Por qué algunas parejas continúan juntas por inercia

Miedo al cambio y a la soledad son algunos de los motivos más frecuentes

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Supuestamente es el amor el pegamento que mantiene unidas a las relaciones de pareja, pero no siempre. Todos conocemos o tal vez hayamos vivido durante un tiempo en una de esas parejas que continúan juntas por inercia donde cualquier resquicio de amor pasó a la historia hace ya mucho tiempo.

La costumbre que mantiene unidas a las parejas

Frente a esas parejas con química que causan envidia a su paso porque en sus miradas saltan chispas de complicidad, amor y deseo nos encontramos con esas parejas por inercia en las que no queda ni amor, ni pasión, ni interés. ¿Por qué siguen juntas las parejas cuando ya no se aman? ¿por qué algunas de esas parejas por inercia son consideradas parejas bien avenidas?

Está claro que en este tipo de parejas por inercia la costumbre es más poderosa que el amor. Un persona que se acostumbra a tener al lado a la otra persona, unidas por un compromiso que en principio fue de amor pero ahora es la fuerza de la costumbre. Un compromiso más duradero que el amor, parecer ser en estos casos, pero que encierra un aspecto tóxico y peligroso.

Porque no es solo la costumbre lo que mantiene unida a esta pareja, también es el miedo. Miedo a salir de la zona de confort, miedo a romper un vínculo cómodo pero no necesariamente honesto y, sobre todo, miedo a la soledad. ¿Merece la pena una pareja por inercia? Hay casos y casos.

Hay casos de amigos que se convierten en pareja para reducir el peso de la soledad, hay casos de parejas que se han dado por vencidas y que consideran más cómodo seguir en esa relación con el amor muerto antes que luchar por mantener la chispa y has casos en lo que la inercia los convierte en dos extraños conviviendo que a duras penas se respetan y se soportan.