Por qué no debes renunciar a tu independencia en pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La independencia en pareja

Las personas que temen al compromiso y que evitan a toda costa tener una relación de pareja lo hacen movidas por un temor infundado a perder su independencia. Decimos infundado porque una pareja se puede entender de mil formas diferentes pero ninguna de ellas incluye dejarlo todo por amor o perderse a sí mismo. Hablamos de la independencia y otras cosas importantes en pareja.

La importancia de ser independiente

Todavía nos siguen asombrando esas parejas de siameses que nunca se despegan, que lo hacen todo juntos y que nunca jamás en todo el tiempo que ha durado su relación has sido capaz de ver a uno de los dos por separado. No es la forma de relación más saludable, nos atrevemos a decir que es una relación tóxica en extremo porque han perdido su independencia.

La independencia en pareja no significa que cada una viva en su casa, aunque también es una opción tan válida como cualquier otra. Se puede ser independiente en pareja y se puede ser independiente en la convivencia, porque lo único que te hace falta para seguir siendo independiente es no perder el contacto con la realidad, con la tuya, con tu mundo exterior, con ese mundo que tenías antes de conocer a tu pareja.

Lógicamente la independencia en pareja pasa por tener también una gran confianza en la otra persona. Los celos no son buena compañía para mantener la independencia, ni la desconfianza, ni la inseguridad. Pero recuerda que tu independencia, tu esencia, tu personalidad es el mayor tesoro que tienes y te pertenece en exclusiva a ti. Es lo único que no puedes compartir.

Otras cosas importantes en pareja

Relacionadas con la independencia hay otras actitudes que también son importantes para tener una pareja feliz y saludable. Es evidente que cuando empiezas a salir con alguien cambias algunos de tus hábitos, pero no los abandones todos por tu nuevo amor. La noche semanal con tus amigas la necesitas, como ese fin de semana de introspección que pasas sola en la montaña una vez al año o como ese viaje en solitario en el que disfrutas a tope de tu carácter independiente y aventurero.

Tal vez te estés preguntando cómo mantener tu parcela de independencia incluso estando en pareja. Seguramente tendrás que negociar con tu novio los términos y los límites de vuestra relación para lo que se necesita una comunicación honesta y sincera. Y si tienes miedo de la reacción de tu novio ante estas negociaciones, si crees que van a ser más duras que una conversación en la que se dejan las cosas claras, lo mejor es que valores la idoneidad de ese hombre que no quiere a su lado a una mujer independiente.