Por qué siempre debes tener tu propio espacio en pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Beneficios de tener tu espacio en pareja

A veces nos desdibujamos cuando vivimos en una relación de pareja y supone todo un peligro. Se puede amar incondicionalmente y se puede apostar por una relación sin necesidad de renunciar a una misma. Te contamos por qué debes tener tu propio espacio en pareja, no cedas nunca ese terreno.

La importancia de mantener un espacio independiente en pareja

Quieres a tu pareja, estás muy enamorada y te apetece compartirlo todo con él. ¿Todo? Ten mucho cuidado con el significado que le das a ese 'todo' porque resulta tan engañoso como el 'para siempre'. Siempre insistimos en preservar un espacio propio en pareja porque se trata de cuestión vital. Y decimos 'vital' en su sentido más amplio.

Un espacio propio en pareja no significa reservar una habitación para ti sola en la convivencia, aunque tampoco estaría mal. Mantener un espacio propio significa guardar una parcela de independencia que te permita seguir desarrollándote como persona individual y no como esa mitad de una naranja. En forma de amigos, en forma de viajes en solitario, en forma de aficiones sin tu pareja o en forma de momentos de ocio para ti.

La importancia de mantener un espacio propio en la pareja no es una táctica agorera como si te estuvieras protegiendo por si acaso la cosa acaba mal, aunque también. El espacio propio también beneficia a tu vida en pareja y es el que posibilita que vivas en una pareja feliz y saludable. Tu valía se mide por tu personalidad, no por el papel que ejerces en pareja.

Recuerda siempre tener tu propio espacio, ese en el que no eres 'pareja de', sino en el que eres tan solo tú. Ese espacio te permite observar tu relación con cierta distancia, lo que supone toda una ventaja a la hora de, por ejemplo, analizar y solucionar los problemas de pareja que se puedan presentar. Pero sobre todo, ese espacio propio te permite mantener tu esencia, que es ese tesoro individual que nunca debes prestar a nadie.