6 técnicas de relajación para reducir los sofocos de la menopausia

Cuando sientas sofocos usa estos trucos para combatirlos

Laura DD

Las mejores técnicas de relajación para la menopausia

La menopausia es esa etapa de la mujer en la que los ovarios dejan de producir óvulos. Suele llegar entorno a los 45-50 años y significa el final de los períodos y de la vida fértil de esta. Una de las primeras señales por las que nos empezamos a dar cuenta de que hemos entrado en este proceso es esa incómoda sensación de que estamos sometidas a cambios de temperatura constantes. Por suerte, con una serie de sencillos hábitos es fácil controlarla. Las técnicas de relajación para reducir los sofocos resultan efectivas cuando se realizan correctamente. 

Los sofocos de la menopausia

Los expertos consideran que la menopausia tiene varios ciclos. La menopausia es el período desde que se produce la última regla hasta pasado un año. Esta viene acompañada de la premenopausia, que es cuando comienzan las irregularidades en los ciclos (y puede durar varios años) y la postmenopausia, que se cuenta a partir del año tras la última menstruación.

En la premenopausia es cuando suelen aparecer los primeros síntomas sudores e insomnio por las noches, cambios de humor, dolores de cabeza y/o sofocos, estos últimos suelen ser el síntoma más común. Cuando se producen durante un largo período pueden llegar a afectar a nuestra calidad de vida y nuestras relaciones sociales.

Si bien es cierto que existe terapias de reemplazo hormonal, no todas las mujeres están dispuestas a someterse a ellas puesto que pueden tener riesgo para la salud, riesgos o simplemente, hay mujeres que no pueden someterse a estos tratamientos.

Por este motivo, te contamos los remedios de relajación saludables que puedes llevar a cabo para reducir los sofocos.

Masajes para reducir los sofocos en la menopausia

Las 6 técnicas de relajación para reducir sofocos

1. Meditación, yoga y/o Tai Chi

Está demostrado que la relajación, la meditación y el yoga pueden ayudarte con la premenopausia. Son una herramienta para conocerte mejor física y emocionalmente, estar en contacto con tu cuerpo y escucharlo. Reducirás molestias y estrés porque estarás realizando una actividad y trabajarás también la mente, por lo que te centrarás en dejar las preocupaciones de lado y concentrarte en lo que estás haciendo. Así, conseguirás aumentar la calidad de vida, la concentración y el sueño.

2. Ejercicios de respiración

La “respiración controlada” consiste en guiar el aire que cogemos y soltamos y controlarlo de una manera lenta y profunda. Deberás ir cogiendo aire hasta llenar todos tus pulmones todo lo despacio que puedas, aguantar unos 4-6 segundos, y echarlo lentamente. Hasta que consigas repetir esto solamente 8 veces por minuto.

Esta es una técnica de relajación muy eficaz que puedes repetir por la mañana y por la noche o una vez al día.

3. Masajes

Está demostrado que los diferentes aromas que existen actúan sobre nuestra mente y regulan, en gran parte, nuestra actitud, nuestras emociones y nuestros estados de ánimo. Con el masaje y el aceite aromático adecuado conseguiremos relajarnos, reducir la sensación de estrés y aumentar la circulación sanguínea, así como sentirnos mejor con nosotras mismas.

Durante la menopausia, evita los dolores con relajación

4. La hipnosis

Es un método que todavía no está muy claro a día de hoy. Sin embargo se han realizado estudios exitosos con mujeres a las que se les evocaban diferentes imágenes mentales y grabaciones para escuchar día a día. Como resultado de ello los sofocos bajaron a más de la mitad y los expertos sacaron como resultado que este cambio pudo verse afectado porque la hipnosis reguló una parte de la actividad del cerebro y, por tanto, tuvo su repercusión en un síntoma como los sofocos. 

5. Ejercicio físico

Está claro que el deporte es bueno para todos los momentos y etapas de la vida. En esta etapa concretamente disminuye la actividad hormonal de la mujer por lo que la tendencia es acumular grasas. Hay muchos deportes con diferentes variaciones de intensidad pero en este caso nosotros buscamos relajarnos con ello, por lo que un ejercicio que nos mantenga activas y nos haga disfrutar, bastará. Por ejemplo caminar, bailar, hacer pilates o montar en bici.

6. Refresca las zonas importantes del cuerpo con paños fríos

Cuando sientas que tienes sofocos dedícate un momento para cerrar los ojos mientras te colocas un paño mojado con agua fría en la parte de atrás del cuello, las muñecas o los tobillos te hará sentir mejor. Respira, relájate y deja que tu cuerpo se refresque. Te sentirás mejor.