Cómo dejar de pensar tanto: aprende a controlar tus pensamientos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Dejar de pensar

Parece que pensamos demasiado. Los expertos aseguran que dejamos que nuestra mente maneje nuestras vidas permitiendo que fluyan una gran cantidad de pensamientos sin control. La idea es que si aprendemos a manejar el flujo de pensamientos podríamos centrarnos únicamente en aquellos que nos beneficien para poder conseguir nuestros sueños y nuestras metas. Por lo tanto, no se trata de quedarnos en un estado de encefalograma plano, sino de dejar de pensar en cosas inútiles.

Las mujeres piensan más que los hombres

En esto de dejar libre nuestra mente para que vaya por donde quiera somos expertas las mujeres. Según el psiquiatra norteamericano Daniel G. Amen, las mujeres tenemos activo un 90 % del cerebro mientras que los hombres sólo el 9 %. Y de este dato pueden deducirse varias cosas sorprendentes.

El cerebro de mujeres y hombres no funciona de la misma manera. Tal vez por eso estamos condenados a no entendernos, ya que las capacidades cerebrales que activamos son diferentes. Así podría explicarse esa creencia generalizada de que las mujeres hablamos más que los hombres y, si llegamos al extremo, también tendría una cierta lógica ese otro mito que afirma que las mujeres somos más inteligentes que los hombres.

Pero que las mujeres tengamos activas más capacidades del cerebro no es tan positivo como parece, ya que ese puede ser el motivo de que no consigamos ser felices. Esa facilidad que tenemos para dar vueltas a todo suele volverse en nuestra contra, ya que somos incapaces de controlar la corriente de pensamientos que nuestra mente genera. Un obstáculo más en nuestro camino a la felicidad ya que demasiados pensamientos oscurecen todo aquello positivo que podamos estar viviendo en ese momento.

Cómo dejar de pensar

Así pues es necesario aprender a controlar nuestra mente y para ello es necesario dejar de pensar. Pero es evidente que no podemos dejar de pensar y poner nuestra mente en blanco; si alguna vez lo has intentado, sabrás que es imposible. Pero lo que sí podemos hacer es eliminar el "ruido" que producen tantos pensamientos desordenados. Desechar rápidamente los pensamientos vacíos para focalizar nuestra mente en todo aquello que puede servirnos para ser más felices.

Y parece que la mejor forma de conseguir dominar nuestros pensamientos es mediante la meditación; un ejercicio que nos permite controlar todo aquello que ocurre en la mente. Mediante las técnicas de meditación podemos aprender a centrarnos en un pensamiento único, sin prestar atención a todas aquellas ideas inútiles que se pasean por nuestra cabeza.

A modo de ejemplo, cuando estás subiendo una escalera estás pensando en mil cosas a la vez y todas las preocupaciones se te acumulan en la mente. La meditación propone que en ese momento elimines todo de tu mente excepto el hecho de estar subiendo la escalera. Para eso tienes que fijarte en tu propio movimiento o en la forma de los escalones, pero focalizar toda tu atención en subir la escalera y que desaparezca todo lo demás.

Efectivamente, centrarte en subir una escalera no es muy útil ni para resolver tus problemas ni para ayudarte a ser feliz, pero si trabajas esta técnica, con el tiempo serás capaz de reconocer en tu corriente de pensamientos aquellos que necesitas para lograr tus metas, centrarte en ellos y obviar los que te perjudican.