¿Cuántos y cuáles son los miedos y fobias más comunes?

Una fobia es un miedo irracional a un estímulo

María Fernández

¿Cuántos y cuáles son los miedos y fobias más comunes?

El miedo es la reacción instintiva que sentimos ante un objeto o una situación que resulta una amenaza para nuestra integridad. Por lo tanto, el miedo es necesario. El problema es cuando este se convierte en irracional e ilógico. En ese momento, se considera que se ha transformado en una fobia.

Pero, ¿cuántos y cuáles son los miedos y fobias más comunes? ¿Qué temores son los que tienen en vilo a más gente? En Diario Femenino ahondamos en las distintas fobias para darte a conocer todos sus detalles.

¿Cuántas fobias hay?

Es muy complicado, o casi imposible, determinar cuántas fobias existen. Cualquier objeto o situación puede dar lugar a que una persona en el mundo desarrolle temor por él. Por ejemplo, hay para quien los gatos son las criaturas más adorables del planeta, pero a los que sufren ailurofobia (fobia a los mininos) les causan mucha ansiedad.

Como hay fobias de cualquier tipo (a la soledad, a la felicidad, a los animales, a los insectos, al aire, a la falta de aire…) no se pueden contabilizar.

Distintos tipos de fobias y miedos

Las fobias más comunes

Un gran porcentaje de la población sufre algún tipo de fobia en mayor o menor intensidad. Estas son algunas de las más comunes.

1 La aracnofobia es un miedo muy común

Mucha gente tiene miedo a las arañas, pero hay quien lleva al extremo este temor y es incapaz de permanecer en un lugar en el que ha estado o podría estar una araña. Ante la sola imaginación de un arácnido o de una telaraña, empieza a sentir una gran ansiedad. Por lo tanto, se trata de una fobia específica que se produce ante la exposición, tanto física o mental, al elemento que le causa el pánico.

La aracnofobia es una de las fobias más extendidas y tiende a afectar más a las mujeres que a los hombres. Normalmente, el miedo a las arañas está provocado por algún tipo de experiencia traumática pasada. Puede provocar una fobia, por ejemplo, una picadura dolorosa propia o a alguien conocido, pero también una película de miedo en la que aparezcan arañas.

Sin embargo, hay expertos que también apuntan a la genética como causa de esta fobia. Y es que, a lo largo de la historia, las arañas siempre se han vistos como criaturas temibles y peligrosos para la especie humana debido a su veneno.  

2 Qué es la belonefobia

La belonefobia es el miedo irracional a las agujas. Aunque a nadie le gusta someterse a inyecciones, se empieza a desarrollar la fobia cuando el temor se vuelve incontrolable y condiciona tu forma de vivir.

Las personas que sufren de belonefobia sienten ansiedad cuando ven (o se imaginan) una aguja. Pero el miedo también se suele extender a otros elementos o situaciones relacionadas con las inyecciones: hospitales, enfermeros, dentistas, problemas de salud, intervenciones quirúrgicas, etc. Incluso, en ciertos casos, el miedo también abarca otros objetos punzantes como los alfileres o vidrios roto.

Entre los síntomas más habituales está la ansiedad, ataques de pánico, confusión, falta de concentración, sudoración, mareos, náuseas, dolor de cabeza o de estómago, agarrotamiento muscular, etc. En el caso de la belonefobia, también darse desmayos, igual que ocurre con la hematofobia, ya que son dos fobias que muchas veces vienen de la mano.

Conoce todos los tipos de fobias y miedos que existen

3 La claustrofobia es muy usual

Los que tienen claustrofia sienten ansiedad cuando están en espacios cerrados, sobre todo si son pequeños y oscuros. En la mayoría de casos, se siente terror a lo que pueda suceder al estar en este lugar, más que el espacio propiamente dicho. En estos casos, no pueden evitar dejarse llevar por pensamientos negativos y a plantearse diferentes situaciones catastróficas que podrían suceder.

Este tipo de miedo es paralizante y acaba condicionando y limitando la vida de aquel que lo sufre. Por ejemplo, dejará de ir a edificios altos porque le da miedo subir en un ascensor, pero también evitará todos aquellos planes que supongan coger el metro.

4 Qué es la acrofobia

El miedo a las alturas nos ayuda a ser precavidos y activar nuestro radar de alerta cuando corremos el riesgo de caer. Sin embargo, en el caso de algunas personas, puede llegar a convertirse en una fobia conocida como acrofobia. Aquellos que la sufren, tienen miedo a subirse a una escalera, prefieren no subir a una azotea o temen asomarse a la ventana de un edificio alto.

Sin embargo, la acrofobia no es exactamente lo mismo que el vértigo. La primera hace referencia a una reacción de pánico irracional teniendo en cuenta el estímulo que se tiene delante. Sin embargo, el vértigo se relaciona con la sensación de mareo o falta de equilibrio que se percibe cuando los objetos de nuestro alrededor parecen moverse.

5 Nictofobia y sus síntomas más comunes

La nictofobia es el miedo a la noche o a la oscuridad. Aunque no lo parezca, es una fobia común más allá de los niños. Los que la padecen sienten muchos nervios, ansiedad y pánico cuando se apaga la luz. Esta fobia también se conoce como escotofobia, acluofobia o ligofobia.

Quienes lo sufren llegan a alterar sus rutinas diarias para no tener que enfrentarse a la oscuridad: duermen con luces encendidas, evitan lugares que podrían quedarse sin luz, nunca salen de casa después del atardecer, etc. En los casos más graves, puede llegar a causar aislamiento social y depresión, por lo que es importante buscar un tratamiento a tiempo.

¿Qué fobias son las más comunes?

6 Brontofobia o el miedo a los rayos

La brotofobia, que también es conocida como astrafobia, astrapofobia, ceraunofobia o tonitrofobia, corresponde con el terror a los rayos. En la mayoría de casos, no da miedo la propia descarga eléctrica, sino la posibilidad de ser alcanzado por ella. Es habitual que también se desarrolle ansiedad ante truenos, relámpagos, tormentas, tempestades e, incluso, lluvia por la posibilidad de que cualquiera de estos fenómenos venga acompañado por un rayo.

Como cualquier otro tipo de fobia específica, es decir, que se siente por un objeto o situación en concreto, los síntomas más habituales son los relacionados con un ataque de ansiedad: sudoración, náuseas, nervios, taquicardias, etc. Muchos de los especialistas coinciden en que la mejor forma de superar este miedo a las tormentas es exponiendo de forma gradual al que sufre brontofobia al estímulo que teme.

7 La Aerofobia o el miedo a los aviones

La aerofobia es el miedo irracional a volar o a los aviones. En este caso, puede ser una fobia en sí o la unión de varias como la claustrofobia (por el miedo de estar en un lugar cerrado como es un avión) o la acrofobia (el terror a las alturas).

Mucha gente siente nervios al subirse a un avión, ya que se trata de una sensación no habitual. Pero solo se considera aerofobia cuando no se puede controlar los síntomas de miedo. Como consecuencia, se ve muy limitada la vida ya que, por ejemplo, no se puede visitar a familiares que viven en otros países o no se puede participar en viajes de negocios.

8 Qué es la agorafobia

Cuando una persona siente un miedo irracional a situaciones que no puede evitar o en las que no podría ser atendido en caso de necesitar ayuda, es posible que sufra agorafobia. Entre las circunstancias más temidas: quedarse solo en casa, estar entre una gran multitud, hacer el ridículo, coger el transporte público etc.

Es habitual que una de las causas principales de este trastorno sea una mala experiencia en el pasado. Tras haber sufrido un episodio desagradable, se desarrolla una fobia que, de no ser tratada, podría alterar cada vez más la vida de quien la sufre.

Cuáles son las fobias que más se sufren

9 Descubre cómo es la cinofobia

No todo el mundo puede comprender la cinofobia, que corresponde con el miedo irracional a los perros. En la mayoría de los casos, el pánico comienza a desarrollarse en la infancia tras tener un susto con un can. Esta puede ser por un mordisco, un ladrido demasiado fuerte, un recuerdo triste…

Hay quien tiene miedo a todos los perros (sin importar su tamaño o raza), mientras que otras personas solo temen a las mascotas con ciertas características. Esto se debe a que cada uno asocia su fobia a las circunstancias del episodio traumático que la provocó.

10 La hematofobia y sus terrores

La hematofobia, el miedo a la sangre, también es una de las fobias más comunes en todo el mundo. En este caso, la visión o la imaginación de una sola gota de sangre provoca un ataque de ansiedad e, incluso, desmayos.

Por suerte, como cualquier otro tipo de fobia, la hematofobia tiene solución, pero es necesario acudir a un experto en salud mental para someterse al tratamiento adecuado.

Si quieres saber más sobre las fobias más comunes, en Diario Femenino te lo contamos todo.