Cómo saber si estás entrando en la menopausia

Síntomas que experimentas cuando se acerca la nueva etapa de tu vida

Almudena Rubio
Almudena Rubio Periodista

Como ya sabrás, el cuerpo de las mujeres experimenta dos grandes etapas a lo largo de su vida. La primera llega de la mano de la menstruación, ese período fértil en el que los ciclos se suceden cada 28-35 días dando lugar a la regla. El segundo viene con la menopausia, un momento algo temido por las mujeres ya que da lugar a una etapa de la vida algo diferente al resto. 

Existen muchos síntomas, señales o signos que determinan la llegada de esta fase vital en el cuerpo femenino. Sin embargo, ¿cómo saber si estás entrando en la menopausia? A veces pueden surgir ciertas dudas, pero debes estar muy tranquila y atender muy bien a lo que tu cuerpo te está diciendo. ¿Quieres saber más? En diario Femenino te contamos qué síntomas vas a tener cuando llegas a la menopausia, así como las fases de la misma. ¡Vamos a verlo! 

Fases o etapas de la menopausia que debes conocer

Como decíamos, la menopausia es una etapa de la vida que toda mujer experimenta, más tarde o más temprano según el estilo de vida que lleve y cómo ha sido el camino que ha recorrido hasta llegar a ella. Se caracteriza principalmente porque la menstruación y el período fértil llegan a su fin y, por lo tanto, hay quien dice que es la aproximación a la vejez en las mujeres

Suele darse entre los 48 y los 54 años, todo dependerá de varios factores ya que no en todas las mujeres se da a la misma edad. ¿Por qué sucede la menopausia? Muy sencillo, la disminución de la producción de hormonas femeninas, de estrógenos y de progesterona provoca que la función ovárica se empiece a perder. Además, la menopausia suele diferenciarse en diferentes etapas, las cuales son las siguientes:

- Premenopausia: la primera de las etapas es, sin duda alguna, la que más puede asustar. Los síntomas llegan de repente, sin esperarlos, aunque el más común es la variación de la menstruación. Puede extenderse hasta 5 años, y es debido a las variaciones de estrógenos que te comentábamos unas líneas más arriba. 

- Perimenopausia: esta etapa se da desde los 12 meses antes de la menopausia hasta los 12 posteriores que dan lugar, finalmente, a la postmenopausia. 

- Menopausia: esta fase empieza justo cuando se produce la última menstruación en el cuerpo de las mujeres. ¿Cómo saber que es efectivamente la última? Porque, después de esperar unos 4 o 6 meses, no ha vuelto a aparecer. 

- Postmenopausia: varios años después de la menopausia da comienzo esta fase, y es posible que los síntomas de la premenopausia se hagan mucho más frecuentes, repetidos e incluso más intensos. 

¿Estás entrando en la menopausia? Síntomas para salir de dudas

+ Cambios en la regla 

El primero de los síntomas, el más indicativo de todos, es el cambio progresivo de la menstruación. Antes te venía cada mes, más o menos regular, pero ahora parece que tarda mucho más (o mucho menos) de lo habitual, los sangrados son más escasos o abundantes, puedes tener sangrados entre reglas o pasarte dos meses sin que aprezca.

La razón principal de que esto suceda es que el descenso de estrógenos y progesterona del que hablábamos antes ya se está produciendo, y los ciclos se vuelven muchísimo más irregulares aunque, de momento, no desaparezcan del todo. Ante cualquier duda o cambio en tu menstruación, nuestra recomendación es que acudas al médico cuanto antes. 

+ Calores o sofocos 

Durante la etapa de la premenopausia empiezan a aparecer los primeros calores o sofocos, esos que seguramente has escuchado más de una vez. Esa sensación repentina e intensa que se extiende a la cara y al cuerpo en general suelen durar pocos minutos, entre 3 y 10, y suelen aparecer varias veces en un mismo día, aunque hay mujeres que los experimentan muy pocas veces (dos o tres veces a la semana). 

Además de los calores o sofocos, debes atender muy bien a tu piel. Es posible que empiecen a aparecer manchas rojas en tu cuerpo, o incluso que notes que la cara y el cuello estén más rojos de lo habitual. Ten muy en cuenta que estos calores también aparecen por las noches, llamados sudores nocturnos, que incluso pueden despertarte en mitad de la noche. 

+ Cambios de humor 

Los cambios bruscos en las hormonas pueden hacer que tu humor se vea del todo afectado. Durante la premenopausia y cerca de la menopausia sentirás un estado de irritabilidad, ansiedad, estrés, enfado o puede que te encuentres más nerviosa de lo habitual. ¡Estate tranquila! Son cambios completamente normales, piensa que tu cuerpo se está preparando para afrontar una nueva etapa de la vida que puede ser tan feliz como las anteriores. Sin embargo, puede que tardes un poco en acostumbrarte a ellos. 

+ Problemas al dormir

Los sudores nocturnos que comentábamos antes, aquellos que incluso pueden despertarte en mitad de la noche, pueden favorecer la aparición de insomnio. Dormirás un poco menos de lo que lo hacías en los años anteriores y, sobre todo al comienzo de esta nueva fase de tu vida, te sentirás algo más cansada y agotada. Además, probablemente empieces a despertarte por las mañanas mucho antes de lo que solías hacerlo. Míralo por el lado bueno: puedes aprovechar mucho más el día, ¿verdad? 

+ Cambios en la vagina

Cuando tu organismo tiene que afrontar un descenso grande de colágeno puede aparecer la sequedad vaginal y, en general, de todo el cuerpo. Notarás la piel un poquito más seca, las uñas se te romperán con más facilidad, y tu vagina estará mucho menos elástica que lo habitual. Esto podría notarse, sobre todo, cuando mantienes relaciones sexuales. 

Otro de los síntomas que suelen aparecer son las pérdidas de orina debido a la incontinencia urinaria. Perder el control de la vejiga es bastante común en esta nueva etapa que estás atravesando, pero ¡no te preocupes! Todo tiene solución y seguro que tu médico sabe cómo ponerle el mejor remedio. 

+ Debilidad en los huesos

La protección que las hormonas femeninas ejercen sobre los huesos podría debilitarse por la desaparición o los cambios en las mismas. Y, en consecuencia, el dolor o debilidad de los huesos podría derivar en un sufrimiento de osteoporosis. ¿Un remedio? El calcio y la vitamina D podrían ayudarte a fortalecer mucho más los huesos y ayudarte en el proceso. 

+ Cambios en el cuerpo 

Puedes notar como tu cintura se ensancha, engordas con más facilidad y podrías perder masa muscular. Además, el cambio de los niveles de las hormonas podría provocar que experimentes cambios en tu memoria, es decir, que te cueste acordarte de todos los detalles e incluso podrías padecer dolores de cabeza bastante más frecuentes de lo común. 


En cualquier caso, ten en cuenta que todos estos síntomas tienen una fácil y rápida solución: acudir al médico o al ginecólogo. Lo ideal es que sea él/ella quien lleve tu caso en concreto, quien observe qué síntomas tienes y cómo puedes solucionarlos de la forma que mejor se adapte a tus necesidades. Además, debes tener en cuenta que la menopausia puede aparecer antes de tiempo (menopausia precoz) por causas como el tabaquismo, el sedentarismo, el estrés o el historial familiar que tengas.