¿Es la distimia lo mismo que la depresión? Sus diferencias más notables

A veces se confunden, pero distimia y depresión no son exactamente lo mismo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Diferencias entre distimia y depresión

No siempre que estás deprimida tienes depresión y ya sabes que la depresión tiene diferentes grados de intensidad. Nos preguntamos por las diferencias entre distimia y depresión, dos trastornos del ánimo que comparten muchos rasgos y que a veces se confunden. Tristeza, cansancio y apatía llegan a tu vida por un periodo de tiempo con la depresión o para quedarse en el caso de la distimia. Anota las diferencias para un mejor tratamiento.

Qué es la distimia

La distimia se parece tanto a la depresión que muchas veces se confunde con ella. Es un trastorno que se presenta bajo síntomas muy conocidos por las personas deprimidas como son el cansancio, la fatiga, la falta de ganas, la poca motivación, el pesimismo, la inseguridad, la dificultad para concentrarse, los trastornos alimentarios y de sueño, los pensamientos negativos y la ansiedad.

Y no se pasa. La distimia suele aparecer en la adolescencia y se lleva adelante como un comportamiento vital apático y desganado. ¿Se puede vivir toda una vida con distimia sin diagnosticar? Sí, y ocurre con frecuencia porque los síntomas no tienen tanta intensidad como para interferir en la vida diaria de la persona que sufre este trastorno.

Qué es la depresión

Se parece bastante a la depresión, ¿verdad? Solo que a los síntomas descritos para la distimia, la depresión añade los problemas psicosomáticos, la angustia, los pensamientos suicidas, la baja autoestima, el sentimiento de culpa, la tristeza extrema y el aislamiento social. Parece un trastorno algo más grave, pero no se trata tanto de cantidad como de intensidad.

Porque en la depresión los síntomas se recrudecen y el hecho de que afecten contundentemente a tu vida hace que salten todas las alarmas y acudas al médico en busca de un diagnóstico para tu malestar. Y una vez que te pones en manos de profesionales, la depresión puede ser tan solo un episodio pasajero en tu vida con un principio y un final feliz.

Diferencias entre distimia y depresión

Principales diferencias entre distimia y depresión

Con esta descripción, ya puedes intuir algunas de las diferencias más notables entre distimia y depresión. Una de las más importantes se percibe en su tratamiento. En ambos casos se necesita psicoterapia, pero si en el caso de la depresión se puede poner un punto y final a las sesiones y reconocer cuándo una persona ha superado el trastorno, en el caso de la distimia puede hacer falta un seguimiento más alargado en el tiempo.

Con tratamientos seguimos y hablamos de los temidos antidepresivos, que pueden ser de mucha utilidad en el caso de la depresión pero que no conviene tomarlos si tienes distimia. ¿Y los síntomas? Ya hemos visto que comparten algunos, pero se diferencian sobre todo en la intensidad.

El cansancio, por ejemplo, de la distimia se puede esconder bajo unas escasas ganas de vivir o incluso cierta flojera innata, pero no afecta demasiado a la vida diaria. Sin embargo, el cansancio de la depresión te tumba en la cama y te paraliza de forma que no te puedes ni mover, con lo que puede ocasionar problemas en tu día a día, en tus relaciones sociales y familiares y en tu trabajo.

Podríamos decir que la distimia es una depresión leve pero crónica. Un trastorno que te acompaña durante toda la vida pero con el recurso de la psicoterapia como opción para mejorar tu calidad de vida. Por su parte, la depresión es un trastorno más intenso pero al que puedes poner punto y final con el tratamiento adecuado.

Si tienes alguna duda sobre alguna de estas enfermedades psicológicas que cada día afectan a más y más personas en la población, no te olvides de pasar por nuestra categoría 'depresión'. Podrás resolver todo aquello que te preocupa.