera vez que se atreva a no hacer la compulsión.

+ Las discusiones están permitidas y hasta son aconsejables en todas las relaciones de pareja, pero no los reproches. Reprochar a una persona con TOC su conducta no hará sino reafirmarla en sus miedos y obsesiones.

+ Brinda a tu pareja refuerzo positivo. A medida que avance en la terapia, celebra sus logros y resta importancia a sus posibles tropiezos. Señala siempre lo positivo de lo que está ocurriendo, ya se encargará él de recordarse a sí mismo todo lo que va mal.

¿Y qué pasa contigo? Te lo preguntamos porque una cosa es ayudar a tu pareja que tiene TOC y otra muy distinta es que te olvides de ti misma. Tú también debes cuidarte, procura tener tu espacio propio, reserva tus momentos a solas, con tu familia y con tus amigos y déjate cuidar por los tuyos. La función de cuidadora es muy desgastante. Y si no quieres hacerlo por ti, hazlo por tu pareja, que te necesita al cien por cien. Y recuerda: el TOC puede superarse, todo irá bien y tu pareja (con tu ayuda) volverá a ser la persona que era antes de padecer este arrollador trastorno.