Cuándo una relación de pareja comienza a ser tóxica y peligrosa

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El amor no lo puede todo en las relaciones de pareja y cuando te encuentras en una relación tóxica, sea por el motivo que sea, debes ponerle fin porque es peligrosa. Sin embargo, no siempre es tan fácil identificar cuándo una relación comienza a ser tóxica y peligrosa. Te ayudamos a descubrirlo.

Reconocer una relación tóxica y peligrosa

Te gusta un hombre difícil, le identificas como tal y no te importa porque solo le quieres para un rollo. De pronto un día te das cuenta de que estás enganchada a esa persona y no sabes cómo decir adiós. Esta es una de las situaciones más comunes en las que te das cuenta de que estás en una relación tóxica y peligrosa, pero no es la única. Hay otras más difíciles de detectar.

Porque puede que no tuvieras identificado a ese hombre como tóxico. Puede que estuvieras convencida de que era el hombre ideal y, sin embargo, un día te das cuenta de que te sientes insegura, emocionalmente débil y que estás sufriendo en esa relación. Los motivos son tan variados como personas hay en el mundo, pero atenta a las señales.

Si no te sientes cómoda en la relación para expresar tus sentimientos, si no te sientes valorada, si crees que no te mereces algo mejor, si no te alejas porque crees que necesitas a esa persona, si dependes de él y así te lo hace saber cada vez que tiene ocasión, si tu opinión no cuenta tanto como la suya, si siempre acabas cediendo tú. Estás en una relación que puede acabar con tu autoestima.

Pero una relación es tóxica y peligrosa no solo por el riesgo de hundir tu autoestima, sino que a veces puede poner en peligro tu salud. Si bien los comportamientos agresivos son evidentes, hay otros comportamientos peligrosos que no se perciben tan claramente pero que son tan peligrosos como la agresividad. El aislamiento de tu círculo social y de tu familia es lo que debes evitar a toda costa para tener una red de apoyo en el momento en que puedas salir de esa relación.