La menopausia no es sinónimo de vejez; afróntala sin dramas

Laura Sánchez

La menopausia no es sinónimo de vejez

Tenemos que reconocer que la menopausia marca el fin de la edad reproductiva de la mujer y también el inicio de la madurez. Pero eso no significa que debamos tomarnos esta etapa como una especie de paso previo a la vejez y nos quedemos paralizadas viendo cómo nuestra piel envejece y nuestras fuerzas disminuyen.

Hoy en día existen cantidad de tratamientos médicos y naturales que nos pueden ayudar a paliar cualquiera de los trastornos de la menopausia y continuar con nuestra vida y nuestras costumbres de siempre. Pero mejor que cualquier tratamiento médico, para quitarnos la idea de que la menopausia es sinónimo de vejez, tenemos a nuestra disposición un remedio mucho más eficaz: la actitud positiva y vitalista.

Siempre joven

Sabemos bien que con los cuidados adecuados podemos afrontar la menopausia más guapas que nunca, que con un poco de atención en la alimentación podemos evitar el aumento de peso y que con los tratamientos adecuados podemos evitar el envejecimiento de la piel. Y tal vez haya muchas mujeres que piensen que el aspecto físico no es tan importante y que la juventud está sobrevalorada.

Esto es algo en lo que estamos de acuerdo. No queremos mantenernos jóvenes a toda costa, sino madurar de forma elegante y sofisticada. No queremos seguir pareciendo jovencitas de 25 cuando ya hemos pasado de los 50, pero queremos seguir sintiéndonos sexys y atractivas. No por una cuestión estética, sino porque no vamos a renunciar a nuestra vitalidad y a vivir la vida de la forma que más nos gusta y no estamos dispuestas a mantener los roles asignados a cada edad.

Afrontar la menopausia con un espíritu joven y combativo nos permitirá mejorar considerablemente nuestra calidad de vida. La actitud no lo es todo, pero es la mejor arma para combatir las enfermedades propias de la edad, como la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión o la obesidad.

La menopausia no anuncia la vejez

Lo primero que debemos hacer es afrontar la menopausia desde una perspectiva diferente a la habitual. Ahí están los síntomas de la menopausia como los dolores de cabeza, las pérdidas de orina o los problemas bucodentales para recordarnos que nuestro cuerpo se está transformando. Pero para todos ellos tenemos nuestros remedios y no van a impedirnos seguir con nuestra vida social más activa que nunca.

Tampoco podemos obviar el paso del tiempo, tal vez muchas ejerzan ya de abuelas, pero la madurez no implica renunciar a la vida personal, al contrario. Entrar en una edad en donde los hijos son ya independientes nos ofrece la posibilidad de alejarnos un tanto de las responsabilidades de la maternidad y retomar todas esas actividades que habíamos dejado de lado por nuestros hijos y nuestro trabajo.

Imagínate lo que sería afrontar la menopausia como una etapa de la vida donde se van reduciendo tus responsabilidades al mismo tiempo que aumentan tus posibilidades de practicar tus hobbies preferidos, viajar, estudiar o aprender a bailar. Si lo ves de esta manera, seguramente serás la primera interesada en poner remedio a todos esos síntomas de la menopausia con los que nos asustan antes incluso de pasar por ellos.