Cómo saber si tengo TOC: 15 señales MUY evidentes

Algunos signos claros que evidencian que sufres Trastorno Obsesivo Compulsivo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es uno de los trastornos de ansiedad más limitantes. Existe cierto peligro en que, con el tiempo, el TOC te lleve a tener problemas en el trabajo, en tu vida social, en tu pareja, en tu familia y acabe por aislarte. Por eso, conviene buscar un tratamiento psicológico ante los primeros indicios pero, ¿cómo saber si tengo TOC? Atención a las señales más evidentes.

Cómo detectar si sufres Trastorno Obsesivo Compulsivo

Puede que últimamente te sientas más nerviosa, todo te sobrepasa o sientes que la vida te supera. Es la ansiedad que tan bien conoces, ¿verdad? Pero es que además ahora tu cabeza se ha llenado de pensamientos obsesivos que a ratos consideras absurdos y otros ratos crees que son verdades absolutas.

Esos pensamientos obsesivos están cargados de miedo. Tienes miedo de cosas que antes ni te habías planteado y ahora esas preocupaciones ocupan el lugar principal en tu vida. El miedo te hace sentir insegura y con más ansiedad y necesitas calmarte como sea. ¿Y cómo lo haces?

La calma (momentánea) llega cuando realizas un acto compulsivo. Lavarte las manos, ordenar por colores los calcetines, comprobar si has cerrado la puerta cinco veces o revisar ese mail otras cinco veces por si acaso no lo has enviado al destinatario correcto. Son las compulsiones producto de las obsesiones y estamos ante un TOC.

15 contundentes signos de que tienes TOC 

Estas son las obsesiones y compulsiones más frecuentes cuando sufres un TOC. Fíjate bien si tienes alguna de ellas y consulta con un profesional.

1. Tienes miedo a la enfermedad. Puede que tú te pongas enferma o alguien de tu familia.

2. La idea de que algo puede estar contaminado no te abandona en todo el día.

3. Te lavas las manos continuamente, limpias y desinfectas todos los rincones de tu casa y puede que tengas que ducharte varias veces al día.

4. Te cambias toda la ropa cuando vuelves de la calle y la metes en la lavadora por miedo a que esté contaminada.

5. Te asusta perder el control y hacer daño a alguien. Puede que imágenes o pensamientos violentos se paseen por tu mente.

6. Necesitas que todo tenga un orden determinado.

7. Guardas y acumulas cosas que no necesitas, que no usas o que ya no sirven.

8. Te cuesta tomar decisiones.

10. Revisas continuamente tu trabajo en busca de errores fatales.

11. Compruebas una y otra vez gestos cotidianos como apagar la luz, cerrar la puerta o buscar las llaves del coche.

12. Tienes ciertos rituales que consideras necesarios para calmar tu ansiedad, como sentarte siempre en la misma silla o bajar y subir las persianas antes de dejarlas de una determinada manera.

13. Repites palabras, frases o secuencias numéricas con el objetivo de que nada malo ocurra.

14. Tienes algunos tics corporales como parpadear o tocarte alguna parte de tu cuerpo de forma compulsiva.

15. Tienes miedo a olvidarte de algo importante.

Qué hacer si sufres TOC

Que tengas manías o rituales en algunos momentos del día, que tengas alguna superstición o que te hayas acostumbrado a hacer algún gesto repetitivo no es señal de que tengas un Trastorno Obsesivo Compulsivo. La clave para saber si tienes un trastorno es la obsesión y la recurrencia de esos pensamientos intrusivos.

Generalmente, puedes intuir que algo ocurre porque el TOC afecta y limita tu vida personal, social y laboral. Así que es mejor pedir ayuda a un profesional de la psicología cuanto antes, ante la primera duda. Ponerte en manos de especialistas no solo hará que superes el Trastorno Obsesivo Compulsivo, sino que también puede ayudarte a reducir la ansiedad y vivir sintiéndote libre, segura y sin miedos.