Cómo conseguir que tu pareja no centre tu vida entera

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Te has enamorado, eres correspondido, formas una relación de pareja, eres tan feliz que ojalá ese estado no terminara nunca. Pero cuidado, porque si bien es normal quedar abducida por tu pareja durante las primeras semanas de amor, es muy peligroso que mantengas esta situación. Descubre cómo conseguir que tu pareja no centre tu vida entera. Serás más feliz.

Que tu pareja no se convierta en lo único en tu vida

Lo entendemos todas. Que un buen día te enamores y desparezcas durante una temporada para vivir tu amor. Que las pocas veces que salgas de tu burbuja de amor no puedas evitar hablar de tu pareja, pensar en tu pareja, estar deseando volver con tu pareja. Pero esa temporada procura que dure poco tiempo.

Porque convertir a tu amor en el centro de tu vida es una actitud que puede llevarte a vivir en una pareja tóxica. Por eso no puedes permitir que tu pareja sea lo único que importa en la vida. Tienes un trabajo, una familia, unos amigos y unos sueños que no puedes dejar de lado por amor.

No amas menos a tu pareja por tener una vida además. No le amas menos por mantener tu parcela independiente. Y no lo decimos solo por si acaso falla algo en esa historia de amor, que no tiene por qué fallar, sino por darle un poco más de vida y de motivación, por mantener el amor durante más tiempo a base de poder enriqueceros mutuamente con esos cachitos de vida que hacéis por separado.

Nunca dejes a tus amigos por tu pareja, nunca abandones a tu familia por tu pareja y, sobre todo, nunca olvides tus sueños por tu pareja. Que tu pareja centre tu vida entera no es amor, es dependencia peligrosa y tóxica. Y al final, esa dedicación absoluta a tu pareja acabará por desgastar el amor antes de tiempo. Si cada uno mantiene su espacio y compartís el común, seréis más felices. 

Puedes leer más artículos similares a Cómo conseguir que tu pareja no centre tu vida entera, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.