Trastorno de Acumulación Compulsiva: ¿sufres este desesperante TOC?

Cuando guardar y almacenar cosas se convierte en una enfermedad obsesiva...

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Trastorno de Acumulación Compulsiva: qué es

¿Tu casa está repleta de cosas? Puede que seas de ese tipo de personas que se resisten a tirar a la basura cosas que ya no sirven o que ya no utilizan, puede que te encante recoger de la calle objetos o muebles, comprar en los rastros algo de decoración o que tengas una o varias colecciones. Y eso no significa necesariamente que tengas un Trastorno de Acumulación Compulsiva. ¿Quieres saber más sobre este tipo de TOC? ¿Quieres saber si lo sufres? Muy atenta a sus síntomas y a su tratamiento

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

Como ya sabes, el Trastorno Obsesivo Compulsivo o TOC es una enfermedad. Se trata de un trastorno muy ligado a la ansiedad que se manifiesta de muchas formas. Algunos tienen que lavarse continuamente, unos necesitan repetir palabras o frases, otros tienen que comprobar varias veces la misma cosa y otros más sienten la necesidad de acumular.

Todo esto se produce por los pensamientos obsesivos. Las obsesiones llevan a pensar que si algo no se hace de una manera determinada, algo malo ocurrirá. Que si no te lavas las manos continuamente, te contagiarás de alguna enfermedad. Que si no repites mentalmente ciertas palabras o frases, la peor de las desgracias caerá sobre ti o sobre los tuyos. Que si no compruebas si has cerrado la puerta de casa, la inseguridad te bloqueará durante todo el día.

Y el miedo, el pánico y la ansiedad. El universo no estará en orden hasta que tú no realices esa compulsión que necesitas para que todo salga bien. Es como una forma de tener bajo control todos los sucesos de la vida, algo que no deja de ser una fantasía, ¿verdad? Porque por más compulsiones, tics o rituales que hagas, siempre hay algo que se nos escapa.

Qué hacer y qué NO hacer en un caso de TOC

Qué es el Trastorno de Acumulación Compulsiva

El mundo de los Trastornos Obsesivos Compulsivos se caracteriza por tres cosas: obsesión, compulsión y ansiedad. Como ves, un cóctel de lo más explosivo para la salud mental y física que puede acabar destruyendo la vida de la persona que lo sufre. Entre los diferentes tipos de TOC se encuentra el Trastorno de Acumulación Compulsiva.

En este trastorno de acumulación, la compulsión es acumular, adquirir, guardar cosas. ¿Qué cosas? Las que sean. Pueden ser siempre los mismos objetos o pueden ser objetos variados. Es un coleccionismo llevado al delirio que les proporciona una seguridad que nunca acaban de lograr. Porque el TOC no tiene fin, las obsesiones no paran nunca y las compulsiones solo logran reducir el malestar de la ansiedad durante un breve periodo de tiempo.

El Trastorno de Acumulación Compulsiva puede llevarte a acumular periódicos y revistas, botellas vacías, cajas, electrodomésticos que han dejado de funcionar hace muchos años, ordenadores, menaje y ¡cuidado! hasta animales. A menudo se relaciona este TOC con el Síndrome de Diógenes, aunque presentan algunas diferencias.

Quizá te interese: "TOC y perfeccionismo no son lo mismo: estas son sus diferencias"

¿Tienes un Trastorno de Acumulación Compulsiva?

Y, ¿cómo saber si tienes este trastorno o simplemente te gusta guardar cosas? Es que puede que te resistas a tirar ese sillón que está tan viejo porque te trae recuerdos familiares o que te guste guardar todas las cajas de galletas vacías o que tengas alguna colección curiosa. Pero, ¿tienes un TOC?

Lo primero en lo que te tienes que fijar es si esa conducta de acumular cosas te está suponiendo problemas familiares. No pasa nada porque tu pareja no comparta tu "manía" pero, ¿te estás quedando sin sitio en casa por guardar tantas cosas? O tal vez no te atreves a invitar a nadie a tu casa para que no te juzguen.

Y lo segundo en lo que tienes que fijarte es en los motivos por los que guardas las cosas, algo que está muy relacionado con los síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

Síntomas del Trastorno de Acumulación Compulsiva

Síntomas del Trastorno de Acumulación Compulsiva

¿Quieres acumular todas esas cosas o necesitas acumularlas? Esa es la gran pregunta que te descubrirá si sufres un trastorno o es que tienes una manía muy peculiar. El TOC presenta altos grados de ansiedad, llegando incluso al ataque de pánico cuando no se puede realizar la compulsión.

Un pensamiento te invade e inunda todo tu día. "Necesito tener este objeto en casa". Y no te concentras en el trabajo, no prestas atención a la conversación con tu amiga, se te olvida hacer la compra y en casa estás como ausente porque el pensamiento se ha convertido en una obsesión.

Te empiezas a poner nerviosa, te sudan las manos, tienes palpitaciones, tu ansiedad aumenta porque necesitas recoger ese objeto y llevarlo a casa. Necesitas tenerlo cerca de ti, junto con tus otras preciadas posesiones. Y hasta que no lo tienes, tu malestar va en aumento, la confusión, las dudas sobre si te ocurre algo malo, la inseguridad por no entender qué está pasando.

Está pasando que tienes un Trastorno Obsesivo Compulsivo, pero todo eso se te olvida en cuanto consigues meter en casa el objeto. Uno más. El alivio es inmediato. Ahora estás bien, ahora piensas que estás haciendo lo correcto porque, ¿no ves cómo todo dentro de ti se ha puesto en orden? Lamentablemente esa sensación de seguridad no dura mucho.

Y enseguida encontrarás otro objeto que almacenar, otra cosa que acumular. Porque tu obsesión así te lo pide y la compulsión es lo único que puede calmarte.

Cómo tratar el Trastorno de Acumulación Compulsiva

Como te puedes imaginar, el Trastorno de Acumulación Compulsiva es un problema serio que tienen que tratar los profesionales. Una terapia psicológica es necesaria en todos los casos, ya que no es algo que podamos solucionar o curar por nosotros mismos. ¿O cuántas veces te has prometido que es la última vez que metes algo más en casa? ¿Has cumplido esa promesa?

Generalmente, la ayuda llega en forma de terapia cognitivo conductual, una técnica de mucho éxito para tratar fobias, trastornos de ansiedad o incluso depresión. Porque se trata de un método que llega a la raíz de esos pensamientos obsesivos y los transforma por otros más realistas. ¿Qué es lo peor que puede ocurrir si no acumulas eso en casa? ¿Te pondrías en peligro a ti o a tu familia?

Una vez transformados los pensamientos, las obsesiones dejan paso a la reflexión consciente y realista y es a partir de ahí cuando se puede comenzar a cambiar la conducta. Lleva un tiempo, por supuesto, porque los hábitos adquiridos durante un tiempo son resistentes. Pero tú eres más resistente que ellos y lo conseguirás. Sin prisa, pero sin pausa, trabajando cada día junto a tu psicólogo para que todo salga bien.

En algunos casos, también se puede necesitar un tratamiento farmacológico para superar este Trastorno de Acumulación Compulsiva. No tengas miedo a los medicamentos si tanto tu médico como tu psicólogo se han puesto de acuerdo. Cualquier ayuda para vencer un TOC es bien recibida y conseguirás recuperarte con mayores garantías de éxito.

¿Y por qué no probar otras terapias? Tus referentes en el tratamiento del Trastorno de Acumulación Compulsiva serán, como ya hemos dicho, tu médico y tu psicólogo, pero no descartes otras opciones como terapias naturales o la práctica de yoga, meditación y, especialmente, de ejercicios de relajación que te ayudarán muchísimo a la hora de reducir la ansiedad.

Toma aire, respira hondo y adelante, porque tú también puedes superar el TOC.