La falta de concentración en la menopausia

Falta de concentración en la menopausia

Algunos de los síntomas de la menopausia son más que evidentes y tienen una explicación física y otros se adentran en el mundo de los mitos y las leyendas urbanas. Uno de esos trastornos que están en dudas es la falta de concentración o la pérdida de memoria.

Y si bien, no existe ningún estudio que demuestre que esto puede ocurrir, son muchas las mujeres que afirman haber experimentado dificultades para concentrarse durante la menopausia.

Falta de concentración o pérdida de memoria

Si algunos trastornos de la menopausia como los sofocos, la sudoración nocturna o el riesgo de osteoporosis no se ponen en duda, la falta de concentración que experimentan algunas mujeres en la menopausia no deja de pertenecer al ámbito de las conjeturas. Pero independientemente de que no podamos encontrar una causa concreta para esta dificultad cognitiva, la falta de concentración en la menopausia es un hecho.

Relacionado con la falta de concentración y la incapacidad para realizar varias tareas al mismo tiempo, aparece otro síntoma atribuido a la menopausia como es la pérdida de memoria. Efectivamente, muchas mujeres afirman volverse olvidadizas y perder un tanto su capacidad de aprendizaje cuando atraviesan la menopausia, aunque no falta quien atribuye esta disminución de las capacidades a la edad.

Sea como sea, la falta de concentración puede perjudicar a la mujer que lo padece porque el final de la edad reproductiva no coincide con el final de la edad laboral. Así que esta dificultad para concentrarse puede ser causa de problemas en el trabajo, por lo que no debemos despreciar este asunto y considerarlo como uno de los trastornos de la menopausia más importantes.

Causas de la falta de concentración en la menopausia

Los expertos no terminan de catalogar la falta de concentración como uno de los trastornos de la menopausia porque no logan encontrar el origen de este problema. Sin embargo, son muchos los factores que pueden provocar esta dificultad para concentrarse y cierta desorientación, todos ellos provocados por la menopausia.

Y es que la disminución de hormonas en la menopausia no produce únicamente cambios físicos, sino también emocionales. Los sofocos y la sudoración nocturna son causa de insomnio, con lo que perjudicamos nuestro descanso nocturno afectando también a la capacidad de concentración.

El estrés también es frecuente en las mujeres que están atravesando la menopausia porque pueden verse desbordadas al tener que continuar con sus obligaciones cotidianas y afrontar los cambios al mismo tiempo. Esto puede producir tanto falta de concentración, como pérdida de memoria y hasta confusión. Pero el lado positivo lo encontramos en que, como casi todos los síntomas de la menopausia, la falta de concentración es temporal.

Laura Vélez  •  jueves, 2 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x