La importancia de la respiración en la menopausia: aprende a respirar

Aprender a respirar en la menopausia

Para muchas mujeres la menopausia supone una auténtica tortura, mientras que para otras se trata de una etapa vital que pasa sin grandes consecuencias. Nos preguntamos cómo hacen esas mujeres para aprovechar todas las ventajas de la madurez y afrontar la menopausia sin sentir apenas síntomas.

Es cierto que no existe un tratamiento de la menopausia eficaz para todas las mujeres, ni hemos encontrado el remedio mágico para aliviar los trastornos, pero lo que sí sabemos es que los síntomas de la menopausia pueden pasar más desapercibidos con una actitud más positiva y relajada. Y para encontrar esa actitud, es fundamental aprender a respirar.

La importancia de la respiración en la menopausia

Tal vez pienses que ya sabes respirar, ya que si no lo estuvieras haciendo no podrías vivir. Pero una cosa es respirar de forma inconsciente y otra cosa es aprovechar todas las ventajas que tiene para el organismo respirar correctamente. Y esas ventajas son muchas, así que no vamos a desaprovechar la oportunidad de paliar algunos síntomas de la menopausia a través de la respiración.

La respiración tiene mucha relación con la menopausia. De hecho se ve afectada por algunos trastornos de la menopausia como los sofocos, las palpitaciones o la ansiedad. De lo que no nos damos cuenta es que estamos ante un círculo vicioso como pueden ser las palpitaciones que aumentan nuestro nerviosismo y nos impiden respirar bien; y esa falta de respiración hace que nuestro cuerpo reaccione poniéndonos aún más nerviosas.

En realidad una respiración profunda y consciente es la base de la relajación, algo que debemos conseguir si queremos evitar síntomas de la menopausia tan frecuentes como los sofocos, la sudoración, los mareos, la fatiga o el insomnio. Además, aprender a respirar nos ayuda a mantener la ansiedad alejada, con lo que los trastornos emocionales derivados de la menopausia se reducen considerablemente.

Aprender a respirar en la menopausia

El motivo de que estemos buscando la forma de aprender a respirar es logar ese sosiego y ese equilibrio emocional que nos permita afrontar la menopausia con una actitud más positiva, menos atemorizadas ante el cambio y disfrutando plenamente de esa entrada a la madurez que, sin duda, nos reportará mucha satisfacción.

Cualquier técnica de relajación es válida para reducir síntomas de la menopausia como los dolores de cabeza, los vómitos, la fatiga o la desmotivación. Y cualquier técnica de relajación incide en la importancia de aprender a respirar. Hay diferentes ejercicios de respiración, pero el más sencillo de realizar y el que vas a dominar con más facilidad es la respiración consciente.

La respiración consciente consiste en escuchar el propio ritmo de tu cuerpo y dejarle hablar. Inhalas por la nariz y retienes el aire unos segundos, los que tu cuerpo te pida; después expulsas el aire por la boca hasta dejar los pulmones vacíos y vuelta a empezar. Si practicas este sencillo ejercicio de respiración unos cinco minutos al día, pronto empezarás a observar cómo eres capaz de manejar mejor los síntomas de la menopausia.

Laura Vélez  •  lunes, 3 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x