Palpitaciones y taquicardia en la menopausia: causas y remedios

Cómo evitar las palpitaciones en la menopausia

La menopausia supone una época de cambios físicos que no siempre entendemos y a veces necesitamos un tiempo para asimilar todas las transformaciones que estamos sufriendo. Esos cambios físicos son una fuente importante de inquietud y puede hacer que sintamos palpitaciones o taquicardia, algo que nos preocupa por la relación que tienen con las enfermedades cardiovasculares.

Palpitaciones o taquicardia en la menopausia

Pero generalmente las palpitaciones que sufrimos en la menopausia no son producto de una enfermedad cardiovascular, sino que son ocasionadas por los desajustes hormonales propios de la menopausia o por la ansiedad que nos genera esta nueva etapa vital. Pero que no sean peligrosas para la salud del corazón, no quiere decir que no debamos poner todos nuestros medios para evitarlas y mejorar así nuestra calidad de vida.

Para buscar el mejor remedio contra las palpitaciones conviene distinguir entre éstas y la taquicardia, una diferencia que muchas veces no tenemos muy clara y utilizamos indistintamente ambos términos en el momento en que cambian los latidos del corazón. La taquicardia consiste en un aumento del ritmo de los latidos, pero en todo momento se mantienen rápido y con el mismo intervalo.

Por su parte, las palpitaciones consisten en latidos del corazón de forma imprevista y más fuertes de lo habitual. Y por momentos también podemos tener la sensación de que el corazón se ha parado un instante. Las palpitaciones pueden aparecer a cualquier hora del día, pero son más frecuentes por la noche y van acompañadas de otros síntomas de la menopausia como los sofocos o la sudoración.

Remedios para las palpitaciones en la menopausia

Dado que las palpitaciones son originadas por la falta de producción hormonal, es conveniente acudir al médico y decidir si la terapia hormonal sustitutiva es el mejor tratamiento para paliar este y otros síntomas de la menopausia. En cualquier caso, hay algunas pautas que podemos introducir en nuestro estilo de vida que pueden reducir la sensación de las palpitaciones.

En primer lugar debemos evitar el consumo de bebidas excitantes como el café o los refrescos, así como el tabaco y el alcohol. También es muy importante mantener una actitud calmada frente a los cambios que experimenta nuestro cuerpo en la menopausia, ya que el desconocimiento de lo que nos pasa es motivo de ansiedad e inquietud y puede agravar las palpitaciones.

El azúcar es otro de los enemigos para las palpitaciones, así que si reducimos su consumo estaremos ayudando a paliar este síntoma y muchos otros de la menopausia, como el aumento de peso. Un recurso al que siempre podemos acudir es la fitoterapia, que puede proporcionarnos las mejores propiedades de cada planta para conseguir estar relajadas y tranquilas sintiéndonos así mas seguras.

Laura Vélez  •  lunes, 3 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x