¿Puedo dejar de ir al psicólogo? Señales que indican el fin de la terapia

Sabemos cuándo iniciar una terapia psicológica, pero ¿cómo saber cuándo debemos finalizarla?

Adriana Méndez

Cuándo dejar de ir al psicólogo

Es indudable que la terapia psicológica es el método más efectivo para resolver cualquier tipo de conflictos y/o traumas personales, convirtiéndose en una guía para ayudarnos a volver a enfocarnos positivamente en nuestra vida, armonizar con nuestra mente y solucionar por nuestra cuenta problemas futuros. Sin embargo, el camino para llegar hasta allí es arduo, agotador y complejo, pero, sobre todo, es un proceso.

Por lo que no es de extrañar que muchos quieran dejar de ir al psicólogo antes de finalizar la terapia debido a la lentitud, porque no llegan a un acuerdo de enfoque con su terapeuta o porque sienten que ya han trabajado todo lo que necesitaban trabajar.

Pero, ¿cómo realmente podemos notar que la terapia está llegando a su fin? ¿Puedes dejar ya de ir al psicólogo? En Diario Femenino te mostramos algunas señales que te ayudarán a reconocer si debes finalizar tu terapia o no

Dar de alta vs Abandono de la terapia

Es muy importante no confundir el querer pedir el alta de la terapia porque ya se ha llegado a un punto de cambio positivo, donde has aprendido sobre tus conflictos, los has enfrentado y puedes utilizar con efectividad las herramientas que te ha otorgado la terapia para resolverlos por ti misma en un futuro con abandonar la consulta terapéutica sin aviso alguno o notificarlo de forma abrupta porque sientes que ya no es necesario ir o porque simplemente ya no quieres ir.

El abandono de la terapia es desafortunadamente el escenario más común durante la terapia psicológica. Por lo general se da porque la persona no quiere enfrentar sus conflictos por temor a sentirse vulnerable y juzgada, a pesar de que este paso es fundamental para llegar a la mejoría que se busca tener.

Mientras que, por el otro lado, cuando ya se está alcanzando ese nivel de mejoría que se buscar tener, las personas se perciben como 'curadas' y sienten que son capaces de seguir por su cuenta. Si bien es cierto que esto último puede ser una realidad, es necesario primero hablar con el terapeuta sobre estos sentimientos para evaluar con él si realmente se está preparado para poner fin a la terapia.

¿Debes dejar el psicólogo? 4 indicadores de que el fin de la terapia está cerca

Señales de que puedes dejar la terapia

1 Progreso evidente

La mejor forma de saber cuándo decir adiós a la terapia es estar consciente de tu propio cambio, tanto tú como tu psicólogo deben ser capaces de ver los progresos y el cambio positivo que ha resultado de todo el proceso. Y esta mejoría se debe apreciar no solamente en la consulta, sino también en tu día a día. Puede ser sutil al principio, pero mientras más a gusto y más seguridad adquieras con el tiempo, podrás ver y disfrutar de los frutos del duro trabajo terapéutico.

2 Satisfacción

A pesar de que al principio hayas acordado con tu psicólogo el modelo de abordaje y la duración de la terapia, es posible que logres resolver tus conflictos o trabajar por completo eso que te llevó a terapia en menos tiempo y te encuentras completamente satisfecho al respecto, por lo que ya no existe nada que amerite alargar la terapia más de lo necesario.

3 Estancamiento

En el extremo opuesto, existen casos dónde tanto paciente como terapeuta parecen no poder avanzar en la dirección deseada, por los obstáculos que existen, los cuales pueden ser: resistencia del paciente, defensiva a enfrentar conflictos, no realizar los trabajos fuera de consulta, mala comunicación entre terapeuta y paciente o poco entendimiento en la meta. Si este es tu caso, es mejor que digas adiós y cambies de psicólogo.

4 Incomodidad

Si en tu caso sientes una inmensa incomodidad, sientes que tu psicólogo constantemente te juzga y te hace sentir culpable o tiene unas actitudes prepotentes y discriminantes, entonces no hay necesidad alguna de mantenerte en terapia con él o ella, porque en lugar de mejorar, tendrás un resultado completamente opuesto. Pero eso sí, enfrenta tus miedos y dile a tu psicólogo las verdaderas razones por la que vas a dejar la terapia.

La terapia psicológica es un largo proceso, a pesar de que al principio pueden verse cortas las cantidades de sesiones acordadas, el trabajo emocionalmente agotador lo hace más longevo. Por lo que te recomendamos tener paciencia y poner en práctica todas las sugerencias de tu terapeuta para conseguir el resultado que quieres y salir de ella por la puerta grande.

Puedes leer más artículos similares a ¿Puedo dejar de ir al psicólogo? Señales que indican el fin de la terapia, en la categoría de Terapias en Diario Femenino.